Menú Portada
Fin de semana calentito: Tambores de guerra en la ribera del Manzanares

El fichaje de Cristiano por Ramón Calderón supondrían 10,5 millones de euros en comisiones al Real Madrid

Abril 16, 2009

Dos por una. Hoy les ofrecemos dos informaciones donde habitualmente sólo llevamos una. Pero es que el fin de semana es muy largo y puede que movido en el Atlético de Madrid, con la movilización promovida por parte de sus seguidores contra los propietarios del club. A unos miles de metros de allí, en el Santiago Bernabéu, la cosa está más tranquila… de momento. Igual se revolucionan cuando se enteren que el cacareado fichaje de Cristiano Ronaldo por Ramón Calderón antes de dimitir supondría el pago de una comisión de nueve millones de euros. Florentino, el próximo presidente, ha dicho que “tururú”.

pq__cris.jpg

Comenzando por la casa blanca y sus futuro inmediato. Convocadas las elecciones para el 14 de junio, sabidos los requisitos para los aspirantes y dando por descontado que con dos dedos nos sobrará uno para contar los candidatos, la campaña mediática de los que no quieren que regrese Florentino –Grupo Prisa en cabeza- por motivos empresariales y personales, les está llevando a situaciones tan grotescas como decir que Eugenio Martínez Bravo sería el mejor presidente, que él ha sido el que ha cambiado los estatutos para acabar con la corrupción, y que tiene apalabrados un montón de fichajes de relumbrón. Ni una, no dan ni una. O mejor, lo saben y actúan así. Qué dirán cuando Bravo no se presente a las elecciones.
Al fin y al cabo son los mismos que han defendido a Ramón Calderón a lo largo de los dos años y medio de mandato, los que le han reído las gracias y le han tapado las tropelías. Y ahora venden que Cristiano Ronaldo ya está fichado por Calderón días antes de su dimisión. Las verdades a medias no son verdades. Efectivamente, Calderón llegó a un acuerdo con Manchester United y el representante del jugador, Jorge Mendes. En el mismo se estipula que si se cierra la operación el próximo mes de junio, el Real Madrid abonará 80 millones de euros al equipo inglés en concepto de traspaso, más su correspondiente IVA: 12,8 millones de euros. En total, 92,8 millones de euros por el traspaso.
A ese importe hay que añadirle otros dos conceptos con cargo a las arcas del Real Madrid: 9 millones de euros de comisión que se llevaría Jorge Mendes. Si la operación de este pago se hace de forma oficial, el IVA serían otros 1,44 millones. Total, 10,44 millones de euros por la comisión del portugués. Y para cerrar la operación, Cristiano Ronaldo percibiría por cada uno de los cinco años de contrato una media de 10 millones de euros libres de impuestos, con los incrementos anuales. Si lo dejamos en 50 millones, con los impuestos que tendría que pagar el club por el portugués, cada año de servicio saldría por 15 millones de euros. Total, 75 millones de euros. Sumamos todo: 178,24 millones de euros, o lo que es lo mismo, 35, 6 millones anuales de euros. ¿Cuántas camisetas y anuncios habría que hacer para rentabilizarle? Algo se va a quedar compuesto y sin comisión.

Tambores de guerra en el Manzanares 

Y mientras en el Real Madrid piensan en el futuro, en el Atlético es el presente el que les trae a mal traer, sobre todo porque no tiene mucha solución. Una importante parte de la masa social están hasta las narices de los dirigentes, de los trece años sin rascar bola, de los fichajes, de los traspasos y de los fracasos deportivos. El problema es que la familia Gil y Enrique Cerezo son los accionistas mayoritarios y contra sus decisiones no caben discursos.
Por ese motivo está rodando por la red una convocatoria de manifestación para el partido de mañana ante el Numancia. Nadie se atribuye la paternidad y a los que se le atribuye lo niegan. La nota dice así: “El sábado 18 de Abril de 2009 en el Estadio Vicente Calderón se enfrentan el Club Atlético de Madrid y el C. D Numancia en partido correspondiente a la jornada 31 de 1ª División de la Liga española. En dicho partido, los aficionados que así lo deseen están convocados a una protesta contra la actual Junta Directiva del Club Atlético de Madrid S.A.D”.
Y en la nota enumeran los motivos del hastío:
“1. Apropiación indebida del Club Atlético de Madrid reconocida por los Órganos de la Justicia española, que admite el delito, pero aclara que éste ha prescrito.
2. Falta de respeto por parte De Enrique Cerezo, Miguel Ángel Gil Marín y todos los miembros de la junta directiva. Esta falta de respeto se fundamenta en múltiples engaños (véase cantidades de euros gastados en fichajes, venta de jugadores, venta del Estadio Vicente Calderón…) sufrida durante los años en los que ha ejercido la actual directiva como tal.
3. Desprecios realizados durante muchos años por parte de la directiva hacia los propios seguidores de “su” propio club como por ejemplo los vertidos la semana pasada por parte de Enrique Cerezo en diversos medios de comunicación: “…esta afición lo que tiene que hacer es animar y silbar menos…” cuando habiendo descendido el equipo a 2ª División se duplicó el número de abonados, o después de hacer el peor partido en mucho años en Mallorca el estadio registra un lleno en la siguiente jornada.
4. La mayor racha negativa en toda la historia del Club Atlético de Madrid en cuanto a consecución de títulos se refiere, el último título obtenido fue la Liga te la temporada 95/96”.
La protesta consistirá en confeccionar pancartas en las que se expresen el deseo por parte de los aficionados en el cese de las actividades por parte de la actual directiva encabezada por M. A. Gil Marín y E. Cerezo. La entrada al estadio se producirá una vez transcurridos 10 minutos desde el comienzo del mismo, y en el minuto 15 y cada 15 minutos de encuentro, se realizarán pañoladas y cánticos en contra de la directiva.
Como ya ha dicho algún aficionado, “¿vas a hacer una manifestación para que El Corte Inglés tenga la política comercial que a ti te gusta? No. Simplemente, dejas de entrar a comprar al Corte Inglés.
Si los tontos de socios atléticos dejáramos de sacar abonos y de ir al campo, el club no sería negocio y entonces venderían y se irían. Hace cinco años que dejé de sacar el abono. Este año ya no he comprado ningún partido por televisión. Simplemente, estoy dejando de ser del Atleti, después de 50 años. Ya no me representa, con esos tíos ahí no me representa”. Una medida extrema, pero con más verdad que un santo.