Menú Portada
Armando Blanco, del Partido Popular, tiene 62 denuncias por infracciones urbanísticas

El ex alcalde de Teo autorizó doce viviendas y una nave en suelo no urbanizable

Marzo 2, 2009

Al no realizarse la urbanización en regla, es decir, como establece la legislación, los promotores, mediante la autorización concedida por el Ayuntamiento, se ahorran todas las cargas de gestión y los costes de urbanización


El ex alcalde de Teo, Armando Blanco, del Partido Popular, entre las muchas aberraciones urbanisticas autorizadas en su mandato y que ya hemos contado en estas páginas -recuerden el cementerio sobre aguas fluviales, las viviendas en un diseminado rústico de su propio teniente de alcalde y una, de su propiedad, que no ha respetado los linderos con vecinos, ni la arquitectura de la zona y así hasta un total de sesenta y dos infracciones de carácter urbanístico, que han ido a parar a las manos de la fiscalía anticorrupción de La Coruña-, destaca la construcción de doce viviendas unifamiliares en la carretera de Santiago-A Estrada, a escasos seis kilómetros del núcleo urbano de Santiago de Compostela, estando el terreno declarado en las propias normas urbanisticas de Teo como suelo “no urbanizable núcleo NT G2”, tipología prohibida por la Ordenanza.
Al no realizarse la urbanización en regla, es decir, como establece la legislación, los promotores, mediante la autorización concedida por el Ayuntamiento, se ahorran todas las cargas de gestión y los costes de urbanización. Con este fraude el municipio también ha perdido el suelo edificable susceptible de recibir como aprovechamiento medio el 10 por ciento que le correspondería en caso de una actuación normal que pudiera realizar los trámites que requiere todo desarrollo urbanístico.
Otro tema a destacar es que la citada urbanización no cuenta con dotaciones comunes públicas, ni de servicio de abastecimiento de aguas y saneamiento a redes y colectores públicos y por tanto sin depuración global.
El colmo de los incumplimientos se observa en la autorización para construir dos naves industriales en la margen derecha de la misma urbanización aludida anteriormente. Una actividad industrial prohibida en el “suelo no urbanizable” y máxime cuando la actividad industrial no tiene nada que ver con el agro (ganadería, transformación de alimentos, etc…).
Ardua tarea se presenta a los nuevos regidores en Galicia, salidos en las recientes elecciones. Deberán limpiar en primer lugar su propio redil para iniciarse en la difícil papeleta de futuro para una zona tan encantadora como Galicia.