Menú Portada
Exclusiva: La acusa de haberle sido infiel con Dani Güiza

El ex novio de Rocío Aranda rompe su silencio: “Por su culpa pasé de ser futbolista a fregar vasos en un hotel”

Junio 4, 2009

No corren buenos tiempos para la ex de Dani Güiza. Oliver, el que fuera su novio, asegura que Rocío Aranda le dejó prácticamente arruinado.

pq_792_rocioaranda.jpg

Saltó a la palestra el día en el que denunció públicamente que Dani Güiza no ejercía de padre con su hijo Cristhian. Desde aquel entonces, Rocío Aranda se ha convertido en rostro habitual en programas de televisión dedicados a la prensa rosa. Sus incontables apariciones públicas, así como sus durísimas acusaciones la han situado en el ojo del huracán. Quizás, por eso, hay quien ha decidido desgranar sus vivencias al lado de la morena. Le toca el turno a Oliver, ex futbolista del Cádiz, que durante cinco largos años fue novio de Rocío. Su testimonio perfila a una mujer sin sentimientos a la que únicamente le interesa el dinero de sus parejas. Y lo que te rondaré morena, pues asegura que todavía tiene mucho que airear sobre la personalidad de su ex novia.

Según Oliver, la jerezana siempre quiso encontrar a un hombretón con elevado nivel adquisitivo que pagara sus carísimos caprichos: “Vive por encima de sus posibilidades, está claro que ella únicamente piensa en el dinero y en cómo puede conseguir ganar más. Su objetivo no era otro que tener una relación con un futbolista que le mantuviera” y puntualiza: “Rocío tiene un don muy importante: el de convencer con sus argumentos. Es una encantadora de serpientes que, al final, acaba convenciendo al que tiene enfrente”. Para el futbolista, Rocío es la culpable de que su vida se truncó el día en el que Aranda dejó de pagar el préstamo que ambos pidieron para probar suerte en Palma de Mallorca: “Ella es la culpable de que yo ahora no esté en un club de futbol, pues yo era una gran promesa del deporte rey. Me rompió el sueño en mil pedazos y eso yo no lo puedo olvidar. Por culpa de ella pasé de ser deportista a fregar vasos en un hotel”, concluye.

Oliver, recién casado con una mujerona de aspecto apetecible, insiste en que su enfrentamiento con Rocío acabó en desgracia el día en el que el banco le embargó su nómina: “¡Me lo quitaron todo! Ella dejó de pagar y a mí me quitaron mi sueldo cuando yo no tenía nada que ver en esa historia”. Eso sí, parece ser que en más de una ocasión Rocío intentó saldar su supuesta deuda: “Me llamó y quiso solucionarlo pero, al final, se fue de rositas sin abonar todo lo que me debía. Siempre actúa igual cuando hay dinero de por medio”. No sólo eso, pues sorprendentemente asegura que hubo un tiempo que en su relación fueron tres: “Ella empezó su romance con Guiza mientras estaba conmigo. Me fue infiel, traicionó mi confianza”. Además, por si fuera poco, Oliver cuenta que Rocío miente cuando afirma que conoce al delantero del Fenerbaçhe desde pequeños: “¡si se lo presenté yo una noche en Palma de Mallorca! Yo lo conozco desde hace muchos años y lamento todo lo que le está pasando. Rocío está machacándole y eso al final le va pasar factura en el terreno de juego”.  A pesar de los pesares, la versión de la Aranda es muy distinta: “Todo lo que dice es incierto, tanto es así que él sí que me fue infiel a mí”. Cosas de casa.

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com