Menú Portada
Tras el rescate del año pasado que contó con el beneplácito de Soraya Sáenz de Santamaría

El Gobierno de Mariano Rajoy apuntala la salvación de Prisa a costa del presupuesto de Correos y Telégrafos

Febrero 12, 2014

La Sociedad Estatal ha adjudicado a una filial del grupo multimedia la “elaboración de seis números de la revista para empleados” por un importe total de 103.802,4 euros antes de impuestos
La empresa pública atraviesa por un momento difícil: de 2011 a 2012 ha experimentado una caída de 200 millones de euros en sus ingresos

La sociedad encargada de esta publicación, Promotora General de Revistas SA, cerró el ejercicio 2012 con unas pérdidas de 2,3 millones de euros


Abundan las noticias, en estos tiempos gravosos, sobre la desaparición de compañías, grupos y empresas como gotas de agua en un mar de obligaciones y deudas. Multitud de sociedades que abandonan el barco ante el riesgo de naufragio. Muchos de ellos, medios de comunicación, quizás el sector más damnificado. Las fórmulas de edición, transporte y venta conjunta crecen como desesperados intentos por mantenerse a flote. El grupo Prisa, en medio de esta maraña caótica, cambia la pauta. Un islote en el medio del mar condenado a la supervivencia, bien sea por su resurgimiento o por el empecinamiento del Gobierno Central que ha pergeñado su rescate -desde la acción de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría-. Sea como fuere, los Polanco siguen en pie con el beneplácito de Moncloa.    

No solo de rescates vive Prisa. Por si fuera poco el reflote del grupo multimedia, el Gobierno se ha sacado de la manga un contrato valorado en más de 100.000 euros que beneficiarán directamente al Grupo, a través de una estructura piramidal. La adjudicataria, Promotora General de Revistas S.A. pertenece a la matriz del Grupo Editorial de Medios Impresos S.L.U. que a su vez se encuentra amparado en Prisa Noticias S.L. La primera, al igual que todo el grupo, se encuentra en una situación de graves problemas financieros, cerrando el ejercicio de 2012 con unas pérdidas de más de 2,3 millones de euros.

Casi 20.000 euros por revista

El método empleado para inyectar esta cantidad en el grupo presidido por Juan Luis Cebrián es todavía más criticable. Para tal fin se utiliza a una sociedad que no vive precisamente su momento dorado: Correos. La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S. A. presidida por Javier Cuesta Nuin se debate entre la caída y la recuperación. La primera, y aunque difícilmente creíble parezca, auspiciada por una política del Gobierno errónea y contraproducente para los intereses del Grupo. Ésta promueve subidas de precios en las tarifas en un entorno cada vez más competitivo, con empresas de mensajería que incluso comercializan servicios como Burofax hasta ahora exclusivos de Correos. Con todo ello, no supone ninguna novedad que las cuentas de la Sociedad Estatal reflejen un panorama inestable y preocupante a pesar de ser la ganadora de concursos de relevancia, casi todos promovidos por la administración. Entre ellos destaca el del reparto de correo de la Agencia Tributaria, un contrato millonario del que ya informó extraconfidencial.com. En lugar de fomentar el ahorro y la austeridad, el Estado “utiliza” a Correos para “salvar” a otras empresas con gastos más que cuestionables, en este caso Prisa, donde los intereses del Estado son inescrutables.

Con todo, la Subdirección de Compras de la desmejorada Sociedad Estatal Correos y Telégrafos S.A. se encargará de la adjudicación del contrato para la elaboración de seis números de la revista para empleados de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S. A.” por un importe total de 103.802,4 euros.

¿Para qué una revista para empleados?

Internet está acabando con el correo postal. La revolución tecnológica se ha asentado en Correos provocando una profunda transformación de la empresa pública que experimenta con nuevos servicios ante la bajada del correo postal y la subida de la paquetería. Sin embargo parece que la onda expansiva de la tecnología no llega a todos los ámbitos por igual. Solo así se entiende la edición de una revista para empleados, máxime de una compañía como Correos. La solución es sencilla: la disposición en la intranet de la empresa pública de todo el material impreso en el magazine, para que los empleados puedan acceder a esta información sin ningún tipo de trabas y lo que es más importante, sin ningún coste ni para los empleados, ni para Correos. 

Este medio conoce bien la que al menos fue, en su pasado, la política informativa de Correos, que entre 2009 y 2010 -siendo José Damián Santiago Martín y Sixto Heredia presidentes de la empresa pública- decidió impedir el acceso a la web de extraconfidencial.com al menos en tres ocasiones esgrimiendo “razones de seguridad”. Curiosamente, las restricciones acaecieron justo después de publicar noticias como la financiación al sindicato Comisiones Obreras por una cuantía de casi un millón de euros.

¿Puede soportar esta carga Correos?

La respuesta aplicando la lógica es negativa. La situación actual de Correos hace que el deber de hacer frente a este tipo de obligaciones paralelas a sus funciones como Sociedad Estatal, sea una asunción de competencias desmesurada y peligrosa.

Si analizamos las cuentas de la Sociedad Estatal, la situación que emerge de Correos parece inestable y preocupante. En primer lugar y como claro indicativo de las penurias por las que pasa Correos destaca una clara caída en su cuenta de ingresos: de facturar 2.085,4 millones de euros en 2011, el Grupo pasa a facturar 1.875,4 millones en 2012. Un derrumbe de 200 millones de euros. 5 veces el presupuesto del Museo del Prado, por ejemplo. Sin embargo, no solo en los ingresos se puede percibir la flaqueza de Correos. Las pérdidas después de impuestos crecen, con un resultado negativo de 13,6 millones en 2012 frente a 9,85 millones del año 2011. Además, si eliminamos el efecto del maquillaje que ha practicado la compañía sobre estas cifras (al imputar como ingresos 36,27 millones de euros de subvenciones en el 2011 y otros 31,95 millones) el resultado hubiera sido aún peor, con pérdidas que alcanzarían los  49,9 millones en 2012 y 46,12 millones en 2011. Los sueldos también se tambalean: mientras las cotizaciones sociales se mantienen, el mayor descenso en salarios (de 1.302,8 millones de euros  a 1.153,7 millones) incluye el efecto de congelación de paga extra de Navidad.