Menú Portada

El escándalo de Imanol Arias podría comprometer el futuro de Cuéntame, Cristina Pedroche se lleva un palo de una compañera de Atresmedia y El País se olvida de su odio eclesial para facturarle miles de euros a la Conferencia Episcopal

Mayo 6, 2016
imanol-ana-duato

José Antonio Sánchez, presidente de RTVE, anunció hace unos días la renovación de varios espacios en la Cadena Pública. Pero entre los agraciados no se encontraba Cuéntame cómo pasó, serie que se ha visto salpicada por un escándalo financiero de grandes dimensiones protagonizado por sus productores y protagonistas. La reputación de la serie nostálgica, que acumula 17 temporadas en quince años, está por los suelos tras concatenar varias polémicas que en nada ayudan a lograr la continuidad de un proyecto que ha perdido casi millón y medio de espectadores y cinco puntos y medio de share en los últimos cinco años.

El Español publicó ayer que Hacienda cree que Imanol Arias habría evadido 1,6 millones de euros en impuestos, el doble que su compañera de matrimonio en ficción, Ana Duato, que con 0,8 millones de euros supuestamente birlados a la caja común, tampoco se ha quedado atrás. El mismo medio señala que “la productora se habría beneficiado de las tramas societarias creadas por el despacho Nummaria para evadir el pago de impuestos durante los últimos cinco ejercicios fiscales”. Su propietario, Miguel Ángel Bernardeau, marido de Ana Duato, deberá explicar si tiró de siniestra ingeniería fiscal para facturar ocho millones de euros en 2013 y declarar como beneficios…apenas 43.000 euros, dato que resulta extraño teniendo en cuenta que Pilar Punzano, ex componente del reparto de Cuéntame, denunció los escuálidos sueldos que cobran los miembros del reparto de una de las series más caras del país, que cuenta con un coste de alrededor de medio millón de euros por capítulo.

Estas denuncias en nada extrañarán a los lectores de Extraconfidencial.com, medio que denunció hace seis años las irregularidades en los cobros de Ganga. Este periódico también señaló los dudosos costos de la serie y analizó la guerra vivida en la trastienda de la ficción tras las denuncias de una ex componente del reparto, Pilar Punzano.

El desgaste de audiencias de una serie que marcó época podría suponer el final de la serie protagonizada por Imanol Arias, acusado de “explotador” por Willy Toledo y de “mal compañero” por Pilar Punzano. El vasco señaló hace unos días que si esto sigue así “me voy de España“. ¿Qué quiere decir el actor con “esto siga así”? ¿Si siguen investigándole por crear sociedades panameñas o por evadir impuestos? Recuerden que el actor que encarna a Antonio Alcántara señalaba hace años en entrevistas que la televisión era un género menor, que dejaría la serie si en TVE se eliminaba la publicidad, hecho que ocurrió hace seis años, o que estaba deseando que la serie acabase, para que lo hiciera “dignamente”.

¿Se largará Arias a Panamá? Algunos lo celebrarían, pero no lo sabemos. Lo que sí podemos asegurar, tras revistar la hemeroteca, es que su palabra hay que ponerla, al menos, en duda.

Cristina Pedroche se lleva un palo por parte de una compañera de Atresmedia

La vallecana más popular del momento se ha llevado un inesperado palo por parte de Nuria Roca, que desde su blog ha denunciado las formas de la colaboradora de Zapeando en las redes sociales: “Creo, personalmente, que Cristina Pedroche hace un flaco favor a las mujeres cuando explica lo enamorada que está de su novio David Muñoz. No por lo enamorada que esté, faltaría más, sino por cómo lo dice y lo que transmite”.

Pedroche, exhibicionista tanto en las redes sociales como en las sobremesas televisivas, dice que “todo lo bueno que me pasa es gracias a él”, algo que según Roca “fomenta un mensaje de posesión de la pareja muy peligroso” ya que “encontrar virtudes en la posesión del otro son mensajes muy peligrosos y muy perjudiciales cuando se es un personaje público”.

Lo curioso del tema es que Nuria Roca es la estrella matinal de Melodía FM, emisora que pertenece a Atresmedia, grupo del que Cristina es estrella al presentar Pekín Express y al colaborar en el Zapeando de La Sexta.

El País se retracta por dinero

El pasado 15 de abril El País publicaba un reportaje de denuncia titulado “¿A qué destina la Iglesia Católica nuestro impuesto de la renta?”. En el mismo, el periódico de Prisa añadía que “la Conferencia Episcopal paga con el dinero público campañas contra el aborto, beatificaciones y la financiación de 13 TV“, apuntando directamente que la cúpula eclesial predica que invierte en laborales sociales cuando en realidad financia con los más de 250 millones que recauda a través de la famosa casilla de Hacienda campañas mediáticas conservadoras o en medios de dudoso mensaje evangelizador en vez de apostar por los fines sociales.

