Menú Portada
Las transacciones preveían un futuro aumento de edificabilidad por el Ayuntamiento de 16.549 metros cuadrados

El ex alcalde socialista de Mijas benefició a promotores inmobiliarios por importe de 700.000 euros

Septiembre 10, 2007

Agustín Moreno escrituró tres parcelas del Hipódromo en Málaga para ocultar la operación
 
Pese a su revalorización, el ex alcalde y su socio en la sociedad municipal, vendieron los terrenos más baratos que dos años antes cuando aún estaba en construcción


Lo de Mijas no tiene nombre… o quizás sí. Los hechos comenzaron con un trato “especial” por parte del ex alcalde socialista, Agustín Moreno, hacia la empresa británica Carrera Enterteinment Corporation, para gestionar el Hipódromo Costa del Sol. Como nadie intervino se sucedieron las presuntas irregularidades: conciertos clausurados y apropiación del dinero de las entradas por parte de la empresa Seebrezade; registro policial y cierre de sus terminales de apuestas “ilegales”; y, finalmente, el embargo de Hacienda de todos sus créditos por una deuda con el erario público de 674.775 euros, como adelantó ayer extraconfidencial.com.
Todo esto acontecía mientras una cláusula del “desconocido” contrato facultaba al consistorio para fiscalizar semestralmente su gestión y retirar la concesión. Un paisaje favorecido por el “dimitido” edil socialista, que en ese entonces presidía la sociedad Recursos Turísticos de Mijas y, más en la sombra, por María del Mar Rodríguez Padial, por esas fechas gerente de esa sociedad.
 

La testaferro perfecta

A María del Mar la contrató Agustín Moreno como gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Mijas, fechas antes de su “cese” en la alcaldía. ¿Su testaferro? Fue precisamente ella la enviada al aeropuerto, tras la clausura policial de las terminales de apuestas del recinto hípico, para recoger a Steven Evans, cabeza visible del holding británico Carrera-Global Tote, responsable de su gestión y explotación. Como informó en ediciones anteriores extraconfidencial.com, “viéndose posteriormente los tres en dependencias ajenas al Hipódromo y al Ayuntamiento”.
 
Pero la investigación continúa y cada día aparecen nuevas sorpresas sobre el reparto parcelario entre promotoras urbanísticas de los diversos sectores municipales de la Urbanización “El Chaparral”, gestionados por Recursos Turísticos de Mijas, presidida por el entonces alcalde Agustín Moreno, cuya venta sirvió para financiar la construcción del recinto hípico Costa del Sol. Nuevas luces para la investigación, y muchas sombras.
 

Un contrato leonino

Según consta en la cláusula novena del contrato de adjudicación firmado entre el ex alcalde Agustín Moreno, en su calidad de presidente de la sociedad municipal responsable del recinto, Recursos Turísticos de Mijas S.A. y su adjudicatario, el consistorio estaba facultado para fiscalizar semestralmente las cuentas de la empresa y para retirar la concesión en caso de impago. “Las partes intervinientes se reunirán al menos cada seis meses, con objeto de que la entidad arrendataria -establece dicho acuerdo- acredite ante la arrendadora, por medio de la documentación pertinente, estar al día en pagos a la Seguridad Social, nóminas de trabajadores, pagos a compañías suministradoras… En el caso de que la arrendataria hubiere dejado de abonar alguno de los gastos o impuestos aludidos la entidad arrendadora podrá dar por concluido y resuelto este contrato”,
 
Es la prueba más flagrante que el dimitido alcalde del PSOE Agustín Moreno, tras los balances negativos aportados en los últimos años por “sus” gestores, podía haber intervenido y fiscalizado las cuentas de Carrera Enterteinment Corporation. Pero no lo hizo. ¿Por qué y a cambio de qué el ex alcalde Agustín Moreno y su sucesor permitió a los gestores del recinto hípico mijeño llegar hasta aquí?.
 

Denuncia del PP ante la Fiscalía

Ángel Nozal, portavoz del PP en Mijas, aseguró a extraconfidencial.com que su partido llevará a la Fiscalía Anticorrupción, “todas las irregularidades detectadas en la venta de terrenos municipales adyacentes al Hipódromo, confiando en que ponga fin a esta sucesión de escándalos que afectan a un recinto que corre el peligro de quedarse sin carreras”.
 
Pero, el escándalo sobre la concesión de la gestión del Hipódromo a la insolvente entidad Carrera Enterteinment, mediante un concurso donde sólo compareció esta sociedad, se queda corto a medida que aparecen nuevos datos sobre los terrenos municipales gestionados, administrados y vendidos por Recursos Turísticos de Mijas.
 
Según la investigación desarrollada por extraconfidencial.com, en el año 2000, la mayor parte de los terrenos incluidos en el sector del Hipódromo se vendieron a Armilar S.L. (empresa ligada a La Caixa de D´Éstalvis i Pensions de Barcelona). Un subsector se adjudicó a la empresa Newlar, S.L. y otro se permutó por obra a Sando. El precio para todos los sectores, se aprobó en el Consejo de Administración de la sociedad municipal celebrado en ese ejercicio. En el mismo se estableció la cantidad de 35.000 de las antiguas pesetas m2 por techo edificable (210,35 euros). Un año después, en 2001, fueron documentadas todas las ventas excepto tres subsectores o parcelas (las S21, S62 y S63), que no pudieron formalizarse al no estar inscritas sus titularidades anteriores y que quedaron como opciones de compra por Armilar S.L. durante un periodo máximo de seis meses.
 

Plazo agotado

En 2003, dos años más tarde (excedido el plazo de la opción), Agustín Moreno Muñoz y Ángel Cuadrado García (quien estaba en el Consejo de Administración del Hipódromo en representación de UNICAJA), ambos en nombre del Hipódromo, recurrieron a esa “antigua” opción de compra, para venderlas. De este modo, la S21 se registró a nombre de Newlar S.L. y las S62 y S63 a nombre de Armilar S.L. Las tres parcelas fueron escrituradas el 11 de febrero de 2003 ante el notario de Málaga Alfonso Casásola “con los números de escritura 579 y 580”.
 
Un hecho extraño, dado que como resulta preceptivo para un ente de mayoría pública, todas estas parcelas deberían haber sido escrituradas ante un notario de Mijas. La razón era sencilla: pretendían ocultar los detalles de la transacción. En esas ventas, se preveía un futuro aumento de edificabilidad instado por el Ayuntamiento de 16.549 metros cuadrados. 
 

Un auténtico negocio

Este aumento lo valoraron en 165,83 euros el metro cuadrado, es decir, 44,52 euros por metro cuadrado menos que lo estipulado por el Consejo de Administración que presidían los mismos firmantes, Agustín Moreno y Ángel Cuadrado García y 44,52 euros menos que el estipulado en la opción de compra.
 
Lo realmente curioso del caso es que, pese a haber excedido ampliamente el plazo de la opción de estos terrenos, ésta se realizó cuando el Hipódromo se construía y se formalizó con éste ya finalizado. La revalorización de los terrenos colindantes en este tiempo era más que evidente. Sin embargo, según la investigación realizada por este periódico, ambos, Moreno y Cuadrado, vendieron más barato que dos años antes. Esta rebaja supuso una reducción de 736.746 euros a beneficio de los compradores, que es la diferencia entre el precio acordado y el precio vendido.