Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

El dinero árabe se instala en el fútbol español: los 222 millones del presidente catarí del PSG por Neymar se unen a la compra del Girona en la Liga Santander y del Albacete y la Cultural Leonesa, en La Liga 1,2,3

Agosto 23, 2017

Este año, además del Málaga, la Liga Santander contará con un nuevo inquilino árabe como propietario de uno de sus clubs, el Girona, que desde 2015 mantiene una estrecha relación con el jeque Mansour bin Zayed al Nahyan, de los Emiratos Árabes Unidos y miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi.

dueño girona

En 2012 se produjo uno de los incidentes más extraños de la historia de la Liga Profesional de Fútbol. La víctima era el Getafe Club de Fútbol que por aquel entonces transitaba por una escarpada situación económica alejada de la tranquilidad que hoy siente con los ingresos que le reportarán su regreso a la mejor liga del mundo, la Liga 1, 2, 3. Sus apuros hicieron que el Club azulón aceptara sin muchos remilgos la oferta de un jeque árabe que se disponía a comprar el Club pagando cinco millones de euros como inversión máxima. Al poco tiempo, los Mossos d´Esquadra destaparon que todo se trataba de una estafa maquinada por una banda de siete personas (seis españoles y un dominicano), que, supuestamente, ponían en contacto a las empresas económicamente necesitadas con jeques árabes dispuestos a invertir en su negocio. El jeque del Getafe, no era otro que un camarero brasileño disfrazado al que le pagaban 50 euros por sus servicios.

La historia de amor de petrodólares entre la emergente Arabia y el equipo presidido por Ángel Torres fracasó estrepitosamente, pero no fue el único intento que Asia promovió para desembarcar en el fútbol español. Antes ya lo habían hecho, con idéntico resultado, el estrafalario Dimitry Piterman y el histriónico Ali Syed. Los empresarios ucraniano e indio, respectivamente, dejaron al Deportivo Alavés y al Racing de Santander (el equipo cántabro fue objeto de las operaciones de ambos magnates), en una situación peor de la que se encontraron. Para muestra, las operaciones de estos dos  empresarios son el mejor ejemplo de una gestión deplorable. El Alavés de Piterman multiplicó en cuatro años su deuda por tres, hasta los 23 millones de euros.  El Racing de Ali Syed terminó acogiéndose a la Ley Concursal para evitar su descenso administrativo por impago solo cinco meses después de unas promesas que situaban al equipo cántabro en Europa.

De la ficción, a la realidad

Sin embargo, lo que antes eran fuegos de artificio ahora se han convertido en proyectos sólidos que relanzan las aspiraciones y la economía de los Clubs europeos. La mayor garantía de la viabilidad de los planes de los jeques en el viejo continente son los 222 millones de euros con los que el presidente del Paris Saint Germain, el catarí Nasser Al-Khelaifi, le ha birlado al Fútbol Club Barcelona a su estrella Neymar, tras pagar su cláusula de rescisión. El presidente parisino está considerado como una de las 100 personas más ricas del mundo, y sus operaciones no se quedan atrás.

Por tanto podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que el dinero proveniente de Oriente Próximo -los riyales, dinares y dirhames-, ya se cotizan codo con codo con el euro, en una relación estable que parece apostar por el largoplacismo. En Málaga ya lo saben y su presidente, el también catarí Abdullah bin Nasser Al Thani, y miembro de la familia real de Catar se ha convertido en el mandatario más longevo de la historia del equipo malacitano. Durante este tiempo, el Málaga ha conseguido una tranquilidad que antes parecía impensable, consolidándose en La Liga 1, 2, 3 y haciendo soñar a los suyos con la Champions League, como en la temporada 2012-2013. “Siete años en el club, y los que vienen serán mejores”, decía hace poco el presidente en una entrevista.

Este año, la máxima categoría española contará con un nuevo inquilino árabe como propietario de uno de sus clubs, el Girona que desde 2015 mantiene una estrecha relación con el jeque Mansour bin Zayed al Nahyan, de los Emiratos Árabes Unidos y miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi. Esta íntima colaboración entre Clubs que se cristalizó en la cesión de numerosos jugadores podría acabar en la compra del equipo catalán por el jeque árabe que ya es propietario del Manchester City, New York City o Melboune City. Toda esta operación comenzó con el interés del grupo inversor francés TVSE con Jean-Louis Dutaret y Samir Boudjemaa a la cabeza, que consiguió a través de Pere Guardiola, hermano de Pep Guardiola, el 80% de las acciones del club, hasta entonces propiedad de Josep Delgado.

Los árabes, los salvadores

Pero los dineros provenientes de tierras musulmanas no se fijan solo ya en la Primera División española, sino que lanzan sus tentáculos a categorías más modestas como la La Liga 1, 2, 3. Eso es lo que ocurre con los casos de la Cultural Leonesa y el Albacete, que, además de compartir camiseta, como ha sido noticia estos días debido a una pésima estrategia de la marca deportiva danesa Hummel, también comparten intereses árabes. Por un lado, está el proyecto del emir de Catar, Tamim Al Thani, primo del jeque del Málaga, y es que parece que todo queda en casa. Esta iniciativa tiene su mirada puesta en el Mundial que se celebrará en el país asiático en 2022. Cuando  un histórico como la Cultu agonizaba con una deuda de 1,7 millones de euros, la Academia Aspire, financiada por el gobierno catarí, aparecía para salvar al Club leonés (haciéndose con el 99,7% de la entidad), y convertirlo en un vivero de jugadores de cara a la cita mundialista. Desde luego que el proyecto formativo no ha podido empezar con mejor pie, al haber devuelto a la Cultural a la Segunda División española en apenas dos años.

Por otro lado, se encuentra el caso del Albacete. El ex presidente, José Manuel Garrido, anunciaba en el pasado mes de julio la venta al Grupo empresarial Skyline del paquete accionarial de la entidad albaceteña -cifrado en el 96,04%-, que posee junto al padre del futbolista Andrés Iniesta, José Antonio Iniesta. Detrás de la sociedad inversora propietaria de varios Clubes de Fútbol de Sudamérica se encuentra el libanés Kabchi Zakia como máximo accionista.

Historias suficientes para reconocer que el dinero asiático se ha confirmado como uno de los mayores acreedores de la Liga Profesional de Fútbol. Historias que muestran como la salvación de los Clubs españoles por parte de mecenas extranjeros no se reserva únicamente a llamadas de teléfono de Tiempo de Juego de la Cadena Cope. Porque creíamos que sólo había un salvador llamado Carlos Slim y un milagro llamado Oviedo.

Doinel Castro