El País también señalaba ese día que la Conferencia Episcopal gastaba “lo mismo en Cáritas que en 13 TV“, palo que dolió y mucho a la cúpula eclesial, que respondió al día siguiente al periódico dirigido por Antonio Caño, a través de su estrella mediática, Carlos Herrera, que entrevistó sobre el asunto a Fernando Giménez Barriocanal antes de recordarle a Prisa su gigantesca deuda.

Pero guerras aparte, los lectores de El País comprobarían ayer la esquizofrenia que reina en el periódico que anteayer cumplió 40 años en los quioscos. Y es que dentro del ejemplar se encontraron un suplemento especial llamado “Por tantos“, financiado por la Conferencia Episcopal con intención de que los lectores del periódico de Prisa marquen la equis con la que en parte se financian.

En este suplemento a todo color, que también publican hoy medios como El Mundo, los Obispos hacen loas sobre las Catedrales españolas, incluyen un decálogo sobre los fines sociales en los que se invierte el dinero, intentan desmontar el mito de las inmatriculaciones, argumento muy extendido en el universo anticlerical tras un reportaje emitido por Salvados, e incluso incentivan que se marque la casilla con un reportaje sobre las desgravaciones fiscales que consigue el contribuyente haciéndolo.

Gregorio Morán es linchado en su periódico

Una de las firmas con más solera de La Vanguardia, Gregorio Morán, atacó hace unos días en el periódico catalán a los firmantes de un manifiesto de intelectuales que pedían implícitamente la independencia. El periodista asturiano lo hizo así: “¿Hay alguno que dijera algo de la mafia pujoliana, no digamos del desfalco del Palau? O sea que la clase obrera que contribuyó de manera decisiva a la riqueza de Cataluña, explotada, mal pagada, en condiciones infrahumanas durante más de una década, resulta ahora el agente definitivo del franquismo contra Cataluña y su lengua. ¿No hay nadie que lo haya vivido y que desenmascare esta tropelía de reaccionarios? Había pues dos lenguas, que aún sobreviven, una blanca y otra negra. Los negros que no se adaptaron a la ‘lengua blanca’ son culpables de colonizar Cataluña para estos académicos que viven del erario, no del sudor de su trabajo, como muchos de sus antecesores ‘colonizadores de fábricas y talleres’. Porque lo patético es que buena parte de los firmantes son hijos o herederos de esa esclavitud de la huida del hambre, sin televisión que los retratara. ¿O no fue una esclavitud?”.

Algunos compañeros de periódico, como Francesc Marc-Álvaro, le atacaron con dureza días después: “Obviamente, la última inmigración, la deslocalización cultural, la globalización y las nuevas tecnologías obligan a revisar antiguas certezas, pero sin cargarnos nunca los consensos que han conjurado la división étnica. Algunos ­desde el centralismo y el unitarismo­ han aprovechado el manifiesto para soltar su odio obsesivo contra el nacionalismo catalán, como Morán. A él y a otros hay que recordarles que el único fascismo y racismo que hemos conocido los catalanes es el que fomentó el franquismo durante cuarenta años de dictadura. Las mentiras miserables no dejan de serlo aunque se repitan cada semana”.

Igualmente excesiva fue Pilar Rahola, que se sumó al linchamiento del autor de El cura y los mandarine sin siquiera nombrarlo: “Algunos artículos, como el que circulaba el sábado cerca de este espacio, han sido tan vomitivos que duele mentarlos, pero, en conclusión, unos y otros, venidos de la orilla derecha o de la izquierda, han sacado la artillería mayor. Y ha sido así como gentes que han luchado por las libertades y que han defendido el catalán en los tiempos más difíciles han sido tachadas de ‘fascistas’, ‘totalitarios’, ‘nazis’ y ‘racistas’. Y encima, algunos de los acusadores lo han hecho desde ‘posiciones de izquierdas’. Aunque nada sorprende, porque hay progres muy sectarios y muy reaccionarios cuando se trata del tema catalán”.

Risto vuelve a Mediaset tras tirarla por los suelos

Hace unos días Risto Mejide cargaba contra el espacio Arucitys de 8 TV porque en el citado espacio catalán había desvelado un posible retorno del polémico ex jurado de Operación Triunfo tras una reunión de éste con el consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile.

Pero días después del incidente, Risto Mejide acaba de cerrar un acuerdo con Mediaset, grupo al que vuelve quince meses después de su controvertido adiós, tal y como desveló ayer Vertele.

Recuerden que Mejide escribió en Twitter tras el divorcio lo siguiente: “Harto de que Mediaset quiera hacer creer que yo pedí un aumento. Pedí que cumpliesen lo prometido. Y después de 26 pilotos, dije basta”. Ahora, tras su patinazo en Antena 3 con Al Rincón, vuelve a Mediaset, no sabemos si para ponerse de nuevo al frente de Viajando con Chester, que no funcionó en su última etapa con Pepa Bueno.

Jorge Higueras