Menú Portada
La imagen del Banco presidido por Francisco González, por los suelos

El director de Responsabilidad y Reputación Corporativas del BBVA, imputado en el caso Urdangarín

Enero 11, 2012

Antoni Ballabriga trabajó para el Instituto Noos hasta 2007, año en el que fichó por el BBVA para hacer de “abrelatas” al entonces Director de Comunicación, Javier Ayuso

Fue compañero de Iñaki en el Esade y era la persona que le apalabraba las citas y remitía los faxes a Pepote Ballester


El presidente del BBVA, Francisco González, tiene una seria papeleta para mantener la “reputación” del Banco que preside, ya que precisamente su director de Responsabilidad y Reputación Corporativas acaba de ser imputado en la Operación Babel, la pieza separada nº 25 del caso Palma Arena, que investiga la manera irregular y fraudulenta de gestionar los recursos públicos por parte del yerno del rey de España, Iñaki Urdangarín.

Antoni Ballabriga, ex colaborador e íntimo amigo de Urdangarín, ahora alto cargo del BBVA, ha sido llamado a declarar el próximo 6 de marzo en condición de imputado en este caso por parte del juez José Castro para que aclare cuál era el destino final de la presunta malversación de caudales públicos practicada desde el Instituto Noos que él llegó a dirigir al lado de Iñaki Urdangarín.

Codo con codo con Iñaki Urdangarín

<em>Antoni, como se le conoce en los círculos bancarios, trabajó codo con codo con Iñaki Urdangarín en el Instituto Noos, donde ejercicio de director, cargó que abandonó en el año 2007, meses después de que el yerno del rey tuviera que salir formalmente de su organigrama por indicación del emisario de la casa real, el abogado José Manuel Romero Moreno, conde de Fontao. Paralelamente, a la salida de su amigo Iñaki, Antoni buscó un nuevo acomodo al margen del Instituto Noos, cosa que logró en julio de 2007 al ser nombrado alto cargo del BBVA. Dicen que recomendado – afirman algunas fuentes-, y posicionado por sus amigos vips al presidente Francisco González y al entonces jefe de prensa de la entidad bancaria, Javier Ayuso.

Antoni Ballabriga Torreguitart, nacido en Barcelona en 1968, pasó así a dirigir el departamento de Responsabilidad y Reputación Corporativas del BBVA, dependiente del área de Comunicación e Imagen del Banco, que dirigía por entonces el periodista Javier Ayuso. El objeto de este fichaje, según comunicó en su día la entidad financiera, era “reforzar el área de RRC, con el objetivo de responder lo mejor posible a las expectativas que depositan en el grupo todos los colectivos con los que, directa o indirectamente se relaciona“. Es decir, lo que se conoce popularmente, como “abrelatas” de Ayuso.

Ballabriga, licenciado en Administración y Dirección de Empresas y máster por ESADE -donde coincidió en sus pupitres con Iñaki Urdangarín, donde se plasmó una gran amistad-, ya había colaborado con anterioridad con el BBVA. Lo hizo con el diseño del Plan de Acción Social para Latinoamérica, iniciado mientras que estaba en el Instituto Noos, al lado del yerno del rey de España.

En los registros efectuados en las distintas sedes de las empresas vinculadas con la trama Urdangarín se incautó un gran material informático. Así, la policía judicial y la Fiscalía Anticorrupción se hicieron con varios e-mails remitidos por Antoni Ballabriga a Iñaki Urdangarín, en los que se plasmaba el plan a seguir. En concreto, uno los interceptados fue enviado el 21 de marzo de 2006 por el hoy alto cargodel BBVA al entonces director general de Deportes del Gobierno balear, José Luis Pepote Ballester, con copia adjunta para el yerno del rey.

Un email que no deja lugar a dudas

En dicho e mail, remitido desde su dirección electrónica que tenía en el Instituto Nóos (aballabriga@noos.es), Antoni decía lo siguiente:

Estimado José Luis [Pepote Ballester]: Como te ha comentado Iñaki, nos gustaría mantener una breve reunión para que conocieras un proyecto muy interesante que os presentará la empresa ACTIS dirigida por José Luis Ferrando. Se trata de un nuevo evento deportivo llamado World Beach Games. Iñaki me ha comentado que estarás disponible en tu despacho el viernes 24 a las 10. Te confirmo que allí estaré acompañando a José Luis Ferrando en la presentación. Ruego me confirmes tu disponibilidad“.

Ahora la pelota está en el alero del presidente del BBVA, Francisco González, ya que su reputación personal y la de la entidad que él preside están en tela de juicio con este alto cargo imputado en uno de los mayores escándalos desde que acabara la dictadura en España. Con la imputación de Ballabriga se entra de lleno en contradicción con el Código de Buena Conducta que debería regir en esta conocida entidad bancaria. Un aspecto primordial que ya han comenzado a exigir sus accionistas y los medios financieros internacionales. El prestigio corporativo del BBVA puede caer por los suelos.

Juan Luis Galiacho