Menú Portada

El Gobierno de Rajoy desmarca de las Elecciones Generales la devolución a los funcionarios del 26% de la paga extra de 2012 a través de un Real Decreto que esconde un gasto ministerial de 685 millones

Septiembre 21, 2015

Además, se otorga al funcionariado seis días al año de permiso por asuntos particulares y días adicionales de vacaciones según la antigüedad de los trabajadores. Los Ministerios de Defensa, Fomento y Medio Ambiente se llevan las principales partidas del Real Decreto. La Xunta de Galicia ya ha devuelto un 25% de la extra a sus funcionarios y será la primera Administración autonómica en devolver el 100% del importe

rajoy consejo ministros

“La devolución de la paga extra a los funcionarios no es un regalo electoral, lo hemos forjado. Cuando dijimos en 2012 que no eliminábamos la paga, que no bajábamos el sueldo y que devolveríamos la paga en 2015 es porque esperábamos lograr estar en esta situación”. Es el testimonio de una contingencia. Una efeméride que empalma la crisis que quiere concluir con las Elecciones que quieren empezar. Cristóbal Montoro se afanaba el pasado viernes 11 de septiembre en desterrar una y otra vez que la decisión de devolver la paga extra de diciembre de 2012 a los funcionariosno tiene nada que ver con que vaya a haber Elecciones Generales”.

Las palabras del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas son un plagio del Real Decreto-ley 10/2015 “por el que se conceden créditos extraordinarios y suplementos de crédito en el presupuesto del Estado y se adoptan otras medidas en materia de empleo público y de estímulo a la economía”. Un documento que fue aprobado un día antes de que el ministro saliera a defender las políticas de remiendo con las que el Gobierno español pretende paliar los agravios causados por la crisis. Un texto necesario para dar soporte legal a la devolución de la extra.

El Real Decreto comienza con un reconocimiento a los empleados públicos, un panegírico a aquellos que “han contribuido con un esfuerzo notable y directo a la recuperación económica y al cumplimiento de los compromisos adquiridos por España en materia de consolidación fiscal”. Tras explicar subrepticiamente las medidas de carácter urgente que el Estado tomó en su momento ante el escenario de crisis económica que “tenían carácter temporal y estaba prevista su aplicación sólo mientras subsistieran las circunstancias económicas y financieras excepcionales”, el texto pasa a valorar los logros realizados por el Gobierno. La Jefatura del Estado asegura que “se ha recuperado la senda del crecimiento económico, restableciendo así la confianza internacional en la economía española y aumentando la recaudación tributaria”.

La Xunta de Galicia, la pionera

Con todo, la principal novedad que incorpora el Real Decreto son las medidas en materia de empleo público que incluye el primer capítulo. Por un lado, la recuperación de la paga extraordinaria y adicional del mes de diciembre de 2012 del personal del sector público. Según el texto de la Jefatura del Estado, las distintas Administraciones públicas abonarán en 2015 el importe correspondiente a 48 días o al 26,23 % de los importes dejados de percibir por la supresión de la paga extraordinaria.

Una restitución de lo anteriormente sustraído que llega casi tres años más tarde que la retirada de la paga. Otras administraciones como la Xunta de Galicia se han apresurado a devolver estos emolumentos. Los trabajadores públicos gallegos recuperarán otro 26,23 % más de la paga extraordinaria de diciembre del 2012 antes de que acabe el ejercicio y que se sumará al 25% incluido en la nómina de enero. El restante 50% lo recuperarán a lo largo del ejercicio de 2016, tal y como informó recientemente Alberto Núñez Feijóo. Será pues, la primera administración en devolver al 100% la extra de 2012.

Pero este no será el único regalo que los funcionarios tendrán encima de la mesa. El artículo 2 del nuevo Real Decreto modifica la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, otorgando al funcionariado seis días al año de permiso por asuntos particulares y días adicionales de vacaciones, según la antigüedad de los trabajadores (dos días más al cumplir el sexto trienio y uno más cada trienio cumplido a partir del octavo, así como hasta cuatro días adicionales en función del tiempo de servicios prestados).

685 millones de euros en créditos

La vocación de este Real Decreto, pues no es solamente devolver a los funcionarios los privilegios expoliados durante la crisis. Otros artículos esconden gastos millonarios, aprovechándose de la piel de cordero que le confiere al documento legal un hecho tan “caritativo” como la devolución de la extra; es decir, el Gobierno del PP ha colado numerosos gastos en un proceso hecho a priori, para otro cometido.

Así, el artículo 4 se ocupa de la “concesión de un suplemento de crédito en el presupuesto de la Sección 31 Gastos de diversos Ministerios y autorización para efectuar transferencias de crédito” por importe de 251.858.960,10 euros; el artículo 5 blindará la “concesión de un crédito extraordinario en el presupuesto del Ministerio de Defensa por importe de 20.000.000 de euros; el artículo 6 garantizará la “concesión de créditos extraordinarios y de un suplemento de crédito en el Presupuesto del Ministerio de Fomento y modificación del presupuesto de explotación de SASEMAR” por importe total de 323.319.038,73 euros; el artículo 7 tendrá por objeto la “concesión de créditos extraordinarios y suplementos de crédito en el presupuesto del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente por importe de 76.329.922,47 euros; y el artículo 8 llevará a cabo la “modificación de los presupuestos de las Confederaciones Hidrográficas” por importe de 13.450.451,54 euros.

El tercer y último capítulo del Real Decreto se ocupa de otras medidas como los anticipos de financiación a favor de determinados municipios y la modificación del Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público.

Electoralismo a gusto del consumidor

El electoralismo es un concepto ambiguo y claramente subjetivo. Mientras el Gobierno central se apresuraba a reconocer que la devolución del 26,23% de la paga extra no era un anuncio electoral, al mismo tiempo regañaba el modo de proceder de CDC y ERC con los actos de la Diada, a los que sí tildaba de electorales. En boca de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se pedía a Artur Mas “neutralidad”.  Sin embargo, cabe destacar que el segundo capítulo del Real Decreto se ocupa de la concesión de créditos extraordinarios y suplementos de crédito que beneficiarán a numerosos departamentos. ¿Es este un pago electoralista?

El importe total de 684.958.372,84 en créditos y suplementos de créditos aprobado en este Real Decreto supone un 0,2% del gasto total consignado en los Presupuestos Generales del Estado aprobados hace apenas un mes (351.859.000.000 euros). Un remiendo a aquellos números que tan solo crecían un 1,2% respecto a 2015. Un ajuste que llega en plena campaña catalana y a escasos meses de que se produzcan las trascendentales elecciones generales. Veremos si en lo que queda de año, o después de los comicios, el Gobierno central sigue regalando créditos con manga ancha, siempre y cuando tenga el mismo color blanquiazul que luce hoy día.

Doinel Castro