Menú Portada
Su último novio quiso huir de la isla

El día en el que a Begoña Alonso se le atragantó Lanzarote

Mayo 14, 2009

Ha sido una de las concursantes de la última edición de ´Supervivientes´ pero sería interesante que la modelo desvelara lo que ocurrió durante un viaje a Lanzarote en compañía de su último novio.

pq_774_begonaalonso.jpg

Ha sido una de las peores concursantes de ´Supervivientes´, quizás porque intentar adoptar el papel de ursulina bienaventurada y apostólica resultó vulgar e hilarante. Desde que Begoña Alonso se agarró al estrellato cañí de la mano del fornido David Bustamante, lo cierto es que ha sido más conocida por ventilar su chirriante vida privada que por ejercer de musa en pasarelas con pedigrí. La Alonso, portadora del gen de la locuacidad, no podrá evitar llevar a cuestas el sambenito de haber sido el azote público del hombre que le enseñó a caminar por el sendero de la popularidad. Tampoco se podrá olvidar la denuncia que Fernando Giménez, uno de sus últimos novios, le puso por presunto maltrato físico y psíquico, ni la sentencia que la reconoce como autora responsable de una lesión ocasionada a Nerea Pérez durante un forcejeo en la playa de Torre del Mar. Sin embargo, parece que no es lo único de lo que podría largar en televisión.

Sería apropiado que Begoña confesara ahora lo que ocurrió hace algún tiempo durante un viaje que hizo a Lanzarote en compañía de Javier, su último novio, hijo de un aburguersado médico madrileño. Me insisten en que la situación resultó tan incómoda que provocó un gran revuelo entre organizadores y resto de comitiva del sarao al que estaban invitados. Resultaría apetecible, incluso interesante, que la Alonso explicara el motivo por el que Javier solicitó que le cambiaran de hotel, incluso intentó comprar un billete de avión para huir de la isla mucho antes de lo previsto. Recuerdo la conversación telefónica que mantuve con el apetecible mozarrón, los posteriores insultos y amenazas de la ex de Bustamante y es imposible olvidar el temblor de su voz. Fue él mismo el que confesó haber vivido situaciones poco jocosas junto a la maniquí de tercera, aunque después callara por temor o vergüenza. Además, la de Barakaldo debería contar cuál fue el motivo que les llevó a romper definitivamente y por qué el padre del mozalbete puso como condición sine qua non zanjar su romance para poder continuar formando parte de las sociedades mercantiles puestas a su nombre. Begoña sigue siendo la misma, aunque ahora se tiña de Zarzamora azabache y se crea presentadora multifacética.

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com