Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

El futuro de Honda en la Fórmula 1 depende de lo que ocurra en los dos próximos meses

Julio 19, 2017
Fernando Alonso Honda

Rumores, noticias negativas más o menos contrastadas, y discusiones en el seno del equipo con palabras subidas de tono. Esto es lo que rodea a uno de los retornos más esperados de la Fórmula 1 y que se ha tornado en uno de los quebraderos de cabeza más grandes del deporte en las últimas décadas. El último runrún que ha corrido como la pólvora por el paddock es que Honda baraja abandonar la especialidad al final de esta temporada. Se calcula que los japoneses han enterrado la friolera de alrededor de ochocientos millones de euros hasta el día de hoy en su proyecto, y en lugar de victorias, lo que han acumulado son récords en abandonos, cabreos y malas caras.

De forma habitual el espíritu japonés es tendente a aguantar el chaparrón hasta que den la tecla, con la que generalmente suelen dar con el tiempo. El problema es que todo desarrollo en la actual configuración del motor de seis cilindros y con sistemas regenerativos tiene fecha de caducidad. La planta motriz que impulsa los Fórmula 1 de la presente temporada acabará su ciclo vital en el año 2020, y se estudia que incluso pueda liquidar un año antes. De ser así, todo esfuerzo e inversión en hacer crecer el actual propulsor tendría una vida de apenas dos temporadas. Invertir recursos y tiempo en dotar de la potencia y fiabilidad de la que carece puede ser inútil a nivel de resultados contundentes en este periodo mientras que ese mismo esfuerzo bien podría ser encauzado a la siguiente generación de motores.

Los futuros propulsores de la Fórmula 1

La Fórmula 1 quiere unos propulsores más sencillos, más baratos y que suenen más. Las líneas generales aún no están escritas, pero todo apunta a que se va a dar continuidad al actual bloque de combustión con un V6 de 1.600cc, eliminar el regenerador térmico (MGU-H), permitir y posiblemente ampliar la capacidad del cinético (MGU-K), y probablemente dotar al conjunto de un turbocompresor doble con el que compensar la pérdida de potencia del elemento desaparecido. Los motores serían así más sencillos y baratos de construir, con tecnologías ya dominadas, asumibles por fabricantes independientes, y algunos actuales como Honda podrían dejar atrás sus problemas.

A pesar de que los resultados tarden en llegar los japoneses se esfuerzan y la tercera evolución de su planta motriz ha avanzado algo en el plano de la potencia. Con las anteriores, Fernando Alonso se quejaba amargamente de la escasa caballería de su coche, pero con pasos cortos Honda va reparcheando estas carencias. La Spec-3 del RA617H ha aportado algo de potencia y atrás parecen haber quedado los hasta tres segundos de diferencia que les separaban en entrenos de los mejores en las primeras pruebas del calendario; ese arco parece haber quedado por debajo de los dos segundos. Cierto es que en la tanda clasificatoria aún les queda por mejorar, pero a pesar de acabar decimoprimero en Silverstone, Stoffel Vandoorne rodó casi toda la carrera en los mismos tiempos de los que alcanzaron la zona de puntos. Alonso por su parte recibió un cambio de motor completo, lo que le obligó por sanción a tomar la salida el último y durante el tiempo que se mantuvo en pista pudo escalar puestos, lo que hace pensar que con pequeños pasos ese motor va adquiriendo un aspecto más cercano a lo deseable. Su desgracia fue que pasados dos tercios de carrera su mecánica desfalleció con una falla en la bomba de gasolina que le hacía perder potencia. Decidió parar su bólido en boxes en la vuelta treinta y cuatro, donde el asturiano se bajó cariacontecido de su MCL32 cuando avanzaba con ritmos más que decentes tras una excelente salida.

Fuertes rumores de abandono

Otro elemento de juicio que ayuda a ser relativamente optimista es que el monoplaza de Fernando consiguió el decimotercer mejor tiempo de la Q2 en los entrenamientos clasificatorios, con sólo dos coches por delante de él para poder llegar a la Q1, la zona de puntos desde la salida en parrilla. Si eliminamos los registros del inalcanzable trio Mercedes-Ferrari-Red Bull, Alonso colocó su coche a poco más de un segundo de Hulkenberg ‘el mejor de todos los demás’, lo que no es ni mucho menos óptimo, que, aunque sigue siendo un registro pobre no es un desastre como sí lo era al inicio de temporada. Las miras del equipo están puestas en la próxima carrera de Hungría donde su déficit de potencia puede quedar enmascarado gracias a un trazado favorable con mucha curva cerrada y rectas cortas, donde la potencia es menos relevante.

En principio los japoneses echan sus cuentas como si en 2018 siguieran trabajando, pero existen fuertes rumores de que podrían abandonar ‘el circo’, al menos temporalmente. De la misma manera y sin previo aviso se marcharon en 2008, y un año después salió por la puerta de la misma manera Toyota, sin importarles demasiado las fuertes inversiones que hicieron hasta ese día. Hay quien piensa que podría ser una retirada táctica para ponerse manos a la obra con el motor que veremos en 2021, prolongación del actual, pero con los cambios estructurales citados. Otro elemento distorsionador en la situación de Honda en la F1 deriva de una poco explicada situación en la escudería Sauber.

Sauber y su renuncia a los motores Honda

Antes del verano se anunció que en 2018 el equipo suizo llevaría estos motores, pero algo debe haber pasado en el seno del equipo cuando su directora y ex propietaria Monisha Kalterborn ha salido con cajas destempladas sin causa aparente y en su lugar los propietarios han colocado a Fredy Vasseur, anteriormente responsable de Renault. El rumor que ambas partes niegan es que el año próximo, y tras haberlo anunciado, no irán equipados con motores Honda, y rápidamente muchos han hilado la idea con una posible incomparecencia oriental en este plano en la temporada venidera. Si sumamos a esto que Alonso ha pedido públicamente a McLaren que decida lo antes posible acerca del motor que van a tener para el año próximo, tenemos el caldo de cultivo perfecto para alimentar otro insistente rumor que apunta a que, tras Hungría o Bélgica, las próximas carreras, McLaren y Honda podrían anunciar su divorcio. Las dos partes lo niegan, obviamente, y las críticas del equipo al motorizador se han atemperado basta en las últimas semanas, pero han de tomar una decisión en base a las mejoras que prevean puedan llegar. Las más recientes ayudan, pero no son determinantes y se está muy pendiente de lo que pueda traer la llamada Spec-4. De ello dependerá una decisión radical, o continuidad, y tras ello Alonso tomará la suya, aunque viendo el mercado tampoco hay mucho espacio donde elegir.

José M. Zapico

@VirutasF1