Menú Portada
Un proyecto comenzado en 2008 e ideado por Miguel Sanz y UPN

El Gobierno de Navarra de Yolanda Barcina se gastó más de 60 millones de euros en el Pabellón Reyno de Navarra Arena aún inconcluso

Junio 10, 2015

El Centro deportivo y lúdico se ideó en un momento espléndido en el que se desconocía el alcance y profundidad de la crisis económica y su repercusión en las finanzas públicas y privadas
El modelo de negocio y de gestión que acompañó al diseño del Pabellón, y que fue elaborado en 2009, se encuentra obsoleto y desfasado
El sector privado no asumirá su participación en el proyecto si no va acompañada de medidas de apoyo por parte de la Administración Pública


Si las Elecciones del 24M han supuesto un vuelco electoral en la mayoría de las Comunidades Autónomas, en el caso de Navarra ha sido un Tsunami, sin ninguna mayoría clara y el mayor número de partidos políticos con representación de todas las Autonomías. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha afirmado que le gustaría que “el PSN estuviera en el eje del cambio en Navarra“, y cree que “lo va a estar“. Geroa Bai -de la que forma parte el Partido Nacionalista Vasco-, y Bildu han pactado la alcaldía de Pamplona para la izquierda abertzale y, probablemente, acordarán la presidencia de la Comunidad para Uxue Barkos (Geroa Bai), en unas coaliciones en las que no está claro que se integren los socialistas navarros. En ese mismo sentido, el cabeza de lista de EH Bildu al Parlamento de Navarra, Adolfo Araiz, ha afirmado, tras reunirse con Geroa Bai, que “podemos transmitir a la sociedad que va a haber cambio político y social” en la Comunidad Foral y ha añadido que “la próxima presidenta del Gobierno de Navarra será Uxue Barkos“.

Por otra parte, Javier Esparza podría tomar el relevo de Yolanda Barcina en la Comunidad Foral de Navarra. Sin embargo, el testigo que recogerá el candidato de Unión del Pueblo Navarro (UPN), de la presidenta de la formación es un bastón ajado y vejado por el agotamiento provocado por 4 años de polémica y controversia. El cansancio normal y entendible de quien no hace ni un año evitaba una moción de censura y un adelanto electoral. La oposición se ha ensimismado en pedir incesantemente la cabeza de Barcina. Una oposición que ahora podría entrar a formar Gobierno, ya que todo apunta a que UPN no será capaz de ello utilizando únicamente sus escaños. Partidos como PSN o EH Bildu podrían tener la llave. Pero, este desgaste de UPN, ¿ha sido provocado por las iras de los rivales políticos o ha sido cosechado por las malas decisiones de los nacionalistas?

Un Informe de Fiscalización demoledor

El Informe de Fiscalización de la Sindicatura de Comptos de Navarra realizado sobre el Pabellón Reyno de Navarra Arena, invita a pensar en los segundo. El Centro nació ideado como una infraestructura polivalente, multiusos, multifuncional y no exclusivamente deportiva y caracterizada por su gran versatilidad, alta tecnología y posibilidad de adecuar su capacidad de espectadores al evento concreto. Un boceto que se gestó en 2008 -con la redacción de su anteproyecto-, y que, siete años más tarde, sigue sin ver la luz, a pesar de que la fecha estimada para su finalización se establecía en el primer trimestre de 2011.

El Reyno de Navarra Arena fue pensado dentro del Plan Navarra 2012 y es hijo político del Gobierno de UPN, partido que en estos momentos se tambalea en la Comunidad Foral. Primero, con Miguel Sanz, anterior presidente, y ahora con Yolanda Barcina, el Pabellón se ideó en un momento espléndido en el que se desconocía el alcance y profundidad de la crisis económica y su repercusión en las finanzas públicas y privadas.

El estallido de la burbuja y las restricciones presupuestarias produjeron varias consecuencias desastrosas para la construcción de la infraestructura: un retraso considerable en su conclusión, la reducción del proyecto inicial, el incremento de su coste y el pago de indemnizaciones a los adjudicatarios de los contratos. Con todo, el coste que ha supuesto por el momento el pabellón al Gobierno de Navarra ha sido de 54,29 millones de euros, cuando todavía quedan por ejecutar obras por importe estimado de 6,23 millones; esto es, un total de más de 60 millones de euros. 

Un modelo obsoleto

Uno de los principales contratiempos con los que se ha encontrado el Gobierno de Navarra debido a la demora en la construcción del Centro deportivo ha sido la obsolescencia del modelo de negocio y de gestión que acompañó al diseño del pabellón y que fue elaborado en 2009, por lo que ha quedado desfasado y superado por las actuales circunstancias socio-económicas.

Debido a ello, el Gobierno de Navarra ha descartado, por falta de rentabilidad económica, la explotación integral del Pabellón, estimándose unas necesidades presupuestarias anuales en torno a los 0,4 millones de euros para tareas de conservación del mismo, provocadas principalmente por la alta tecnología con que se ha dotado al pabellón y que exige un mantenimiento debidamente planificado y programado.

La Cámara de Comptos de Navarra ataca la paralización del proyecto y concluye en su informe que “debe superarse definitivamente esta fase de provisionalidad en la conclusión de las obras, en el modelo de gestión de la infraestructura y en la fecha de su apertura, buscando las soluciones que mejor la rentabilicen social y económica”. Para ello sugiere que se analicen las “opciones existentes tanto en el ámbito público como en el sector privado que permitan que, una inversión de tal volumen económico, cumpla con las expectativas que demanda la sociedad, sin excluir de dicho análisis tanto su cierre, como la gestión pública y/o privada o su posible enajenación”.

En este punto se subraya que las dificultades económicas y de rentabilidad que presenta la explotación de una infraestructura de tal naturaleza y envergadura para el sector privado harán que pocos valientes asuman su participación si no va acompañada de medidas de apoyo por parte de la administración pública. Un obstáculo en el que el Gobierno de Navarra debería haber reparado antes de redactar a la ligera el anteproyecto de un pabellón megalómano.