Menú Portada
La nueva normativa sobre racionalización del sector público y otras medidas de reforma administrativa conllevaría también la desaparición del Consejo de la Juventud, entre otros

El Gobierno de Mariano Rajoy destina 75.000 euros para Exposiciones del Instituto de la Mujer, 15 días después de aprobar una Ley que puede suprimirlo

Junio 18, 2014
pq_929_ana_mato.jpg

En una época claramente representada por la lucha en aras de la igualdad entendida desde todas sus vertientes -edad, sexo o raza-, el Gobierno de Mariano Rajoy daba la campanada el pasado 20 de mayo aprobando con competencia legislativa plena el proyecto de Ley de Racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa. El fallo se produjo en la Comisión de Hacienda y Administración Pública del Congreso de los Diputados y los populares volvieron a hacer uso autoritario de su aplastante mayoría (23 votos), que convirtió en una simple anécdota el rechazo de la oposición (20 votos). ¿Qué significa esto? A grandes rasgos, que el proyecto de Ley que hará efectivas las recomendaciones del Informe de la Comisión para la Reforma de la Administración Pública (CORA), barrunta la supresión de organismos públicos y procedimientos administrativos que han sido considerados superfluos o duplicados. Tal determinación podría dar al trasto con el Consejo de la Juventud y el Instituto de la Mujer, cuyas competencias ya están distribuidas entre las Comunidades Autónomas.

En este páramo comandado por la austeridad, el Gobierno -desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de Ana Mato, al que está adscrito el Instituto de la Mujer sobre el que pesa la sombra de la desaparición-, ha aprovechado los que podrían ser los últimos coletazos del organismo público para adjudicar una licitación que asciende a un importe cercano a los 75.000 euros (72.539,5 euros).

Un nuevo contrato sin publicidad

El contrato, en detalle, se fundamenta en la prestación del “servicio de montaje, desmontaje, transporte, almacenamiento y mantenimiento general de las exposiciones itinerantes propiedad del Instituto de la Mujer”. La empresa adjudicataria –“por ser la oferta económicamente más ventajosa”-, ha sido Feltrero División Arte, una sociedad salmantina especializada en “el sector del transporte nacional e internacional, embalaje de obras de arte y montaje de exposiciones”.

De nuevo, el Gobierno, en este caso la cartera de Sanidad, ha coartado la libre transparencia del concurso optando por un procedimiento negociado sin publicidad. Curiosamente, el acuerdo fue formalizado el 4 de junio, apenas dos semanas después de aprobar el proyecto de Ley de racionalización del sector público y otras medidas de reforma administrativa.

El Instituto de la Mujer se encarga de “la promoción y el fomento de las condiciones que posibiliten la igualdad social de ambos sexos y la participación de las mujeres en la vida política, cultural, económica y social” estableciendo como su misión la de “impulsar la igualdad de mujeres y hombres en todos los ámbitos de la sociedad, a través de programas eficientemente ejecutados, servicios de calidad y la cooperación de terceros”. Facetas todas que podrían evaporarse de continuar la Ley sus trámites ordinarios.