Menú Portada
A pesar que desde enero del 2011 ya no ingresan nuevos funcionarios en este régimen

El gasto en pensiones de Clases Pasivas se ha multiplicado en más de un 61% en los últimos 9 años

Marzo 31, 2014

El presupuesto para el año 2014 supera los 12.642 millones, frente a los 7.848 millones de 2005
Sólo en el mes de enero se abonaron 612.206 pensiones -hasta un total de 897,3 millones de euros-, por un importe medio de 1.466 euros cada una
 

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social cerró 2013 con 53.744 millones de euros, 9.264 millones menos que en el año anterior


A diferencia de otras magnitudes económicas -como el crecimiento económico, gastos financieros del Estado o disminución del déficit-, las perspectivas de mejora del sistema de pensiones en particular y de las cuentas de la Seguridad Social en general son nulas para el 2014. Todo lo contrario, empeorarán a lo largo del año. La escasa creación de empleo y por tanto subida de cotizantes a la Seguridad Social que se estima para este año no va a compensar un gasto que no para de crecer y que está “vaciando” la hucha de las pensiones. Así lo demuestran los últimos datos presentados por el Ministerio de Empleo que dirige Fátima Báñez. El Fondo de Reserva de la Seguridad Social cerró 2013 con 53.744 millones de euros, lo que supone que en un solo año ha bajado en 9.264 millones de euros.

De momento, y en lo que llevamos de ejercicio, la Seguridad Social no ha tenido que hacer uso todavía del Fondo de Reserva y en febrero los recursos acumulados superaban los 54.200 millones (incremento producido por la rentabilidad de sus inversiones) pero aún así lo máximo que aspira el Ministerio de Empleo, en palabras de el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, es “recurrir al fondo en la menor medida posible” siendo previsible que no sea necesaria ninguna aportación adicional hasta “al menos hasta ese punto culminante a mitad de año de la paga extraordinaria de verano”. Precisamente, la caída de recursos de la “hucha” el año pasado se debió a las disposiciones que la Seguridad Social hizo para financiar las pagas extra de los pensionistas y la liquidación de las retenciones del IRPF de las pensiones en determinados meses.
 
Clases Pasivas: un régimen en desuso pero que sigue disparando el gasto
 
Ingresos insuficientes y gastos crecientes. Esta es la realidad actual que se aplica en todos los regímenes de la Seguridad Social, entre los que se encuentra el de Clases Pasivas. Aunque en la práctica está en extinción desde el 1 de enero de 2011 como consecuencia del Real Decreto-ley 13/2010, en cuya virtud los nuevos funcionarios no ingresan en este régimen, las prestaciones a la que tienen derecho los funcionarios que ya pertenecen a él siguen creciendo. Con todo ello este régimen cubre las pensiones de jubilación, incapacidad, viudedad, orfandad y a favor de los padres de los funcionarios civiles del Estado (los llamados cuerpos nacionales), militares profesionales y algunas otras personas relacionadas con el Estado.
 
Es más, para jubilarse y empezar a percibir la pensión no es necesario hallarse en activo en el momento de la jubilación. Un funcionario puede jubilarse aunque esté en excedencia o haya perdido su condición de funcionario. El derecho a percibir pensión de Clases Pasivas no está condicionado por haber cotizado en un periodo inmediatamente anterior a la jubilación, ni prescribe por no solicitar la pensión a tiempo, ni por faltas o delitos que supongan perder la condición de funcionario o de militar de carrera. Para obtener una pensión de Clases Pasivas, como regla general, se necesita tener reconocidos un mínimo de 15 años de servicios al Estado, el llamado periodo de carencia, lo que hace que muchos trabajadores incluso funcionarios que estén cotizando por el régimen de la Seguridad Social tengan derecho a esta pensión en ocasiones como una segunda remuneración perfectamente compatible con otra de mayor o menor cuantía.
 
Un aumento del 61%
 
Todo ello se refleja perfectamente en el siguiente cuadro en el que se resume como el gasto de esta clase de pensiones se ha disparado un 61% en los últimos años hasta los 12.642 millones de euros y las 612.206 pensiones presupuestadas para el 2014 frente a las 599.656 pensiones por un importe de 7.844 millones que se pagaron en el año 2005.
 
 
 
Pensiones casi estables (poco más de un 2% de crecimiento), pero de un importe creciente como pueden comprobar en el siguiente cuadro en el que se resume la nómina de enero por tipo de prestación e importe. La media de pensión de 1.466 euros es superior a la de las pensiones en general, entre las que destacan las de los jubilados civiles y retirados militares sujetos a la Legislación de 1 de enero de 1985, ya no sólo por el número de pensiones vigentes (276.839 y 78.070 respectivamente), sino por unas pensiones medias de 2.029 euros y 1.989 euros respectivamente que hace que en un solo mes ambos colectivos reciban 717 millones de euros. Mucho dinero a pagar por unos cotizantes a la Seguridad Social con nóminas más menguadas y con unas perspectivas de percibir mucho menos cuando llegue su jubilación.