Menú Portada

El escándalo de Bárbara Rey y Juan Carlos I une a Eduardo Inda y Pedro J. Ramírez, Manolo Lama ficha por Atresmedia pese a su guerra con Josep Pedrerol y Antonio García Ferreras pierde el liderazgo del mediodía en plena caída de La Sexta

Enero 18, 2017
barbararey

El tema de Bárbara Rey y Juan Carlos I lleva coleando al menos desde hace dos décadas. Recuerden que en 1997 la vedette abría los informativos de todas las cadenas al denunciar que el CNI había entrado en su casa para robarle. Parece ser que la murciana lo quiso contar en el mítico Tómbola, pero los directivos de Canal 9 evitaron el escándalo a última hora.

Desde entonces mucho se había hablado de vídeos pornográficos comprometidos, de sobornos, chantajes y actuaciones irregulares de los servicios de inteligencia españoles y de Manolo Colón de Carvajal, íntimo del Rey emérito. Pero ayer OK Diario al fin aporta algo que parece una prueba: el supuesto pago de 500 millones de pesetas para comprar su silencio, cantidad que habría que sumarle sus millonarios en aquella época en televisiones públicas como TVE o Canal 9.

Según desvela un testimonio de los servicios de espionaje al diario de Eduardo Inda “no solo en Luxemburgo, también en Suiza habíamos abierto cuentas secretas a nombre de identidades falsas y de sociedades interpuestas. Incluso, antes del verano de 1997, salieron de nuestra sede 40 millones de pesetas de los fondos reservados para comprar voluntades en el ‘Caso Bárbara Rey’. El destino del dinero lo desconozco”.

“Si alguien la abrió y la usó sabrá qué hizo con el dinero. Nunca he estado en Luxemburgo en ese banco. Yo no sé nada ni quiero meterme en líos. Ya me han hecho demasiado daño”. Estas son palabras de Bárbara, que ayer fue objeto de maldicientes comentarios por parte de Sálvame y de Es la mañana de Federico, ya que el locutor estrella del programa, Jiménez Losantos, se mofó de que El Español de Pedro J. Ramírez al fin habría citado una información del OK Diario de su antiguo aliado y hoy enemigo y competidor Eduardo Inda.

Manolo Lama está de vuelta

El cordobés ha sido anunciado para sorpresa de todos como un nuevo fichaje de Atresmedia. Recuerden que el narrador de COPE fue despedido de Mediaset hace cuatro meses y desde entonces los rumores de demanda por despido irregular no han cesado. Pero los últimos rumores le colocaban como revulsivo de la nueva 13 TV de Barriocanal. Pero no será así, sino que Lama abandona los deportes en televisión para narrar las pruebas deportivas de un nuevo show: Ninja Warrior.

El concurso lo presentará en prime-time Arturo Valls, labor que compatiblizará con ¡Ahora caigo! y con su nuevo cargo de productor de cine. Extraña este fichaje después de los numerosos palos a su nuevo compañero de grupo, Josep Pedrerol, del que hace poco decía lo siguiente: “Pedrerol ha pasado de ser un periodista más a ser una estrella, se siente la estrella de su programa y no lo digo peyorativamente. Todo gira torno a él, pero es un género muy cerrado. Es difícil que crezca. Es como una droga, sabes dónde la encuentras y puedes consumirla, pero hay un momento en el que te cansa. Todos los días la misma droga… No puede ser que todo lo que haga el Madrid sea bueno y todo lo que haga el Barça sea malo. Ni al revés. Te pueden creer un mes, pero no mucho más”.

Ferreras pierde el trono

El presentador de Al rojo vivo ha caído derrotado ante Las mañanas de Cuatro en cinco de los seis últimos programas, situación que no se producía desde el relevo de Jesús Cintora en marzo de 2015. Pero estos no son los únicos resultados que inquietan a Ferreras, que ve como La Sexta promedia en enero hasta la fecha un frío 6,3% de share, tres décimas por debajo de su principal competidor, Cuatro.

Las medidas no se han hecho esperar en la cadena: el jueves La Sexta aparca las reposiciones de Pesadilla en la cocina para estrenar nuevos capítulos de El Jefe Infiltrado, mientras que el regreso de Jordi Évole a las noches de los domingos es inminente.

Imanol Arias rompe al fin su silencio

Tras la decisión de evitar la rueda de prensa de Cuéntame cómo pasó por miedo a las preguntas incómodas sobre el delito fiscal de sus protagonistas, Imanol Arias ha roto su silencio en El País: “Hubo unas circunstancias y unas responsabilidades que hay que asumir y es lo que estoy haciendo. Pero no tengo ningún rencor con nadie. Cada uno ha cumplido el papel que quiere cumplir en la vida y yo tengo que cumplir con el mío y ser la persona decente y honesta que siempre he querido ser”.

El actor vasco además reconoce que Antena 3 tanteó la compra de la serie: “La sensación que teníamos era de barullo, de perplejidad, miedo a que asuntos personales pudieran afectar a 130 familias y a la historia de la serie… Fueron momentos angustiosos y en cuanto la otra cadena quiso entrar en el asunto, la angustia se convirtió en zozobra”.

Sálvame calienta el Gran Hermano VIP para subir la audiencia

En los últimos días los comentarios sobre los concursantes del Gran Hermano con famosos no han cesado. Primero fue una entrevista a la ex novia de Alonso Caparrós, que insinuó “mala vida” y “adicciones”. Y ayer la atacada fue Yvonne Reyes, de la que se acordaron por un supuesto caso de prostitución en el pasado, tal y como señalaron hace más de una década María de Mora o Nuria Bermúdez.

Jorge Higueras