Menú Portada
La Federación Española transigió a las amenazas británicas y dejó al Bernabéu como campo "racista"

El España-Inglaterra se jugará en Sevilla y no en Madrid por la negativa inglesa antiracista

Diciembre 23, 2008

La nueva junta directiva de la Federación Española de Fútbol (RFEF), tras la polémica y aún subjudice reelección de Ángel María Villar, tomó posesión ayer del mandato, con el nombramiento de nuevos miembros, entre ellos el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán. De los acuerdos hechos públicos destaca la adjudicación a Sevilla del amistoso ante Inglaterra que los ingleses se negaron a jugar en Madrid por temas de racismo. La Española se ha bajado los pantalones y ha tragado buscando una nueva ubicación. También se adjudicó la final de la Copa del Rey a Valencia, con lo que no se ha respetado la tradición de buscar una sede neutral en función de los rivales.

pq__astiazaran.jpg

Primer acto oficial del nuevo mandato de Angel Villar tras su reelección, que como recordarán está en manos del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el mismo que le desposeyó de la titularidad de su sede y que aún colea. Lo más notable, el regreso del presidente de la LFP a la junta, lo que no deja de ser un hecho simbólico y veremos con qué alcance.
Inglaterra se salió con la suya y el amistoso entre ambas selecciones será el 11 de febrero en el Sánchez Pizjuán. Trece años después regresa la selección a Sevilla, ocultada en este tiempo a los sevillanos como castigo a que el presidente de la Federación Andaluza ha estado este tiempo en la oposición a Villar. La Federación Inglesa se opuso a jugar en el Bernabéu por un tema de racismo hacia sus jugadores negros, y el señor Villar ha humillado a los madrileños y ha transigido con la imposición inglesa. Debe ser la cuota que ha de pagar para seguir siendo directivo de la UEFA que preside el francés Michel Platini y que ya saben también está en la creencia de que Madrid es una ciudad racista. Por cierto, también recordarán que Villar no movió ni un pelo para defender al Atlético de Madrid en el atropello de que fue objeto por la UEFA. Como compensación Madrid organizará el 28 de marzo el España-Turquía, correspondiente a la fase de clasificación del Mundial de 2010.
La RFEF también anunció la presentación de la candidatura de España a organizar el Mundial de 2018, formando candidatura con Portugal. Lo surrealista del tema es que según se desprende de las declaraciones de políticos portugueses no es algo cerrado con nuestros vecinos. Es más, sorprende que el anuncio no se produzca de manera conjunta con el Gobierno español, que es a la postre quien organizaría el evento y no la Federación. Pero ya saben, esta RFEF es la que aprobó en asamblea eliminar de sus estatutos la dependencia del ordenamiento jurídico español. Y en plena crisis económica mundial mete al país en una nueva aventura. ¿Se habrá olvidado ya el mundo del fútbol la ruina que trajo consigo el Mundial’82, que hubo que pagar con los impuestos de todos? Pero ya se sabe que quien manda es el presidente de la FIFA y ante este organismo nuestro Gobierno no tiene más remedio que amedrentarse.
Estas fueron las cosas de las que se dio cuenta públicamente. De lo que no se dijo nada fue de la aprobación de las cuentas y cierre del ejercicio 2008. ¿Informó Villar a su nueva junta de la quiebra técnica por la pérdida de la sede de Las Rozas? ¿Aportó soluciones? ¿Pasarán las cuentas aprobadas el examen de los auditores? Evidentemente nada de eso se trató, no era cuestión de asustar a los nuevos directivos.
Entre esos nuevos directivos, José Luis Astiazarán asumió la vicepresidencia en representación del fútbol profesional. El presidente de la Liga nos decía que hay muchas cosas en juego para el fútbol español y lo mejor es estar todos juntos. Quedan enterrados los tiempos de enfrentamientos entre ambas instituciones. Hasta que a Villar la Liga no le sea útil, como ahora.