Menú Portada
La Baronesa se presentó en casa de su hijo para pedirle su saliva

El ´Escándalo Thyssen´ y las fotografías de la discordia

Diciembre 22, 2008

Todo parece que el escándalo que ha separado a los miembros de la familia Thyssen no ha llegado a su fin. Más entrevistas exclusivas y nuevos datos como los que aportamos en este periódico, podrían dar un vuelco a la historia.

pq_665_baronesa1.jpg

Se trata de uno de los espectáculos más bizarros de los últimos tiempos. Una madre desesperada por demostrar que su hijo ha sido vilmente engañado por su mujer, lucha contra fuerza y marea para desarticular el maléfico plan de su nuera. Resulta bochornoso que los protagonistas del culebrón sean los miembros del clan Thyssen, antaño una de las familias con mayor peso en el ruedo mediático. Ahora las tornas han cambiado y han pasado a ser los sustitutos de la época dorada del corazón en el que Tamara, Paco Porras, Dinio y Montse Páez arrastraban el tacón por los platós de televisión y se embarraban con sus absurdas historias vitales. La revista Hola publicaba en exclusiva esta misma semana que Borja Thyssen y Blanca Cuesta habían cedido irremediablemente a la petición de la Baronesa para realizarse, hasta en dos ocasiones, una prueba de paternidad que demuestre, a través de la genética, que el pequeño Sacha no es fruto de un supuesto desliz que la Cuesta mantuvo con su guardaespaldas. Dicen que Leo Solana, amiga íntima de la Baronesa, acudió en compañía de la aristócrata a casa de Borja y Blanca, cargadas con un kit lleno de bastoncitos con los que recogieron muestras de saliva que más tarde se llevaron a analizar. Dos tests que no han convencido a una Tita Cervera que ha sacado a paseo su faceta menos sofisticada, llegando a enfrentarse con periodistas y contertulios de espacios televisivos. Bocanadas de mal gusto que ponen al descubierto las irreverentes formas de la aristócrata, capaz de seguir hacia delante en su afán por destruir la nítida imagen de su nuera. La acusa de tener prácticamente secuestrado a su hijo y de no permitirle ver a su supuesto nieto con la asiduidad con la que quisiera. No será el último ataque previsto y casi pactado de la Cervera. Ya tiene a punto el que será el reportaje más duro de cuantos ha concedido en su carrera pública. Dicen que los documentos que podría aportar en la citada entrevista rematarán su faena, dejando más interrogantes en el asunto de marras.
¿Pruebas irrefutables?
 
Hay quien ya especula con la posibilidad de que la Baronesa saque a relucir unas polémicas fotografías que poseen muchos periodistas de lo rosa. Imágenes en las que se muestra la faceta más lúbrica de una mujer de melena rizada y piernas kilométricas que seduce con fervorín a quien le retrata. A falta de saber quién es la mozarrona que aparece en las instantáneas, no resulta casual que alguien decidiera filtrarlas a través de mensajes multimedia enviados a granel a periodistas. Quienes las hemos visto, seguimos con el gesto desencajado y los ojos fuera de las órbitas.
 
Un guardaespaldas en entredicho
 
Cuando Borja y Blanca anunciaron, vía exclusiva, que iban a ser padres por primera vez, la Baronesa Thyssen no dudó en airear sus dudas acerca de la paternidad. Apuntó a un guardaespaldas que despidieron poco tiempo después de que saltara la polémica. Sin embargo, el mismo escolta regresó a proteger a Blanca y Borja poco tiempo después. En esa ocasión no fue Tita la encargada de pagar las minutas del mozalbete, sino el matrimonio feliz, que ahora también planea una nueva entrevista que azuzará el fuego. ¿Quién dijo que las Navidades unían? Vaya plan.
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com