Menú Portada
1.900.000 euros para la "contratación de los servicios de publicidad consistentes en la adquisición de los espacios, patrocinios, soportes, medios y servicios necesarios para la difusión y ejecución, de las campañas publicitarias"

El Gobierno central sube los impuestos a autónomos mientras la Agencia Tributaria se publicita en radio, televisión e internet por 2 millones de euros

Enero 28, 2014
pq_939_cristobal_montoro.jpg

El 2014, como todo buen alumbramiento, ha venido con un pan debajo del brazo: el pan de la subida de impuestos. Ya antes de las vacaciones de Navidad el plantel popular que capitanea Mariano Rajoy elucubraba el maquiavélico Real Decreto que pondría a los autónomos una nueva barrera para su actividad. Los mismos autónomos, a los que el presidente -en otros contextos- espolea y arenga para que se tiren a la piscina del emprendimiento. Curioso es, cuanto menos, que los óbices para ello vayan en aumento.

En esta ocasión los ingredientes de la pócima anti empresarios son: un aumento adicional de las bases de cotización a la Seguridad Social y una nueva subida de cuotas para los autónomos societarios, así como aquellos que dispongan de más de 10 trabajadores a su cargo. En concreción, la base mínima de cotización subirá un 2% (de 858,60 a 875,70 euros mensuales), por lo que la cuota mínima, a la que hace frente más del 80% de los autónomos, pasa de 256,72 a un total de 261,83 euros (5 euros más al mes). En consecuencia, la base máxima de cotización sube un 5% (de 3.425,70 a 3.597,00 euros mensuales).

Esta maniobra de asfixia a la que el Ejecutivo de Rajoy somete a sus trabajadores más resueltos y creativos convierte, una vez más, a Hacienda en el monstruo diabólico de esta crisis moderna: aquel que quita todo y no devuelve nada. Parece ser pues que la Agencia Tributaria, -presente en la prensa cada día por sus múltiples vías de ingresos enajenados de familias y empresas- no le hace falta publicidad. No por ello, deja de invertir un total de 2 millones de euros en tal concepto. Por si alguien no se hubiera o hubiese enterado que está ahí, recolectando desde la sombra. Y es que la entidad de derecho público, presidida por Miguel Ferre Navarrete, sabe micho de política restrictiva.

Publicitar una obligación

Fue el día 13 de enero cuando la Plataforma de Contratación del Estado publicaba el anuncio de licitación que regiría los servicios de publicidad de la Agencia Tributaria. A través de la orden de la Dirección del Servicio de Gestión Económica de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, se daba el visto bueno a un proceso abierto y de tramitación ordinaria que adjudicará un contrato con un presupuesto base de licitación de 1.900.000 euros.

El objeto de tal acuerdo, como se especifica en el pliego de prescripciones técnicas, será la “contratación de los servicios de publicidad consistentes en la adquisición, compra o contratación de los espacios, patrocinios, soportes, medios y servicios necesarios para la difusión y ejecución, de las campañas publicitarias de la Agencia Tributaria”. Así, la Agencia Tributaria tendrá presencia en televisión (con anuncios en castellano, catalán, gallego y valenciano, en formatos 10 y 20 segundos); prensa, revistas y suplementos; radio (con cuñas de radio con una duración de 10 ó 20 segundos); e internet.

Al fin y al cabo los beneficiados serán los de siempre. En televisión, “las cuatro cadenas o grupo de cadenas generalistas de ámbito nacional de mayor cobertura (integradas en los grupos Atres Advertising y Mediaset España)”; en radio, “las tres mayores cadenas generalistas que admiten publicidad (SER, ONDA CERO y COPE)”; y en internet, los 25 soportes de mayor penetración de ámbito nacional, “pertenecientes a diarios digitales de información general, portales de información general, y otras páginas de información general”. Ni una sola oportunidad a los canales menores. De este modo, queda absolutamente claro, que para nadie pasará desapercibida la actualidad de la Agencia Tributaria, y como no, la constante subida de impuestos.