Menú Portada
Refiriéndose a Rafael Spottorno, un título del reino declara que "¿cómo es posible? en un hombre tan honroso y además embajador de España?. ¡Dónde vamos a ir parar!"

El escándalo de las tarjetas “black” de Cajamadrid salpica a la nobleza

Octubre 15, 2014

La voluntad del rey Felipe VI de mantener una escrupulosa política de manos limpias a ultranza se ve amenazada por eso otro de su círculo cercano que es Javier López Madrid, amigo de toda la vida y persona de su mayor confianza
Otro es Estanislao Rodríguez Ponga y Salamanca (255.400 euros), cuya madre, Soledad de Salamanca y Lafitte, es hija del conde de Campo Alange, hermana de la marquesa de Guadalcázar y tía de la marquesa de la Breña y de la marquesa de Torre Manzanal
Pero también hay un segundo implicado que es Miguel Corsini Freese (46.700 euros), conde consorte de La Gomera por su matrimonio con Trinidad Cotoner  y Martos, hija de aquel marqués de Mondejar que fue primer jefe de la Casa de don Juan Carlos y uno de sus mentores


Son muchos los que, entre los poderosos y los bien conectados, no salen de su asombro ante la gruesa mancha que ha caído sobre el hasta ahora tan respetado Rafael Spottorno al quedar implicado en el bochornoso asunto de las tarjetas “Black” de Cajamadrid (235.900 euros). “¿Cómo es posible? – nos declara un título del reino – en un hombre tan honroso y además embajador de España?. ¡Donde vamos a ir parar!”, al referirse a ese conocido suyo de tanto tiempo que ha sido jefe de la Casa de don Juan Carlos y hombre de su confianza, y posteriormente consejero de don Felipe.

Pero la dimisión inmediata de Spottorno de su alto cargo nos habla de esa voluntad del rey Felipe VI de mantener una escrupulosa política de manos limpias a ultranza, que ahora también se ve amenazada por eso otro de su círculo cercano que es Javier López Madrid, amigo de toda la vida y persona de su mayor confianza. Un joven de la plutocracia que, aunque ya ha devuelto los dineros, ha quedado definitivamente mancillado y cuyo suegro, ese reciente marqués que es Juan Miguel Villar Mir, fue imputado en septiembre pasado por la Fiscalía Anticorrupción por el presunto amaño de la concesión de una obra pública en un Hospital de Baleares. Un escándalo mayúsculo el de Cajamadrid que no deja indiferente a nadie, que mueve los cimientos del establishment,y que también salpica a la nobleza a través de otros dos implicados de notable prosapia.

Profundas y arraigadas raíces nobiliarias

El primero es Estanislao Rodríguez Ponga y Salamanca (255.400 euros), cuya madre, Soledad de Salamanca y Lafitte, es hija del conde de Campo Alange, hermana de la marquesa de Guadalcázar y tía de la marquesa de la Breña y de la marquesa de Torre Manzanal. Todo un grupo familiar de apellidos notables en el que también destacan los hermanos de Estanislao, pues Fátima es esposa de Iván Miláns de Bosch (hija del golpista Jaime Miláns del Bosch), Rafael es secretario general del Instituto Cervantes, Flavia es Directora General de Seguros y Fondos de Pensiones, y Soledad es esposa de Alberto Álvarez de Toledo, conde de Eril y marqués de Lázán.

Pero también hay un segundo implicado que es Miguel Corsini Freese (46.700 euros), miembro de una poderosa familia del mundo inmobiliario (la firma Corsán-Corviam), y primo hermano tanto del actual marqués de Casa Enrile como de Amparo Corsini esposa de Manuel Falcó Girod, hijo del marqués de Griñón. Pero más importantes son aún las conexiones familiares de su esposa, pues él es conde consorte de La Gomera por su matrimonio con Trinidad Cotoner y Martos, hija de aquel marqués de Mondejar que fue primer jefe de la Casa de don Juan Carlos y uno de sus mentores. Así mismo su hermana Margarita está casada (Blas Piñar fue uno de los testigos de su boda en 1978) con otro de los hijos del marqués de Mondejar, José Luis Cotoner, que es marqués de Bélgida, y su cuñada Marta Cotoner es esposa de Valeriano Barreiros y madre de la duquesa de San Miguel.

Todo un poderoso grupo familiar que detenta el marquesado de Villamayor, los condados de Tendilla y Sallent, o el vizcondado de Ugena. A ello se suma que el yerno de Miguel Corsini es Miguel Temboury, hijo del conde de las Infantas y de la condesa de Labajos, que ocupó cargos en el Ministerio de Economía con Rodrigo Rato y que en 2004 fue director del gabinete de Ángel Acebes. Toda una compleja maraña de relaciones y de intereses en la que la sangre vieja se une al dinero nuevo.

La familia real, tranquila

Entre tanto la familia real parece mantenerse tranquila, los dos reyes eméritos se han dejado ver juntos en un acto público por primera vez desde la abdicación, y don Juan Carlos y doña Sofía nos han regalado con un gesto cariñoso el día de la Cruz Roja que parece desmentir ese rumor tan extendido de una posible separación entre ellos que hasta ha calado entre príncipes extranjeros, pues tan solo hace unos días la esposa del jefe de una casa real europea no reinante se interesaba sobre la verdad o no de esa rumorología durante un encuentro con una amiga española.

También nos cuentan que se siente muy tranquila la infanta doña Pilar, que ha regresado de una grata estancia en Bélgica para festejar allí el 80 cumpleaños de su prima y amiga la princesa Helene de Orleans, esposa del conde Evrard de Limburg-Stirum, en compañía de dos de sus hijos, donde también se ha reencontrado con esos otros primos que son la duquesa Diana de Wurttemberg y el príncipe Jacques de Orleans. Por su parte, Luis Alfonso de Borbón ha coincidido en la Iglesia de Los Inválidos de París con su oponente dinástico el conde de París y con la princesa Alix Napoleón, y el infante don Carlos, atrapado en su terrible enfermedad neurológica degenerativa, prepara ya su retirada de la vida pública en un acto que a fines de este mes de octubre celebrará los 50 años de su acceso a la jefatura de la casa real de las Dos Sicilias.   

Ricardo Mateos