Menú Portada
A la espera de lo que decida el hoy el BCE

El euribor sigue descendiendo y ya cotiza al 2,7%

Enero 14, 2009

El Euríbor, tipo al que se conceden la mayoría de las hipotecas en España, cerro ayer en una tasa del 2,7%, con lo que consolida la tendencia bajista que inició hace ya más de tres meses, a la espera de la reunión que celebra en el día de hoy el consejo de gobierno del Banco Central Europeo

pq_679_Trichet1.jpg

Después de cruzar la semana pasada la frontera del 3%, el indicador acumula 65 jornadas consecutivas de descensos y se coloca en el nivel más bajo desde diciembre de 2005. En las nueve jornadas del mes de enero en que ha habido actividad bancaria, el Euríbor ha caído 0,349 puntos, dejando la tasa mensual en el 2,871%, lo que significa un descenso de 1,627 enteros en relación al indicador de enero de 2008.

El Euríbor mantendrá esta senda bajista a la luz de la progresiva normalización de los mercados financieros y las previsibles bajadas de tipos de interés que se apliquen gracias a los bajos niveles de inflación en la zona euro. El Euríbor podría acelerar su descenso esta semana, después de la reunión del órgano de gobierno del instituto emisor europeo que se celebra hoy día 15, y en la que podría acordarse una nueva bajada de los tipos de interés, ahora en el 2,5%.

Precisamente, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, auguró ayer un mayor debilitamiento de la economía en el presente curso, aunque pronosticó que 2010 será el año en el que se produzca una “significativa recuperación”. Aunque Trichet prefirió no manifestarse acerca de si existen razones suficientes para recortar de nuevo el precio del dinero, sí lo han hecho algunos miembros del órgano ejecutivo. Concretamente, Vitor Constancio consideró a principios de enero que el instituto emisor debería bajar los tipos de interés para evitar que la inflación en la zona euro caiga muy por debajo del objetivo del 2%. Sus declaraciones coinciden con las de otros miembros del máximo órgano ejecutivo del BCE, como Lucas Papademos, quien recientemente apuntó la necesidad de una mayor flexibilización de la política monetaria para alejar los riesgos de deflación.