Menú Portada
Exclusiva: Detenido su jefe de seguridad por presunto delito de extorsión, amenazas y asesinato

El drama de Anita Obregón

Mayo 23, 2008

Ana Obregón no atraviesa su mejor momento. Parte de sus escoltas parecen involucrados en asuntos algo más que turbios. La investigación que precede a la detención se inició hace varios meses.

pq_529_anitadinamita.jpg

Los últimos meses de la vida de Ana García Obregón están resultando más que complicados. A las innumerables denuncias interpuestas por su servicio doméstico, su ex abogada Teresa Bueyes o Cayetano Martínez de Irujo, se une ahora un conflicto judicial que resulta de lo más interesante: la detención del jefe de los escoltas que velan por su seguridad. Fuentes de total solvencia aseguran que el apresamiento tuvo lugar el pasado martes por un presunto delito de extorsión, amenazas y asesinato. El arresto de E.S.B podría salpicarle irreparablemente ya que, según ha podido conocer en exclusiva este periódico, la investigación que precede a la citada detención se inició hace algo más de once meses cuando se desencadenaron hechos irracionales que dieron la voz de alarma a los servicios secretos.
 
Me cuentan que la Obregón está algo desorientada, llora hasta la extenuación y niega, como hizo San Pedro con Jesús, conocer al escolta con el que tantas veces ha sido retratada. Chirría que incluso sus progenitores salgan en su defensa, agarren el teléfono móvil de la peliteñida, y confirmen que nadie conoce a E. Suena a pitorreo, pues de sobras es conocida la vinculación profesional que existe entre ambos. O tal parece. Por eso no rechina que los encargados del caso ocupen su tiempo en saber si la denuncia que la penalista Teresa Bueyes interpuso cuando, en el portal de su domicilio, se encontró con un fornido mocetón que le profirió una amenaza advertidora del poder de Anita, guarda relación con los delitos que, presuntamente, se imputan a S.B. Cavilan acerca del conocimiento que la polifacética actriz podía tener sobre tan tétricos asuntos. Nadie sabe y todos quieren saber.  
 
Por Saúl Ortiz