Menú Portada
CÁMARA DE CUENTAS DE NAVARRA (I): COMPRAVENTA DE SUELO EN LAS CENDEAS DE CIZUR Y GALAR
Es la mayor operación urbanística de la Comunidad y fue valorada en 3.395 millones de euros

El Gobierno de Miguel Sanz no sabe qué hacer con 321 hectáreas de terrenos adquiridas en 2006

Octubre 5, 2008

Se preveía la construcción de 19.000 viviendas, además de locales comerciales, así como los de uso terciario y otros para uso productivo


Miguel Sanz, presidente del Gobierno de Navarra, tiene varias deudas pendientes. Por lo menos, tres. La primera con el Partido Popular, con el que ¿mantiene? un pacto en la Comunidad Autónoma; la segunda, con el PSN, gracias a cuya abstención, consiguió la presidencia. Y la tercera, quizás la más importante, con los ciudadanos navarros. Las dos primeras le condicionan a la hora de definir su postura cuando el Congreso de los Diputados tenga que aprobar o rechazar los Presupuestos Generales del Estado. O traiciona a unos o a los otros. En política, al final, todo tiene explicación. Una máxima no válida cuando se trata de justificar ante quienes le eligieron sospechosas, rocambolescas y millonarias operaciones inmobiliarias.
Extraconficencial.com ha tenido acceso al Informe elaborado por la Cámara de Cuentas de Navarra sobre “La compraventa de suelo en las Cendeas de Cizur y Galar”, con fecha de 16 de septiembre. Se trata, según este organismo, “de la mayor operación urbanística realizada en la Comunidad Foral”. No es de extrañar: se prevé la construcción de 19.000 viviendas además de locales comerciales, así como los de uso terciario y otros para uso productivo y cuyo valor de mercado asciende a 3.935 millones de euros (655.000 millones de pesetas). “Supondría la construcción de una nueva ciudad para más de 50.000 personas lo que la constituiría en la segunda de Navarra”, asegura el mencionado Informe.
El problema se plantea ahora con la imparable crisis inmobiliaria. Porque la gran operación se gestó en julio de 2005, cuando el Gobierno de Navarra presidido por Miguel Sanz convocó un concurso público para la adquisición de suelo y, un año después, lo resolvía a través de la empresa pública Nasursa. Entre otros terrenos adquiría 300 hectáreas en la Cendea de Cizur y otras 21,67 en la de Galar.
Lo que entonces se presentaba como un gran negocio tanto para los navarros, a través de su Ejecutivo, como para los promotores privados, se ha convertido en un lastre del que nadie sabe cómo deshacerse. Porque capítulo aparte fueron las condiciones del concurso. Tan sólo imagínense el precio del metro cuadrado en julio de 2006 y el valor del metro cuadrado a día de hoy.