Menú Portada
Si se establecen más de tres meses en nuestro país, deberán acreditar la posesión de un seguro médico

El Gobierno endurece las condiciones de residencia en España a los ciudadanos europeos

Julio 19, 2012
pq_923_soraya.jpg

Hace apenas una semana, extraconfidencial.com informaba sobre las últimas ayudas del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de Fátima Báñez,  destinadas al retorno de inmigrantes, en total, 3,7 millones de euros que incluyen partidas como el pago del billete de retorno a su país de procedencia, dinero de bolsillo para el viaje o una ayuda económica adicional de 400 euros por persona hasta un máximo de 1.600 euros por unidad familiar, como ayuda a su primera instalación en el país de procedencia.

Pues bien, un día antes de que Mariano Rajoy anunciara en sede parlamentaria las nuevas medidas de ajuste, el Ministerio de la Presidencia de Soraya Sáenz de Santamaría aprobaba una orden que endurece la residencia de los ciudadanos de la Unión Europea en España, especialmente para evitar el llamado “turismo sanitario” que ha costado cientos de millones de euros a las arcas del Estado.

Seguro médico obligatorio

Con esta medida, los ciudadanos de la Unión Europea que quieran pasar más de tres meses en España sin trabajar deberán acreditar que disponen de un seguro médico público o privado, contratado en este o en otro país, que le proporcione una cobertura similar a la que ofrece el Sistema Nacional de Salud, además de los recursos económicos suficientes para mantenerse durante su estancia.

La Orden modifica el Real Decreto 240/2007 sobre entrada, libre circulación y residencia de ciudadanos nacionales de la Unión Europea, que impone como requisito para vivir más de tres meses en España la inscripción en el Registro General de Extranjeros, sin que se obligara a contar con un seguro médico para poder hacerlo, reconociendo que “dicha situación ha implicado un grave perjuicio económico para España, en especial en cuanto a la imposibilidad de garantizar el reembolso de los gastos ocasionados por la prestación de servicios sanitarios y sociales a ciudadanos europeos, tal y como ha señalado el Tribunal de Cuentas”.  

Mayor control a estudiantes y trabajadores

En el caso de los que vayan a vivir más de tres meses trabajando en España, también se endurecen los requisitos, para asegurarse  su viabilidad económica, con condiciones tales como una declaración de contratación del empleador, un certificado de empleo, un contrato registrado en el Servicio de Empleo y la acreditación del alta en la Seguridad Social, dando su autorización para que estos datos sean obtenidos mediante consulta en los Ficheros de la Tesorería General de la Seguridad Social.

En el caso de los estudiantes extranjeros, incluidos los que cursen enseñanzas de formación profesional, deberán presentar, junto a la documentación acreditativa de la matrícula en un centro educativo reconocido por la administración competente, una “declaración responsable de que posee recursos suficientes para mantenerse” y un seguro de enfermedad, público o privado que proporcione una cobertura completa en España.

En definitiva, unas medidas que intentan evitar el “turismo sanitario” y asegurar la viabilidad económica de todos los ciudadanos europeos que quieran residir en España.