Menú Portada
EL DESPILFARRO DEL PRINCIPADO (I)
Periodo presidido por el socialista Vicente Álvarez Areces

El Gobierno de Asturias presentó sus cuentas del 2010 con importantes irregularidades en su balance

Marzo 22, 2012

El reconocimiento de los derechos correspondientes a las aportaciones del Estado por fondos mineros se sobrevaloraron por más de 26,5 millones

La cartera de valores del balance se encuentra sobrevalorada en 6,8 millones de euros

Las provisiones por insolvencia no cubren todas las deudas, lo que limita la visión de los impagos y distorsiona de nuevo la imagen a favor del anterior ejecutivo


Aunque en un segundo plano eclipsadas con el que puede ser el primer cambio de Gobierno en Andalucía desde la democracia, este fin de semana puede aclararse el panorama político en Asturias en una nueva cita electoral en menos de un año, o no. Y es que las encuestas no son claras, aunque coinciden en que el partido más votado puede ser el PSOE de Javier Fernández, su suma con los escaños de Izquierda Unida no superaría a la del Partido Popular y Foro Asturias que muchos consideran que será el más perjudicado por el adelanto electoral.

Mientras en el partido de Cascos son optimistas, y ponen como ejemplo las elecciones de 2011 cuando superaron en 4 escaños a la encuesta más optimista. Sea cual sea el resultado lo importante es que salga un Gobierno fuerte que pueda solucionar los problemas del principado, los generales de la crisis y los particulares heredados de la mala gestión del anterior ejecutivo socialista liderado por Vicente Álvarez Areces.

Y es que sólo en el ejercicio 2010 las irregularidades en las cuentas de Asturias se cifraban en millones de euros, normalmente sobrevalorando partidas del Balance demostrando unas cifras lejos de la realidad.

Así por ejemplo en la cartera de valores del balance se encuentra sobrevalorada en 6,80 millones, considerando la Sindicatura de cuentas de Asturias la necesidad de ajustar el valor de la participación en este importe, lo que lleva a minorar el resultado económico patrimonial del ejercicio.

Pero no es el único caso, por ejemplo las provisiones por insolvencia no cubren todas las deudas, lo que limita la visión de los impagos y distorsiona de nuevo la imagen a favor del ejecutivo. Así aunque existe una provisión para insolvencias de tráfico por importe de 32,7 millones de euros, se trata de una provisión genérica en función de la antigüedad de los saldos que cubre los pendientes de cobro del ejercicio 2006 y anteriores. Pero no se puede considerar como suficiente, ya que se debería complementar con un análisis individualizado del resto de partidas pendientes de cobro no provisionadas.

Esto también sucede también en el impuesto sobre grandes establecimientos. Así habiendo dudas razonables sobre la cobrabilidad de los saldos pendientes de cobro por este impuesto que aconsejan provisionar total del pendiente de cobro al 31 de diciembre de 2010, no se hace lo que refleja tener unas activos de 34,05 millones de euros cuando lo que debería haber es una mayor deuda.

Fondos mineros

Pero el caso más sangrante es el de los fondos mineros. El reconocimiento de los derechos correspondientes a las aportaciones del Estado por estos fondos se realiza en función de las obligaciones reconocidas por los proyectos financiados con los citados fondos, de forma que, en cada ejercicio, el ingreso total reconocido en presupuesto coincide con el gasto ejecutado para el total de los proyectos.

Esta forma de contabilizar los derechos no se adecua a lo establecido en los Principios Contables Públicos, que estipulan que ha de reconocerse el derecho en el momento en que se produzca el incremento del activo o cuando se tenga conocimiento fehaciente de que el ente concedente de la subvención haya reconocido la correspondiente obligación. Así, los importes de deudores, ingresos en la cuenta de resultado económico patrimonial y derechos reconocidos se encuentran sobrevalorados, como mínimo, por importe de 26,51 miles cada uno.