Menú Portada
Cobraba, además del sueldo oficial con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, una prejubilación del BBVA

El ex director de Comunicación de la Casa Real, Javier Ayuso, percibió dos retribuciones mientras ejerció su cargo en Zarzuela

Agosto 31, 2014

A la pregunta “nos gustaría conocer cuál es el salario bruto anual que su persona percibe en relación a su cargo actual o, en su defecto, dónde podríamos consultar esta información”, su respuesta fue escueta y concisa: “Esa es una información privada”
“Todos los empleados que se han acogido a los planes de prejubilaciones anticipadas de las empresas privadas, incluido BBVA, acuerdan por contrato recibir un porcentaje de su salario hasta llegar a la jubilación efectiva. Ese es exactamente mi caso, del que informé puntualmente en su momento a la Casa de S.M. el Rey e informo anualmente a la Administración al presentar mi declaración anual”, respondióel entonces jefe de Relaciones con los Medios de la Casa Real
El Banco presidido por Francisco González se negó a responder si autorizó a Javier Ayuso para realizar un trabajo remunerado en Casa Real manteniendo el pago de prejubilación acordado en su día con la entidad


Era, ¿es?, un hombre con mucho poder. Su nombre: Javier Ayuso Canals. A ustedes quizás no les diga nada porque, entre otras cosas, nunca ha dado la cara, pero sí la Casa Real por él, aunque antes lo hizo Francisco González, presidente del BBVA. Como culminación de su carrera profesional, el 7 de febrero de 2012 era nombrado jefe de Relaciones con los Medios de la Casa del Rey en sustitución de Ramón Iribarren Udobro. Una etapa difícil para la familia real española con el Caso Noos, la cacería de elefantes del rey emérito Juan Carlos I en Botsuana, la aparición inesperada de Corinna, temas que aún, a día de hoy, colean. Difícil tarea le queda al nuevo Director de Comunicación designado por Felipe VI, Jordi Gutiérrez.

La designación de Javier Ayuso suscitó en su día cierta polémica por ser un periodista, según algunos medios de comunicación, “afín” al Grupo PRISA. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, fue director de Comunicación e Imagen del BBVA, director del periódico Cinco Días y jefe de la sección de Economía y Laboral de la Agencia EFE. Pero además, entre septiembre de 1988 y febrero de 1989, fue corresponsal económico de El País. Tras la compra de PRISA del Grupo Estructura, se convirtió en director de Publicaciones del mismo. 
Se incorporó de nuevo a El País en marzo de 1990 para ocupar los puestos de redactor jefe de la edición dominical y de la sección de Sociedad.

Salida en falso del BBVA

Pero su salida de la entidad financiera presidida por Francisco González no fue demasiado amistosa. Según publicó en su día el diario digital Hispanidad.com el 11 de marzo de 2009, “FG le regatea a Javier Ayuso los 12 millones que le ofreció por marcharse. El cierre de la operación se retrasa por razones pecuniarias”. Y eso que, además de ser designado director de Relaciones Institucionales de Argentaria y, tras su fusión con BBVA, se convirtió en director de Comunicación e Imagen, fue miembro de su comité de dirección, y desde mayo de 2005, vicepresidente segundo del Patronato de la Fundación del Español Urgente (Fundéu-BBVA).

El caso es que Extraconfidencial.com supo que Javier Ayuso Canals percibía, mientras desempeñó su cargo como director de Comunicación de la Casa Real dos retribuciones: un sueldo oficial procedente de los Presupuestos Generales del Estado y una segunda consistente en prejubilación del BBVA. Este periódico contactó con Zarzuela para confirmar la información. Así, se remitió un correo electrónico con la siguiente pregunta: “¿Cómo justifica que, según la información que obra en nuestro poder, su persona se encuentre cobrando retribuciones económicas del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) del que fue nombrado director de Relaciones Institucionales de Argentaria hace 17 años, además de percibir sus honorarios como director de Comunicación de la Casa Real?”.

El sueldo oficial, una cuestión privada

La respuesta no dejaba lugar a dudas: “Le informo de que todos los empleados que se han acogido a los planes de prejubilaciones anticipadas de las empresas privadas, incluido BBVA, acuerdan exactamente mi caso, del que informé puntualmente en su momento a la Casa de S.M. el Rey e informo anualmente a la Administración al presentar mi declaración anual”. Posteriormente, se le dirigió un segundo correo en el que textualmente se le decía: “Agradeciéndole de antemano su pronta respuesta a nuestro correo, nos gustaría conocer cuál es el salario bruto anual que su persona percibe en relación a su cargo actual de directorde Comunicación de la Casa Real o, en su defecto, dónde podríamos consultar esta información</em>”. La respuesta, escueta y contundente: “Esa es una información privada”. Vamos, que de la prometida Ley de Transparencia, nada de nada.

Con toda esta información nos dirigimos al director de Comunicación del BBVA, Ignacio Moliner Reboredo, para conocer si en su momento, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria dio permiso al señor Javier Ayuso para realizar un trabajo remunerado en Casa Real manteniendo el pago de prejubilación acordado en su día con la entidad”. El silencio por respuesta.

Esperemos que, esta vez sí, las promesas de Su Majestad Felipe VI en cuanto a transparencia informativa se cumplan y se eviten así situaciones como esta que tan solo conducen a la confusión. Estas fueron sus palabras en su discurso de posesión, el pasado 19 de junio: “La Corona debe buscar la cercanía con los ciudadanos, saber ganarse continuamente su aprecio, su respeto y su confianza; y, para ello, velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social“. El monarca adquiría un compromiso para aumentar la rendición de cuentas y limpiar la dañada imagen de la monarquía española, que actualmente atraviesa sus peores registros históricos de popularidad.