Menú Portada
Durante el ejercicio 2008

El Gobierno de Castilla-La Mancha de José María Barreda presentó errores en la gestión económica de una treintena de contratos sanitarios

Abril 18, 2013
pq_930_junta-barreda.jpg

Hace poco más de una semana, el secretario nacional de Sanidad y Asuntos Sociales del PP y consejero del ramo en Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, se mostró a favor de "abrir el debate" sobre la conveniencia de ampliar el copago a otros servicios sanitarios tras el éxito que, a su juicio, ha logrado el copago de medicamentos tras la modificación impulsada hace un año por el Gobierno central. "¿Se puede extrapolar al resto de los servicios sanitarios? Es la gran pregunta y en España esto es un debate político brutal (…) Me ofrezco a que este debate se pueda abrir, y todos lleguemos a acuerdos", ha reconocido este dirigente durante su participación en el Ciclo de Conferencias sobre la Calidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), organizado por el Grupo Previsión Sanitaria Nacional (PSN) y la Fundación Ad Qualitatem.

No obstante, horas después de estas declaraciones, el titular de Sanidad en Castilla-La Mancha retractó, en parte, y ha puntualizado que "ahora no es el momento de abrir este debate porque no se dan las circunstancias de serenidad política ni de tranquilidad para abrir un debate de estas características". Esta no es la primera polémica de Echániz, hace escasos meses, las críticas saltaron especialmente por el momento en el que ha salido a la luz pública, tras la supresión este año del pago por la actividad extraordinaria de los facultativos –las llamadas ‘peonadas’-, y polémico por su contenido, que habla de una mayor actividad en las horas extraordinarias mientras éstas seguían siendo remuneradas –causado según el Ejecutivo de modo deliberado por los trabajadores-, así como de cantidades desorbitadas tanto en la financiación como en la nómina de los médicos. En concreto, el documento del Sescam apunta que entre 2009 y 2011 el Gobierno de Castilla-La Mancha destinó más de 116 millones de euros al pago de las susodichas ‘peonadas’. El otro dato que ha levantado ampollas hace referencia a casi 1.000 médicos que en el ejercicio de 2011 cobraron por encima de 100.000 euros. Además un total cercano a los 3.000 médicos de Castilla-La Mancha ganaron en el mismo período más de 80.000 euros, cantidad considerada en España como un sueldo medio.

Médicos defendiendo su estatus

Abierta la brecha, el colectivo médico se ha defendido. Así, el Sindicato Médico de Castilla-La Mancha (CESM) ha pedido reiteradamente la cabeza del consejero alegando que “quienes son peligrosos para la sociedad no son los médicos, sino los gestores ineficaces y arrogantes en su incapacidad”. Ante ello, el dato real es que es cierto que la Junta gastó en 2011 un total de 207,3 millones de euros entre asistencia sanitaria privada y concertada –o que el número de operaciones se ha visto modificado sensiblemente desde la eliminación de las ‘peonadas’-, pero no es menos cierto que el sistema manchego de salud ocupa el segundo lugar del Estado en cuanto a calidad, percibiendo los profesionales españoles una de las retribuciones proporcionalmente más bajas de la Comunidad Europea.

Paradójicamente, el Gobierno Autonómico de Castilla-La Mancha ha iniciado ajustes en el sistema sanitario mientras después de cometer numerosos y flagrantes errores en su gestión en los años del gobierno de José María Barreda