Menú Portada
Las cuentas de la Exposición Universal al descubierto (I)
Los resultados negativos superaron los 501 millones de euros

El Gobierno busca disimular las pérdidas de Expoagua Zaragoza sobrevalorando sus activos

Abril 11, 2010

Compensa las mermas tributarias con Aragón entregando inmuebles de la Exposición sobrevalorados y otros que incluso no tenían ningún valor

El informe del Tribunal de Cuentas se contradice en las conclusiones sobre el origen de las millonarias pérdidas generadas

Mientras el ayuntamiento de Zaragoza paga parte de su deuda de la exposición con un solar


En diciembre de 2004 Zaragoza fue designada como sede de la Exposición Internacional de 2008, a celebrar del 14 de junio al 14 de septiembre de ese año. Para la organización del evento se constituyó la Sociedad Expoagua Zaragoza 2008, S.A., con un capital desembolsado en un 70% por la Administración General del Estado, un 15% por el Ayuntamiento de Zaragoza y un 15% por la Comunidad Autónoma de Aragón, siendo su objeto social la gestión, promoción, organización y operación de la Exposición, una sociedad que tendría que extinguirse el 14 de marzo de 2009, seis meses después de su finalización.

El resultado de la exposición fue la asistencia de tres Organizaciones Internacionales (ONU, Unión Europea y la Secretaría General Iberoamericana), 105 países (incluida España), las 17 Comunidades Autónomas y las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, el Ayuntamiento de Zaragoza, la Diputación Provincial de Zaragoza, las Organizaciones No Gubernamentales más significativas relacionadas con el tema de la Exposición y el Consejo Evangélico de Aragón.

Concluida, el número de visitas a la Exposición durante los tres meses que duró su celebración fue 4.635.154 y contó con recursos financieros procedentes de las aportaciones de sus Socios de 363,9 millones de euros a los que hay que sumar otros 160 millones de una póliza de crédito con el Instituto de Crédito Oficia, de una subvención concedida por la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo de 13,15 millones y unos ingresos comerciales derivados de sus actuaciones  de 223,4 millones. Todo ello no fue suficiente para financiar la exposición que cerró con un inmovilizado material fijo ascendió a 620,4 millones y unos gastos de explotación incluían costes de personal por 53,5 millones, trabajos realizados por otras Empresas y por profesionales independientes por 113 millones, gastos de publicidad por 47,2 millones y otros gastos de explotación por 77,2 millones.

El resultado bruto de explotación obtenido presentó un saldo negativo de 54 millones de euros, a los que sumados la amortización de los edificios hace que se superen los 500 millones de euros.

Contradicciones del Tribunal de Cuentas

Pero si las pérdidas pasan de lo llamativo a lo escandaloso, más lo es las contradicciones del propio informe. Ya que mientras que por lado señala que las pérdidas fueron fundamentalmente por haberse producido un menor ingreso por venta de entradas y por restauración como consecuencia de que la afluencia de público a la Exposición fue inferior a la estimada.

Y es que mientras que cuando se inició la exposición en marzo de 2008 la previsión de venta de entradas se elevó hasta los 112,9 millones de euros desde los 101 millones del plan estratégico, muy lejos de los 78,8 millones conseguidos, la otra gran partida de ingresos, los socios y patrocinadores compensaron de sobra esta disminución sobre el plan estratégico, ya que la partida de socios y patrocinadores pasó de 66 millones, a 106 previstos y superándolos al cierre del ejercicio hasta alcanzar los 109 millones.

Si con este incremento no se cuadraron las cuentas iniciales. La causa en los contratos de obras y prestación de servicios  de mayor volumen, en ocasiones debidas a una insuficiente definición de los proyectos y del objeto de los contratos motivada con frecuencia por la premura que se llevaron a cabo las actuaciones.

Inmuebles sobrevalorados

Así, las cuentas se cerraron con un balance con un activo material que tras las amortizaciones anteriores al cierre ascendían a 419 millones y con unas fianzas que superaban los 523 millones de euros.

Después de aumentar la disposición de la póliza de crédito del ICO se decidió amortizar de forma acelerada los bienes, aunque no todos eran susceptibles de ello. Los bienes propios o de uso corriente para su actividad y amortizables, sin utilidad posterior, valorados en 195 millones de euros, los susceptibles de cesión o traspaso, como la Torre del Agua y el Pabellón Puente, que ascenderían a 187 millones, y los inmuebles de venta al mercado privado dentro del futuro Parque Empresarial, valorados en 182 millones de euros.

Trueque entre el Gobierno Central y Aragón

Menos de un año y medio después el Gobierno Central llega a un acuerdo en el que “resarce” a Aragón de la deuda tributaria. Y para ello que mejor que utilizar inmuebles de Expoagua que no se sabe si tendrán un uso público.

Así en el pacto por el que se resarce a Aragón por la recaudación de las mermas tributarias se incluyen inmuebles que en algunos casos están sobrevalorados y en otros se está discutiendo, incluso, la titularidad de su propiedad, así como entre ellos se ha asignado valores a algunos inmuebles provenientes de la Expo, como la Torre del Agua o el Pabellón Puente, a los que en su momento Expoagua no les dio valor.

Mientras el ayuntamiento de Zaragoza, en esta triangulación entre las tres administraciones gobernadas por el PSOE pagar parte de los 12,7 millones que adeuda a la Expoagua con un solar, que quizá al final vuelva también a las manos del Gobierno de Aragón.