Menú Portada

El fútbol está en peligro: Jorge Valdano y Raúl González Blanco, nuevos objetivos del madridismo recalcitrante

Diciembre 7, 2016

Ex entrenador y ex jugador fueron criticados pos sus comentarios durante el clásico

valdano-raul-bein

El madridismo más corrosivo sigue buscando víctimas. Con Casillas lejos de España (las críticas tienen que ser mucho más espaciadas) y con futbolistas como Isco rindiendo a un gran nivel, los elegidos ahora son Jorge Valdano y Raúl González Blanco. Ambos ejercieron de comentaristas durante el clásico y cometieron el grave pecado de alejarse del forofismo, algo que el sector merengue más radical no puede perdonar. En el posible penalti de Mascherano a Lucas Vázquez, los dos convinieron en que sí parecía pena máxima pero que el colegiado se puedo echar para atrás porque la jugada se produjo al comienzo del choque (minuto 3). Ellos esperaban una diatriba propia de los bárbaros e impropia –por ende- de dos profesionales de este calibre.

En este escenario es normal que se sucedan las confusiones. Abelardo, el técnico del Sporting, exigió a un periodista que fuese aficionado del club asturiano para informar. El comunicador justificó la actitud del entrenador, asegurando ser socio desde niño. Así, los propios trabajadores de los medios caen en la trampa de los que intentan convertir esto en un circo romano. El problema es que existe una gran cantidad de aficionados que compran este discurso. Si Valdano (como jugador, entrenador y directivo) y Raúl estuvieron en el Madrid -piensan- tienen que comportarse como hooligans en las retransmisiones. El criterio, está claro, queda en un segundo plano.

El fútbol está en peligro

Lo que se está perdiendo por el camino es el mismo fútbol. Raúl está empezando su camino como comentarista y aún le faltan cosas pero Jorge Valdano es una de las personas que mejor sabe transmitir lo que ocurre en el terreno de juego con la palabra. Tiene el don de embellecer un juego en el que 22 tipos patean una pelota. Y posee un amplísimo conocimiento del mismo. Convierte algo aparentemente vulgar en pura cultura. Y aun así algunos se lo quieren cargar. Al igual que ocurre con los grandes futbolistas (Messi, Cristiano, Griezmann), si atentamos contra los grandes comunicadores del planeta fútbol, estamos atentando contra el fútbol mismo.

Nunca me ha gustado dar lecciones de nada (menos de periodismo). Suelo huir de las críticas a compañeros. No obstante, tampoco rehúyo las polémicas y respeto el periodismo que se basa en ellas. Pero con algunos mensajes no voy a transigir. Creo que el fútbol está en peligro. Podemos estar o no de acuerdo con las opiniones de cada cual, debemos exigir el conocimiento del reglamento y de aspectos técnicos, tácticos y estadísticos. Pero en el momento en el que exigimos que un profesional apoye a tal o cual equipo, en ese mismo momento, estamos colocando al periodismo deportivo y el fútbol en grave peligro.

Con esto no quiero decir que únicamente haya lugar para el aspecto más enciclopédico del fútbol. Ni mucho menos. Que sigan los piques en los bares, los rumores de fichajes, las especulaciones de las alineaciones una semana antes del partido, incluso las polémicas arbitrales. No perdamos la salsa del fútbol. Pero, por favor, tampoco nos lo carguemos.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99