Menú Portada
"Sí al voto de censura, promovido por los socios Oriol Giralt y Christian Castellví contra la Junta Directiva del FC Barcelona"

El día 6 de julio, de 9 a 21 horas, Joan Laporta se juega su carrera… política

Junio 26, 2008

La mesa del voto de censura del FC Barcelona trasladó ayer a la directiva del club la pregunta que realizará a los socios barcelonistas el próximo 6 de julio en la votación de la moción contra la junta de Joan Laporta, en la que deberán decir ´sí´ o ´no´ al voto de censura para decidir la continuidad o no de la actual junta directiva de la entidad, según informa Europa Press. Oficialmente ya estamos en campaña. Dice el club que hará una campaña para pedir que el socio acuda a votar. ¿De verdad?

pq__Johan_laporta.jpg

El día 6 de julio, de 9 a 21 horas, en el Camp Nou. Los más de 110.000 socios del FC Barcelona tienen una cita con su futuro. Votar para que Joan Laporta deje de ser presidente, o votar para que continúe. Claro, que igual si no acuden a votar consiguen que Laporta siga hasta 2010 al frente del club blaugrana. O no, porque si acuden más de once mil socios habrá que contar los votos emitidos y entonces será el deseo de los que se acerquen el que decida el futuro inmediato de una de las entidades deportivas más grandes del mundo.
Nada es seguro, nadie puede predecir qué va a ocurrir, pero los únicos que lo tienen claro son los detractores del presidente Laporta al que acusan de haber llevado a una crisis sin precedentes al club con su mala gestión. Está muy claro que todos los que tienen algo en contra de Joan Laporta van a acudir al Camp Nou a votar favorablemente el voto de censura. Antiguos directivos, socios antiguos con seny que han visto como el presidente aprendiz de político ha antepuesto sus intereses personales a los de la entidad. Socios exaltados que han visto deteriorase un proyecto como un azucarillo por la falta de control de la junta y sus apoyos más al amiguismo que la profesional.
En esta encuesta para el 6 de julio queda por ver un componente muy importante. ¿Cuántos de los 27.000 socios que votaron a Laporta en su elección hace cinco años mantienen su apoyo? Y cuántos de esos lo mantienen tanto como para dejar las vacaciones y acudir un domingo al estadio a votar. Ya saben aquel refrán de “amigos pero sin perder”. ¿De verdad hay un grupo de socios culés que deseen tanto la continuidad de una junta directiva por lo hecho hasta el día de hoy? Más bien puede que encuentren un apoyo en los enemigos del cambio, porque no saben qué vendrá a continuación y cómo sentará de mal el impase que tendrá el club hasta la elección de un nuevo presidente.
Joan Laporta sabe que serán pocos los que se molesten en ir a defenderles. Pero tampoco es consciente de si el enemigo se movilizará tanto como para que haya que contar los votos y ver si dos tercios de los emitidos piden que se marche. Es tal incertidumbre que por si acaso el club hará campaña a favor de que el socio acuda a votar. Evidentemente tratarán de mover a los que les apoyan, porque se entiende que los que les quieren fuera ya lo están.
Pero, además, habrá una segunda forma de hacer campaña, que ayer tuvo un acto importante: la presentación de los fichajes. El ex sevillista Keita lució ayer la camisola blaugrana, cuando lleva fichado dos semanas. Martín Cáceres y Dani Alves lo harán de inmediato. Y si a Laporta le sale la operación, tratará de presentar al ruso Arshavin como la nueva estrella. Lo de siempre, yo os traigo a las nuevas estrellas. Sí, entrampando al FC Barcelona un poco más y pagando el doble de lo que valen porque ya no queda ningún club tonto por el mundo. Bueno sí, en esto de los fichajes, el propio Barça, anunciando que sus tres estrellas están descartadas.

Tiempo de intoxicaciones

Le decía ayer mismo a una socia del FC Barcelona que tendremos que estar preparados para intoxicaciones, tanto a favor de Joan Laporta como en contra. Y me respondía que la intoxicación contra Laporta en este caso no es necesaria, porque su propia forma de actuar y ser lo ha colocado dónde está. Los socios del Barça saben perder ligas, copas, etc. Lo que no toleran son las formas. Frases como las de “listillo“, o “al loro que os están engañando“. Muchos creen que Joan Laporta se ha entrenado en los púlpitos del Barça para la declamación de otros posibles púlpitos políticos. “Dios nos proteja de los políticos tipo Señor Laporta que exclama ¡Viva Cataluña libre! en foros deportivos. Tiene una auténtica empanada mental”.
¿Quién conocía a Joan Laporta antes de saltar a los medios como el portavoz del grupo opositor “El Elefante Blau”? Nadie, ¿Y ahora? Ahora presume de ser amigo hasta del presidente del Real Madrid. Más de lo mismo, por cierto. El señor Laporta debió de sufrir mucho cada vez que su suegro le llamase “piltrafilla“. Por Barcelona, en foros bien influyentes, se cuenta que Echevarría, el suegrísimo de Joan Laporta, le dijo una vez a S.M. el Rey, “hoy mi yerno es presidente del Barça, mañana será presidente de la Generalitat”. Me temo, señor Echevarría, que el 6 de julio pueden acabarse los dos sueños de su yerno.