Menú Portada
Díaz Ferrán da varias cacerías cobradas a precio de rey a pesar de tener embargadas sus propiedades

El ex presidente de la CEOE vacía sus fincas de caza

Febrero 1, 2011

Podía tratarse de un presunto alzamiento de bienes
El  Juzgado Mercantil número 12 de Madrid decretó el pasado mes de noviembre el embargo preventivo de bienes de Gerardo Díaz Ferrán


El ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha dado durante los dos últimos meses al menos tres cacerías en su finca toledana de “El Alamín”, situada en la provincia de Toledo, a pesar de tener embargadas sus propiedades por parte de la Justicia española debido a la quiebra de su grupo de empresas lideradas por Viajes Marsans. Según fuentes consultadas por este periódico, este hecho podría tratarse de un presunto alzamiento de bienes. Con estas cacerías, cobradas a precio millonario, Díaz Ferrán ha vaciado sus fincas de caza, por lo que apenas quedan ya animales. En estas cacerías se han batido además récords de España de caza mayor, ya que entre los ciervos abatidos se encontraban algunos animales de medalla.
 
Se da la circunstancia que el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid decretó el pasado mes de noviembre el embargo «preventivo» de ciertos bienes del ex presidente de la patronal española y de su antiguo socio, Gonzalo Pascual, ex dueño de la compañía aérea Spanair, para cubrir el déficit patrimonial de Viajes Marsans, que asciende a cerca de 500 millones de euros. La magistrada Ana María Gallego ordenó el embargo preventivo de varias fincas propiedad de Díaz Ferrán y de otras varias de Gonzalo Pascual, así como de las cuentas y los depósitos de que disponían ambos empresarios por un valor total de 834,6 millones. Se trataba del segundo embargo preventivo sobre el otrora poderoso empresario, ya que existe otra decisión judicial similar en relación a la quiebra de la aerolínea Air Comet. 

Dinero en metálico

 
Entre las fincas embargadas figuraba la que el ex presidente de la CEOE posee entre los términos municipales toledanos de Mentrida y la Torre de Esteban Hambrán, y conocida como “El Alamín”, donde se han celebrado las cacerías y que inicialmente tenía una extensión de 4.000 hectáreas, aunque vendió parte y se quedó con unas 1.500 hectáreas. En el caso de su socio, Gonzalo Pascual, éste dispone de una finca en Navahermosa (Toledo), llamada El Sauceral, con una superficie de 523 hectáreas, según el Registro de la Propiedad. La titularidad la comparte con su esposa.

Como ya publicó en su día Extraconfidencial.com, Díaz Ferrán pagó las obras de su finca “El Alamín” a través de dinero en metálico. Según obra en un sumario, existen conversaciones telefónicas entre el ex presidente de la CEOE y un directivo de su compañía de ocio y transporte en las que se hablaba de pagar 30 millones de pesetas presuntamente en “dinero B” a Ricardo Carreño Ferreiro, hermano del yerno de <strong>Gerardo Díaz Ferrán, y encargado de las obras en la finca “El Alamin”. Entre los ilustres visitantes que han pisado durante estos años con asiduidad “El Alamín” se encuentra el que fue Ministro de Fomento y vicepresidente del Gobierno Aznar, el asturiano Francisco Álvarez Cascos, muy amigo de los dos socios.
 
Multimillonario patrimonio
 
Las dos principales sociedades patrimoniales del ex presidente de la CEOE, en las que tenía guardado su gran tesoro cinegético, son Holdisan Inversiones e Inversiones Grudisan. Esta última, con unos activos de 42,63 millones de euros al cierre de 2007 (último ejercicio con datos disponibles en el registro Mercantil), controlaba una empresa de caza y captura de animales (Pulpi), además de servicios agrícolas y ganaderos (Arroyo de Mosalva) y el comercio de materiales de construcción (Castillo Alamín y Lardisan).
El patrimonio amasado por Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual durante estos años de dominio empresarial ha sido inmenso. Así, poseen además diversas propiedades en las Islas Baleares. Por ejemplo, el ex máximo responsable de la CEOE es propietario de una vivienda en la lujosa urbanización de Bendinat, a las afueras de Palma de Mallorca, muy cerca del conocido Puerto Portals, así como de otras propiedades en la zona de Cala D´or.
 
También es titular de otra propiedad en la Isla de Menoría, donde tenía amarrado un yate de gran lujo, “Leuqar” –el nombre de su mujer Raquel leído al revés-, con más de 30 metros de eslora y valorado en unos 8 millones de euros. Este yate se encontraba atracado en una concesión que gestionaba una de sus empresas, Trapsa Yates, vinculada también con el caso de corrupción Palma Arena. Asimismo, los dos empresarios son propietarios de viviendas en la exclusiva zona de “El Viso”, en Madrid, y de vastas fincas en Argentina, donde gestionaron durante bastantes años la compañía Aerolíneas Argentinas.

Juan Luis Galiacho