Menú Portada

El doble rasero del “bilingüismo armónico” de Alberto Núñez Feijoo: Subvenciona la traducción al bretón del libro Made in Galiza y la del euskera auspiciada por Amaiur, crítico con los castellano parlantes

Noviembre 2, 2015

El autor, Sechu Sende, ha llegado a comparar la situación en el Kurdistan con Galicia afirmando que “temos algo que nos une: o conflito lingüístico e a vivencia da precariedade”. En ella. utiliza peyorativamente el término “Madrith” en lugar de Madrid, un vocablo que empleó en uno de sus relatos de su obra “Made in Galiza” pero que lo lleva mucho más allá del recurso literario

feijoo bilinguismo

Bilingüismo armónico”, “bilingüismo cordial”. Estas son algunas de las definiciones con las que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, ha definido el modelo de coexistencia del gallego y el español en el sistema educativo gallego. De hecho, esa promesa fue una de las claves en su elección como presidente de la Xunta de Galicia en 2009 cuando afirmó que: “El idioma en el que se den las asignaturas troncales que son las de los textos, las del material didáctico, las más importantes debería ser elegido por los padres. Por eso, en ese primer sobre de matrícula les vamos a hacer esa pregunta y esa pregunta va a vincular al gobierno”.  La realidad según la asociación Galicia Bilingüe es muy distinta y como también destaca este colectivo, el Decreto aprobado tras su llegada al gobierno estableció que las asignaturas con más texto serían impartidas en gallego y el resto en español.

Cuando el gobierno bipartito de PSOE y BNG, presidido por Emilio Pérez Touriño,  aprobó el decreto del gallego, el PP se apresuró a prometer que lo derogaría si ganaba las elecciones. Esta norma establecía el 50 %, pero como porcentaje mínimo que debía impartirse en gallego. El Partido Popular también recurrió al 50 % en su decreto del plurilingüismo, pero para garantizar que castellano y gallego tuviesen la misma presencia en las aulas. Pero al introducir un tercer idioma, los círculos galleguistas acusaron que el gallego perdía presencia en las aulas respecto a la norma del bipartito. Por ello, la legislación del PP fue recurrida ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, quien anuló dos puntos importantes del decreto, la libertad que introducía para que los alumnos usasen castellano o gallego indistintamente del idioma en el que se impartiese la materia y la consulta a los padres en infantil sobre la lengua.

Una realidad que exaspera a los nacionalistas

A pesar de anularse estos dos puntos importantes, la Xunta no los recurrió algo muy criticado por Galicia Bilingüe y si lo ha hecho hasta el Tribunal Constitucional la Real Academia Galega que afirma que con el Decreto se “perpetúa a situación de inferioridade da lingua galega”.  Este es el camino que ha ido marcando Feijoo, dejar hacer a los círculos nacionalistas mientras que se lava las manos. La realidad es que se radicaliza la enseñanza en gallego y las posturas extremistas que no calan en buena parte de la sociedad lo que a su vez lleva a una intolerancia mayor en la educación (no hay que olvidar que más 4.500 profesores se negaron a dar clase en español). La última encuesta del Instituto Galego de Estatística (IGE), dada a conocer el pasado diciembre, revelaba que, en 2013, solo uno de cada cuatro menores de quince años hablaba habitual o mayoritariamente gallego.

Todo ello cuando la Xunta permite textos que atacan abiertamente y menosprecian el uso del castellano. Uno de ellos es Made in Galiza de Sechu Sende. Un libro de relatos algunos en castellano y la mayoría en gallego, que se lee en colegios e institutos, en el que defiende el uso del gallego atacando al castellano con un discurso claramente victimista y con frases como las siguientes sobre el crecimiento del uso del castellano:

 resena1

aquel castellanismo que me hizo sudar de miedo en mi propia casa venía con la intención de hacerme desaparecer. Es un temor que tengo desde hace algunos años, cuando comenzó lentamente la invasión de castellanismo

 resena2

Al principio eran pocas. Vivían en grandes palacios en las afueras o en las casas más ricas o en los cuarteles del ejército. Rápido se descubrieron sus intenciones, cuando comenzaron a mirarnos por encima del hombro, y a ocupar los mejores trabajos y a hacerse con privilegios a costa de nosotros y a sustituirnos, poco a poco. Al final, muchas de nosotras acabaron desapareciendo e de otras ya casi nadie se acuerda. El resto, sustituimos”.

 resena3

“Más la palabra que llamo a la puerta de mi casa no venía a hacer turismo. Venía a quedarse. Las palabras de mi lengua llevamos pasando por esto ya desde hace años. De súbito llegamos a nuestra casa a nuestro trabajo y hay un castellanismo ocupando nuestro lugar, haciendo suya nuestra vida”

El texto, se ha convertido también en referente en el País Vasco, donde fue traducido con el auspicio del partido Amaiur como pueden comprobar en la siguiente imagen.

  Captura de pantalla 2015-10-19 a las 10.23.21

El autor, es asiduo a actos de asociaciones que abogan por el uso del Euskera, no ha dudado en apoya en twitter manifestaciones como “Rodea el Congreso” en 2012:

 Captura de pantalla 2015-10-19 a las 10.29.00

En ella. utiliza peyorativamente el término “Madrith” en lugar de Madrid, un término que empleó en uno de sus relatos de su obra “Made in Galiza” pero que lo lleva mucho más allá del recurso literario.

Su obra también ha sido traducida al kurdo, y en unas declaraciones con motivo de la difusión del libro en el Kurdistan llegó a afirmar que “Curdos e galegos temos algo que nos une: o conflito lingüístico e a vivencia da precariedade” (Kurdos y gallegos tenemos algo que nos une: el conflicto lingüístico y la vivencia de la precariedad) a lo que añadió que “Hai moita xente insensible a este problema, pero moitas veces quéresenos presentar o oprimido como o opresor” (Hay mucha gente insensible a este problema, pero muchas veces queremos presentar al oprimido como al opresor).

Toda una declaración de principios y una comparación más que odiosa si tenemos en cuenta que el conflicto con el Kurdistán tanto iraquí como turco ha causado masacres y miles de muertos.

Al bretón de la mano de Feijoo

Por si todo esto fuera poco, la Xunta de Galicia no ha dudado en dar un apoyo más vía subvenciones. El pasado 30 de septiembre el Diario Oficial de Galicia publicaba la “resolución de 10 de julio de 2015 por la que se da publicidad a las ayudas concedidas al amparo de la Orden de 29 de enero de 2015 (Diario Oficial de Galicia número 27, de 10 de febrero), por la que se establecen las bases reguladoras para la concesión, en régimen de concurrencia competitiva, de las ayudas para el libro gallego, en lo que se refiere a la traducción a otras lenguas de obras publicadas originariamente en gallego y a la traducción para el gallego de obras publicadas originariamente en otras lenguas”.

En ella, se concedía 1.460 euros para la traducción de “Made in Galiza” al bretón, un idioma que estudian actualmente (de forma bilingüe) menos de 3.000 personas, que la hablan de forma nativa menos de 25.000 y que apenas la conocen unas 200.000 personas. Todo ello en una resolución en la que también había traducciones de otros libros al castellano, inglés, catalán e incluso al búlgaro. Desde ahora, gracias a la Xunta de Galicia, los bretones podrán saber como los castellanismos que surgían en “los cuarteles del ejército (…) mirando por encima del hombro (…) han ocupado los mejores trabajos”. Todo un ejemplo del “bilingüismo cordial” de Alberto Núñez Feijoo.