Menú Portada
Tras su comparecencia en el Juzgado de Cuenca, desapareció de España

El director de ING culpó al muerto del accidente de caza en su declaración judicial

Enero 17, 2011

Iñigo de Churruca y Bonilla, acusado de un presunto delito de homicidio con imprudencia, disponía de la póliza de seguros más baja del mercado y no la tenía firmada

Los peritos cazadores culpan al alto cargo del Banco de una imprudencia grave


Iñigo de Churruca y Bonilla, director general de Banca Corporativa y de Inversión de ING BANK España, culpó al muerto en su declaración judicial celebrada el día 20 de diciembre de 2010 ante el titular del Juzgado de Instrucción nº 4 de Cuenca. Como ya informó en el día de ayer extraconfidencial.com, el director de ING BANK en España está acusado de un presunto homicidio con imprudencia grave al matar durante una cacería celebrada en un pueblo de Cuenca al dueño de una finca, Francisco Dorado Herencia.

En su declaración judicial, a la que ha tenido acceso extraconfidencial.com, el director de ING afirmó que el creyó disparar a un animal, en concreto a un cochino, pero que al no oír ningún ruido se acercó hacia el lugar y se encontró el cuerpo de un hombre sobre una roca, viéndole sólo las piernas y el torso. El disparo de Iñigo Churruca no logró matar a un cochino sino a Francisco Dorado, al que el acertado disparo le ocasionó la perdida de la parte superior del cráneo.

“El Golden”, un experto cazador

 

El ingeniero Francisco Dorado era un hombre muy conocido dentro del mundo de caza, al que apodaban “El Golden”, en alusión a su apellido. A día de hoy, nadie se explica como pudo abandonar su puesto, siendo un experto cazador y un gran organizador de monterías. Según la declaración judicial del director de ING, Francisco Dorado abandonó su puesto -que se encontraba al lado de Churruca-, al serle comunicado por un walki talki que había un animal herido, marchándose con la reala de perros.

Todos los peritos cazadores, incluido el judicial, Jesús Albacete Segura, mantienen que hubo una imprudencia grave por parte del director de ING al disparar sin asegurarse de su objetivo, más tratándose de un cortadero donde la visibilidad es casi total. Según los cazadores consultados por este periódico,este chico es de los que se cree el Dios del Mundo. Tiene una escopeta y dispara a lo que sea. Así no se caza nunca”. El rifle de Iñigo Churruca, que acababa de comprar, era un Mauser 30.06 Modelo MAJ1K.

 

Una póliza de seguros barata y sin firmar

 

El director de ING, tras su declaración judicial, desapareció de España y no acudió ni él ni nadie de su familia al entierro, al serles prohibida su entrada por la familia del difunto, a la cual conocían bastante. Puestos en contacto con la mujer del fallecido, Pilar Banús, no ha querido hacer declaraciones al respecto a extraconfidencial.com. Y por parte de su abogado, José María Girón, se ha comunicado que prefieren guardas silencio e intentar que el caso pase desapercibido. La mujer del fallecido se encontraba en la casa de la Finca preparando todo para el almuerzo, cuando fue avisada del accidente mortal.

Se da la casualidad que el director de ING disponía de una póliza de seguros de accidentes más baja del mercado, la básica (unos 20 euros), a través de una aseguradora del Banco Sabadell y que, además, no la tenía firmada.

Por el momento, en el Juzgado de Instrucción nº 4 de Cuenca se continúa con la tramitación de las diligencias judiciales 2126/2010. El titular de este Juzgado ya ha ordenado la reconstrucción del accidente, para lo cual estos días se desplazaran hasta el lugar del suceso mortal junto con el director de ING España. Si que obra ya en el sumario, el atestado levantado por la Guardia Civil, donde se tomó declaración a más de una docena de testigos que se encontraban en la finca “Fuente Ruz” aquel día fatídico y por el que el director de ING Bank España fue detenido y acusado de un presunto homicidio con imprudencia grave. De los testigos, algunos de incuestionable relevancia empresarial, informaremos en próximas ediciones.


Juan Luis Galiacho