Menú Portada
La entidad gallega podría estar vendida entre septiembre y octubre de este año, debido al interés que despierta

El FROB contratará dos bancos de inversión para vender Novagalicia y Catalunya Caixa

Julio 1, 2013
pq_936_novagalicia-oficina-vigo.jpg

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) va a contratar a dos bancos de inversión para que realicen un análisis de las dos entidades que mantiene en proceso de resolución, Novagalicia Banco y Catalunya Caixa, con el fin de ponerlas a la venta, aunque no hay un plazo definido para su salida al mercado.

Según han explicado fuentes del FROB, Novagalicia será la primera entidad en salir a la venta, debido al interés que ha generado entre compradores nacionales e internacionales. “Se ha mostrado un interés genuino, son entidades potentes, con experiencia financiera importante”, han dicho. Será el Banco de España el que finalmente determine qué entidad se convertirá en el comprador definitivo.

“Novagalicia podría ser vendida claramente antes de final de año, posiblemente entre septiembre y octubre”, han añadido las fuentes, al tiempo que han indicado que antes de que salga al mercado podría haberse puesto fin al proceso de desinversión de algunos de sus activos.

También señalado que la contratación de estos bancos se cerrará esta semana o la semana que viene y han apuntado que cada uno de ellos cobrará 700.000 euros por realizar estos trabajos de análisis. En el caso de que sean los mismos bancos los que también se encarguen del proceso de venta, percibirán 300.000 euros adicionales.

La función de estos dos bancos de inversión será analizar los balances de Novagalicia Banco y Catalunya Caixa e identificar las contingencias que más pueden preocupar a un potencial comprador, cuantificarlas y proponer fórmulas para minimizar su impacto negativo en el proceso de desinversión. Una vez finalizado este proceso de análisis y confirmado el interés por parte de los potenciales compradores, se podría abrir un proceso formal de venta.

“El FROB invertirá el tiempo necesario para conocer las contingencias de estos bancos y buscar la mejor alternativa posible para solucionarlas. No puede haber una operación fallida de subasta. Si se abre el proceso formal de venta es para poder vender las entidades”, han destacado las fuentes.

Entre estas contingencias se encuentran la morosidad, los activos fiscales diferidos, los acuerdos de banca seguros y una docena de elementos que ya se plantearon en la última subasta y ahora se pretenden analizar para ver qué garantía se puede aportar para minimizar el impacto en precio.

Buen momento para la venta

No obstante, han apuntado que ahora es un “buen momento” para iniciar la venta, “si después del proceso de análisis se considera que se puede vender la entidad”. “Este ejercicio va a generar valor, se vendan cuando se vendan. El FROB tomará las medidas necesarias para recuperar el dinero invertido en las entidades”, han manifestado.

Una vez que se haya iniciado ese trámite, se determinará si se incluyen medidas de apoyo financiero a los adquirientes, como la creación de un Esquema de Protección de Activos (EPA) u otras modalidades de garantía.

También será necesario analizar la estimación del impacto que va a tener en el capital el proceso de gestión de híbridos y el arbitraje de participaciones preferentes, así como la revisión de la pérdida esperada y la eliminación de las cláusulas suelo de los contratos hipotecarios de ambas entidades. En este caso, la más perjudicada es Novagalicia Banco.

Las fuentes han insistido en que las dos entidades están suficientemente capitalizadas y saneadas, por lo que descartan tener que pedir más capital a Europa. Sin embargo, han matizado que, en el caso de que hubiese necesidad, la cantidad de dinero que se inyectaría sería “muy poco significativa”.

Conclusiones de McKinsey

La contratación de estos dos bancos de inversión para realizar el análisis previo a la venta de las dos entidades es una de las conclusiones obtenidas del informe que realizó Mckinsey del proceso de venta (por el que ha cobrado 350.000 euros) y en el que se contemplaban otro tipo de actuaciones que han sido rechazadas.

Entre las descartadas se encontraba la posibilidad de integrar algunas de las entidades participadas por el FROB, –eliminada porque ampliaba el tamaño de las entidades–, la constitución de un holding, la venta troceada de las entidades y la creación de una unidad de resolución a la que habría que transferir algunos activos ´core´ y todos los ´non core´ como paso previo a la desinversión, pero, entre otras cosas, generaba “retos” de financiación.

Finalmente se ha optado por la contratación de los dos bancos de inversión para realizar el análisis previo a la venta y así garantizar que están listas para salir al mercado y que se colocarán con seguridad para evitar que vuelva a suceder lo ocurrido en la subasta de Catalunya Caixa.

A este respecto, las fuentes han puntualizado que no se ha contabilizado la pérdida de valor que ha sufrido Catalunya Caixa desde su fallida subasta, pero han defendido que una parte de la misma se corresponde con el incremento de la morosidad.

“El proceso no ha sido favorable para el sistema”, han recalcado las fuentes, que han resaltado que para evitar que la subasta vuelva a quedar desierta se abrirá un diálogo lo más productivo posible con los potenciales compradores durante el proceso de análisis. “Va a haber transparencia y objetividad y todos podrán ir al proceso formal de venta. No va a haber una solución negociada”, han matizado.

Fuentes del FROB han recordado que una vez abierta la primera fase del proceso se comprueba que las muestras de interés no llegan a concretarse, las entidades seguirán en solitario, ya que existe un plazo de cuatro años para poder venderlas.

“Si después del análisis se ve que no se puede vender, se intentará obtener un valor positivo, aunque no sea muy elevado, y minimizar la pérdida”, han concluido.