Menú Portada
España crecerá el 1,2% en 2009

El FMI recorta drásticamente el crecimiento de la economía española

Julio 17, 2008

El Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó hoy sus proyecciones de crecimiento del 1,8% para la economía española en 2008, pero adoptó un drástico recorte de medio en la estimación para 2009, que estableció en el 1,2%, lo que representa medio punto menos que en las previsiones de abril y supone el mayor recorte en la previsión de crecimiento entre los países analizados por la institución.

pq_568_solbes1.jpg

En concreto, el vicedirector del departamento de investigación del FMI, Charles Collyns, destacó en rueda de prensa que la economía española se enfrenta a una serie de dificultades derivadas del ajuste de su sector inmobiliario en combinación con el encarecimiento de los precios de los combustibles y el endurecimiento de las condiciones de acceso a la financiación. La actualización de las proyecciones para la economía mundial publicada por el FMI contempla un escenario en el que la economía se encuentra “atrapada” entre una abrupta desaceleración de la demanda en muchas economías avanzadas y un nivel creciente de inflación en todo el mundo, por lo que la institución prevé ahora que el PIB mundial crecerá el 4,1% en 2008, frente al 5% registrado en 2007, y pronostica un crecimiento del 3,9% en 2009.
Por otro lado, el FMI elevó la estimación de crecimiento para la economía de EEUU en 2008, hasta el 1,3%, ante los datos macroeconómicos mejores de lo previsto en el primer semestre, aunque el organismo continúa pronosticando una “contracción moderada” en la segunda mitad de 2008 a medida que descienda el consumo por el encarecimiento del petróleo y de los alimentos. Asimismo, de cara a 2009, el organismo internacional también ha mejorado su estimación para 2009, hasta el 0,8%, dos décimas por encima de la previsión de abril.
Sin embargo, pese a la desaceleración económica prevista por el FMI, la institución advierte de que la inflación está en aumento tanto en las economías avanzadas como en las emergentes y sugiere que “con este telón de fondo, la prioridad central de las autoridades es contener la creciente presión inflacionaria sin perder de vista los riesgos para el crecimiento”.
En este sentido, la institución apunta que en muchos países son los precios de los alimentos y los combustibles el principal impulso de la escalada de precios.