Menú Portada

El F.C. Barcelona sí roba a España: Rosell, Bartomeu, Núñez, Messi, Neymar…

Mayo 25, 2017
Barcelona 23 05 2017 detencion del expresidente del Barca  Sandro Rosell Foto Ferran Nadeu

Dicen desde la Generalidad que España les roba. Pues los hechos y la Justicia demuestran lo contrario. El F. C. Barcelona, símbolo del independentismo, se ha mostrado como un auténtico defraudador, las acusaciones, juicios y detenciones no dejan de crecer.

No se recuerda una época así a nivel institucional en el Barcelona. Desde hace unos años, la judicialización del club no ha hecho más que crecer día a día: imputados, condenados, detenidos. Las informaciones se han ido sucediendo hasta llegar a un punto en el que no causan sorpresa. Pero la situación es realmente grave. Se puede decir que Sandro Rosell ha sido el primero en caer. Es paradójico que una de sus promesas electorales fuera, precisamente, sanear el club. Pero parece que lo que ha saneado ha sido otra cosa. Concretamente 15 millones de euros procedentes de la venta de derechos del fútbol brasileño. Todo esto guarda cierta relación con los escándalos de corrupción de la FIFA y digamos que es complementario al ‘caso Neymar’. Sí, ese caso que también hizo que imputaran (y acusaran) a Bartomeu y al propio Barcelona. El presidente de la entidad azulgrana y el propio club corrieron igual suerte en el caso de los columbarios.

Imagen devaluada casi al mínimo

Lo que se viene demostrando, pues, es que actualmente que se impute al Barcelona entra dentro de la normalidad. La imagen de la entidad blaugrana está devaluada casi al mínimo. La situación se ha tornado especialmente grave a partir de los mandatos de Rosell y Bartomeu. Con Joan Laporta el club estaba mucho más politizado (al menos frontalmente) pero sus problemas con la Justicia eran sensiblemente menores. Ahora nadie se salva en una directiva experta en buscar culpables ajenos. Aunque no hay que olvidar que el que dominó el F.C. Barcelona durante muchos años, Josep Lluís Núñez, sigue en prisión, aunque disfrute de régimen abierto. La Audiencia de Barcelona le condenó junto a su hijo en julio de 2011 a seis años de cárcel por sobornar a inspectores de Hacienda para eludir el pago de impuestos de los beneficios obtenidos por el grupo constructor que administran

A pesar de todo esto, curiosamente, en el plano deportivo el equipo ha logrado -hasta ahora- sobreponerse. El triplete de Luis Enrique llegó en pleno temporal judicial, algo que sin duda tiene mucho mérito. Parece que la suerte se acabó en la presente campaña, donde el Barça únicamente puede ganar la Copa del Rey.

Teoría de la conspiración frente a una clara realidad

Desde hace tiempo, la defensa de la directiva del Barcelona se ha centrado exclusivamente en aludir a una persecución de los poderes centrales difícil de creer. En la época más negra a nivel institucional del club culé, a Bartomeu y compañía sólo se les ocurre esconder la cabeza y buscar excusas que a veces suenan hasta pueriles. Conscientes quizás de que ellos no pueden servir de ejemplo para nadie, incluso han llegado a respaldar campañas públicas a favor de Leo Messi, algo que indignó a una gran parte de la sociedad.

Pero todo puede ir a peor. El juicio oral contra Bartomeu, Rosell y Neymar por el caso ‘DIS-2’ puede suponer el golpe de gracia para una directiva que, sorprendentemente, tampoco parece tan debilitada en el entorno azulgrana. Se echa en falta, desde luego, una oposición activa que intente limpiar el nombre del Barcelona.

El ‘caso Messi’ tampoco ayuda

El Tribunal Supremo ratificó la condena sobre Leo Messi de 21 meses de cárcel por evadir 4,1 millones de euros al fisco español. A diferencia del caso Neymar, se trata de un caso diferente. Messi es una persona privada que no actúa en nombre del Barcelona, aunque el club no ha dudado en defender a su estrella. Su actuación no ha sido la correcta y la Justicia le ha condenado por ello. Es importante recordar que el argentino ya ha pagado lo que debía y una multa añadida. Es verdad que su caso junto con el de otros jugadores de la disciplina blaugrana (como Mascherano) no hacen sino acrecentar la mala fama de la institución. Convengamos también, por otra parte, en que resulta cuando menos curiosa la diligencia y rapidez con la que se ha abordado el caso de Messi y el hermetismo que existe en torno a las acusaciones sobre Cristiano Ronaldo. Pero eso ya es otra historia.

El caso es que es muy difícil que un club con esa directiva pueda afear la conducta de cualquiera de sus jugadores que tengan problemas con Hacienda. Y es que al final, el #TodosSomosMessi tenía su parte de fundamento. Para el Barça esto es su pan de cada día. Y este año, para colmo, no hay Liga ni Champions que puedan taparlo. Es la época más negra de una de las instituciones más importantes del planeta fútbol.