Menú Portada

El día que Cristiano vaya al banquillo…

Octubre 7, 2015

La pregunta a Benítez es insistente sobre si se atreverá a sentar algún día a Cristiano. Durante las explicaciones que estuvo dando el lunes por el empate en el Calderón se le cuestionó sobre si le temblará el pulso a la hora de tomar la decisión de sentar a la estrella blanca y contestó que no. Que no le temblaría el pulso, pero no se atrevió a decir que eso sucederá algún día. La decisión casi se plantea como un pulso, como una exhibición de poder. La respuesta se verá durante el año, pero si sucede se supondrá que el interesado será el primero en saberlo

cristiano

Está contado que cuando llegó Benítez este verano, y se hablaba tanto de que era el rey de las rotaciones, alguien le dijo que en el Madrid rotaban todos, pero no rotaba Cristiano. No hace falta ser muy listo para imaginar que un jugador de este calibre, al igual que Messi, toma determinadas decisiones y que hay cosas que hay que hablarlas. Estos dos jugadores, y decir lo contrario es faltar a la verdad, pesan mucho más que sus entrenadores.

Una de las imágenes del año

Hablarlas o exponerse a situaciones como la que vivió Luis Enrique el año pasado cuando sentaba a Messi. Que no debería ser así es una cosa y que es como se cuenta, también. Estas cosas hay que consensuarlas y de eso habla mucho Rafa Benítez, de las conversaciones que mantiene con Cristiano. Y en ellas pone mucho hincapié porque él debe saber que si en algún partido le sienta, el primero en saberlo debe ser el portugués. Vamos, que por sorpresa nada de nada.

Se habla de esto también porque hay algunas opiniones tras el derbi que apuntan a que Rafa Benítez debió cambiar a Cristiano y no a Benzema. Estaba jugando mejor el francés, pero es cierto que con el portugués en el campo siempre hay opciones de que su equipo haga gol. Y así lo debe pensar Benítez. Si sucede será una de las imágenes del año, Cristiano en el banquillo en un partido más o menos trascendente, pero si eso pasa habrá que pensar que es con el visto bueno del futbolista. Lo contrario, sería sorprendente.