Menú Portada
EMAILS QUE DELATAN (I)
Los principales correos de Diego Torres sobre Iñaki Urdangarín y Carlos García Revenga, en Extraconfidencial.com

El entorno de la infanta Cristina, bajo la lupa de la Justicia

Enero 27, 2013

El entorno de la infanta Cristina de Borbón se encuentra actualmente bajo la lupa de la Justicia. Pero no sólo bajo la vigilancia del Juzgado de Instrucción nº 3 de Palma de Mallorca que lleva la pieza separa del caso Palma Arena que afecta al duque de Palma, Iñaki Urdangarín, sino también de la propia Casa Real que ya contempla con mucha preocupación lo que se ha tejido y organizado en el círculo más cercano a los duques tanto en Barcelona como, incluso, en Zarzuela. Todo este entorno está siendo muy mal visto, incluso, desde la propia familia de Iñaki Urdangarín que ha lanzado –eso sí, en privado-, duras críticas hacia las personas más próximas a la infanta Cristina de Borbón.

Los últimos correos enviados por Diego Torres, hasta hace unos meses el socio y amigo más íntimo del todavía duque de Palma, al Juzgado de Palma de Mallorca y que hoy desvela Extraconfidencial.com, han avivado aún más las diferencias entre las distintas partes imputadas en este caso y que a partir del próximo día 16 de febrero volverán a declarar en los juzgados, en esta ocasión por un presunto delito fiscal. El abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, en su último escrito ante el juez José Castro es muy claro y contundente: “Frente a las alegaciones de esta parte, de corte estrictamente jurídico, se alza la defensa del otro imputado (Iñaki Urdangarín), con afirmaciones que distan, con mucho, de discurrir por el cauce de la bondad y de la verdad”.

Según el letrado González Peeters, la actividad y el trabajo de Diego Torres en el Instituto Noos “estuvo siempre, desde siempre, supervisado, validado, autorizado auspiciado, incentivado, conformado y soportado por un ejército de asesores de todo tipo, habidos y por haber”. Entre ellos, el principal fue Carlos García Revenga, el todavía secretario personal de la infanta Cristina y también de la infanta Elena, un licenciado en Magisterio que desde el año 1993 trabaja a sus órdenes tras dejar su puesto de maestro de inglés en el Colegio Santa María del Camino, de Madrid, donde daba clases a las infantas. García Revenga fue nombrado durante un periodo considerable de tiempo tesorero del célebre Instituto Noos y lo hacía, según él mismo publicitaba, como “asesor de la Casa de S.M. El Rey

El secretario de las infantas, condición sine quanum

Según la defensa de Diego Torres, a Carlos García Revenga se le consultaba todo: “Al tesorero (García Revenga) se le consultaba todo… (por ejemplo) acerca de cómo proceder respecto a una petición de entrevista local… Es decir, hasta lo aparentemente nimio no le era ajeno al tesorero”. Siempre se le dejaba la última palabra, hasta cómo proceder ante una determinada invitación, etc, como hoy se puede comprobar en los correos que desvelamos en Extraconfidencial.com. Por eso , según la defensa del ex socio de Urdangarín, “la lectura de estos documentos, que no son más que meros ejemplos de la realidad, no ofrece duda alguna de la pertinaz mentira de la que del contrario se hace gala, una y otra vez, y ello aderezado con selectivos episodios de amnesia… Sinceramente con este bagaje,  ¿cómo puede pretenderse que Diego Torres Pérez, ni humano alguno en otro planeta, pudiera pensar que algo de irregular pudiera existir?

Los correos que Extraconfidencial.com desvela a continuación son claros sobre el proceder de Iñaki Urdangarín y del entorno más próximo a él y a la infanta Cristina, con Carlos García Revenga a la cabeza. Así, en el primer correo que aportamos, entre García Revenga, Iñaki Urdangarín  y el socio de éste, el empresario catalán Higinio Raventós, se desvela cómo se utilizaba a la Familia Real, y a determinados políticos y empresarios de renombre, para la inauguración de un Campo de Golf en el que Urdangarín era socio:

También en otro correo se lee como Urdangarín se “vendía” y era el invitado de honor en cualquier evento público, ya fuera “el lanzamiento de una canasta o de un penalti”. Y era invitado por parte de determinados políticos afines como Santiago Fisas, ex presidente del Consejo Superior de Deportes en la era Aznar, o María Jesús Pérez Cejuela, directora de Madrid Excelente; y siempre bajo la supervisión directa de Carlos García Revenga:

Por no indicar cómo le escribían los artículos al duque de Palma, que sólo los tenía que firmar y como mucho revisar, aunque se tratara de su deporte favorito, el balonmano, en lo único en lo que verdaderamente ha trabajado


El secretario de las infantas, Carlos García Revenga, se convirtió en el “confesor particular” de Iñaki Urdangarín como se puede comprobar en este correo enviado a su persona en el verano de 2003 por “el duque em..Palma..do”, como Urdangarín lo firma. En é, le cuenta todo lo que hace hasta que está “em… Palma…do”:

La figura de García Revenga es de tal relevancia, que hasta revisa las cartas protocolarias que envían Urdangarín y el Instituto Noos, como la que a continuación se plasma enviada en enero de 2004 a la alcaldesa de Valencia, Rita Barbera:

Y por no contar, que también le busca direcciones de personajes ilustres, como el arquitecto Santiago Calatrava, también salpicado en casos de corrupción por cobrar cantidades: desorbitadas

Pero fundamentalmente la labor de García Revenga se basaba en la presentación ante la sociedad y opinión pública de todos los proyectos de Iñaki Urdangarín, para impregnarles la etiqueta de la Casa Real española, para la que aún a día de hoy trabaja:

Con todo este bagaje de correos e informaciones que hoy desvela Extraconfidencial.com, es muy probable que el secretario de las infantas sea llamado a declarar ante el juez Castro en los próximos días. Aunque lo primero que tendrá que decir la Casa Real es si le mantiene en su puesto de funcionario con nivel 30, y rango de subdirector general, o le busca acomodo como ya ha hecho con otras personas próximas al entorno de los duques de Palma, aunque ya no cuente para ello con la inestimable ayuda de Rodrigo Rato, ni de Bankia.

Juan Luis Galiacho