Menú Portada
Indemnizaciones de 20 días

El Gobierno contempla facilitar el despido por dificultades de la empresa

Junio 3, 2010
pq_923_corbacho.jpg

El Gobierno prevé ampliar la utilización del contrato de fomento del empleo, con una indemnización por despido de 33 días, y contempla además facilitar los despidos en caso de que la empresa alegue estar atravesando una mala situación económica, supuesto en el que se considerarían procedentes y la indemnización se reduciría a veinte días.

Así se recoge en el documento sobre la reforma laboral que proyecta aprobar el Gobierno el próximo día 16 de junio en caso de que los agentes sociales no alcancen antes un acuerdo.

En virtud de lo que recoge el documento, se reconocería como procedente un despido en caso de que la empresa alegue estar atravesando una mala situación económica, convirtiendo en ley algunas de las sentencias del Tribunal Supremo sobre esta materia. En estos casos, la indemnización se reduciría de 45 a 20 días.

Asimismo, el texto del Ejecutivo contempla ampliar la utilización del contrato de fomento del empleo. Este contrato surgió en 1997 del acuerdo entre Gobierno, patronal y sindicatos, es indefinido y cuenta con 33 días de indemnización por despido en lugar de los habituales 45.

Hasta ahora, este contrato no se le podía aplicar a hombres de entre 30 y 45 años de edad con menos de medio año en el paro. El Gobierno pretende que se pueda realizar contratos de este tipo a este colectivo a partir de los tres meses sin empleo. Además, todo contrato temporal podrá convertirse en uno de fomento sin límite de fecha.

La reforma laboral que prepara el Gobierno incluye también medidas para atajar la temporalidad. Así, propone limitar a un máximo de dos años la utilización del contrato por obra e incrementar la indemnización por despido en contratos de subcontratación, actualmente de ocho días, para desincentivar su uso.

Además, el documento del Ejecutivo recoge la ´importación´ de los denominados modelo alemán y del modelo austriaco.

En virtud del primero, las empresas que rebajen su actividad y producción para adaptarse a una caída de la demanda de sus productos, podrán reducir el número de horas de trabajo de sus empleados, en vez de despedirlos. Los trabajadores verán compensado su salario con una prestación que abonará el Estado.

De su lado, el modelo austriaco de indemnización por despido consiste en constituir un fondo a partir de aportaciones de las empresas con el fin de que cubra ocho de los 33 días de indemnización. En caso de despido, los trabajadores podrían recuperarlo o llevarlo a otra empresa.