Menú Portada
Kiko Rivera asegura que no está esperando su primer hijo

El embarazo de la novia de Kiko Rivera

Octubre 27, 2008

Se zanjan los rumores. La pareja compuesta por Kiko Rivera y Tessi anuncian que no están esperando un hijo. Sin embargo, muchas son las voces que advierten todo lo contrario. Habrá que esperar.

pq_622_kikioriveravertical.jpg

No están esperando un hijo, a pesar de que la insistencia de la rumorología advierte todo lo contrario. Kiko Rivera y Teresa, su novia, aseguran que, de momento, es pronto para pensar en niños. Todo se debe a una exclusiva para la revista Hola! que parece demorarse. La interviú, que servirá como presentación oficial de su romance, fue realizada hace ya unas semanas y todavía no ha sido publicada. A partir de ese momento, allegados a la pareja filtraron que estaban esperando su primer hijo. Toda una odisea que provocó ríos de tinta en el seno de la familia de Tessi. Ella es una mozarrona de mirada inquietante que proviene de una familia adinerada de Madrid. Quién sabe si ante su desmentido, las aguas vuelven a su cauce: “No estoy embarazada, es absolutamente mentira” contesta la guapa Tessi ante el runrún.
 
El bueno de Kiko asegura que de embarazo nada. Todo se debe a una confusión de la que parece sentirse algo cansado. Ya no le gusta ser noticia ni destacado en esto del corazón y mira hacia otro lado cuando los escándalos le azotan: “Todavía es muy pronto para ser padre” responde cuando se le pregunta sobre la controvertida noticia. No es de extrañar, su relación con la explosiva Teresa marcha viento en popa. Esta vez, después de que la mozarrona le diera una segunda oportunidad, Kiko está dando rienda suelta a ese romanticismo bobalicón que siempre le acompaña en sus relaciones. No sólo eso, pues en lo laboral el hijo de la tonadillera Isabel Pantoja tiene sobre la mesa múltiples ofertas relacionadas con el mundo artístico y televisivo que no se pueden desdeñar, sobre todo porque el veinteañero irradia ternura y sensibilidad a cada paso. Ha sentado la cabeza.
 
Por Saúl Ortiz