Menú Portada
EL OSCURO PASADO DEL PRESIDENTE DE LA CEOE (II)
A veces, en las transacciones también se "perdía" una pequeña cantidad

El dinero “negro” en metálico era sacado de las oficinas de Marsans dentro de unas bolsas de promoción de Pullmantur

Abril 27, 2010
pq__diaz_ferran.jpg

El presidente de la CEOE pone un circo y le crecen los enanos: además de la profunda crisis por la que atraviesa Marsans, el Congreso de los Diputados le retira la contrata que mantenía para los desplazamientos de Sus Señorías y la propietaria del edificio donde se asienta la sede central de su principal compañía en Madrid ha presentado una demanda de desahucio por no abonar el alquiler y exige el pago de 4 millones de euros.

La pasada semana les informamos que el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, fue denunciado ante el Juzgado y Hacienda por presunto manejo de dinero negro a través de una de las filiales del Grupo Marsans, Pullmantur. El dinero, según la documentación que obra en poder de este periódico, era sacado de las oficinas del Grupo en metálico, dentro de unas bolsas de promoción de la mencionada Agencia de Viajes. De hecho, el auditor José Sevilla, propietario de la sociedad Auditsegar S.L. relataba en su Informe que “no puedo aceptar declarar unos beneficios de 150 millones de pesetas, cuando quedan más de 1.000 millones de pérdidas de ejercicios anteriores (…)”.

De todo lo relatado hay pruebas. De hecho, existen grabaciones de unas conversaciones telefónicas grabadas en septiembre de 2001 entre el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y un directivo de la compañía en las que se hablaba de pagar 30 millones de pesetas presuntamente en “dinero B” a Ricardo Carreño Ferreiro, hermano del yerno de Gerardo Díaz Ferrán y encargado de las obras en la Finca “El Alamin”, situada en la provincia de Toledo y propiedad del presidente de este Grupo de empresas de ocio y transporte.

Conversaciones grabadas

Estas conversaciones, que el abogado Juan Parejo Pablos tiene en su poder, y que se intentaron aportar en el juicio como prueba del pago a directivos y administradores con “dinero B”, se puede escuchar lo siguiente:

Directivo: Bueno, si te parece, yo llamo a Ricardo [Carreño], y le preparo lo que haya, pues no sé a lo mejor 15, o algo así.Gerardo Díaz Ferrán: Bueno, pues cuanto más tengas mejor. -D: Vale perfecto. -GDF: lo que pasa es que durante toda esta semana le tenemos que dar 30. –D: Bueno, pues a ver como lo hago, mañana puedo sacar del banco. –GDF: Tiene que ser de lo otro. –D: De lo otro…Sí, sí”.

Este procedimiento de pago, que solía ser habitual, consta en otras conversaciones telefónicas en poder del abogado Parejo y en las que también figura el presidente de la compañía Spanair, Gonzalo Pascual Arias, socio del presidente de la CEOE en este grupo de empresas de ocio y transporte.

En bolsas de basura

Según los documentos a los que ha tenido acceso extraconfidencial.com, el dinero era sacado de las oficinas del grupo en metálico, dentro de unas bolsas de promoción de Pullmantur con cuadritos, y recogido por personas de confianza (muchas de ellas guardaespaldas) de Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, como así consta en los recibís acreditativos que el entonces directivo de la empresa les hacia firmar a estas personas antes de marcharse con el caudal, a veces adjuntando al recibí fotocopia de su DNI. Entre las personas que firmaron el recibí por un importe millonario en metálico y que figuran en la denuncia están Ricardo Carreño, encargado de las obras de la finca “El Alamín”, Hilario Nieves Marín, uno de los peones de confianza de éste último, José Fraile Sánchez, escolta de Díaz Ferrán, y Carlos Campo García, hombre de confianza de Díaz Ferrán.

A veces, en las transacciones también se “perdía” una pequeña cantidad, como así se refleja en uno de estos documentos: “Con relación a la diferencia de 50.000 pesetas en el cargo de los 15.000.000 efectuado el pasado 9 de los corrientes [noviembre de 1999], te agradeceré nos hagas entrega de dicho importe, para dejar definitivamente cerrado este asunto”. Era una carta enviada a la dirección general de Pullmantur por Emilio del Moral en representación de la empresa de autocares Travel Bus.

La ingeniería financiera ha aparecido con mucha frecuencia en este tipo de transacciones para dar validez real a los ingresos que recibían los dueños del grupo Marsans. Así, por ejemplo, uno de los documentos que investigó en su día la Agencia Tributaria, fue un fax enviado por Angel Cecilia desde la empresa Autobuses de Alcalá al director financiero de Pulllmantur, en el que se puede leer: “De acuerdo con lo comentado telefónicamente, te envió número de cuenta en el Banco Santander Central Hispano de Gonzalo Pascual Arias (Autobuses Alcalá), donde debes ingresar el importe en metálico que conoces [15 millones de pesetas], que yo contabilizaré como una devolución personal de D. Gonzalo. La cuenta es: 00491813…”.


Amenazas y coacciones

Durante el pleito judicial, así como en la investigación tributaria, hubo muchas incógnitas, por ejemplo la renuncia a la defensa que hizo el primer abogado del ex ejecutivo reclamante, el letrado Camilo Rodríguez Jiménez, según él, por las amenazas recibidas. Así se refleja en otra carta que obra en los autos 208/2003: “En este despacho [Rodríguez & Asociados], se han recibido amenazas en relación a este asunto; encontrándose en estos momentos pendientes de localizar a través de la Policía el origen de las mismas. Por el motivo que te indico, y como muy bien tu sabes de la no transparencia del objeto de la reclamación, entiendo como mejor posición en mi carrera profesional apartarme de la defensa de tus intereses”.

Todos estos hechos, unidos a los problemas económicos de su grupo empresarial, hacen que la figura del presidente la CEOE se encuentre actualmente muy debilitada. E incluso, dentro del propio seno de esta importante organización empresarial ya se le cuestiona.

J.L.G.