Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

El desplome en Bolsa de Carrefour, la saturación del sector de los Hipermercados y la guerra de precios que se avecina

Septiembre 6, 2017
carrefour

El grupo de distribución francés Carrefour sufrió el pasado jueves un desplome en su cotización del 13,13% en la Bolsa de París después de presentar sus resultados del primer semestre del año en el que redujo su beneficio un 12% y advertir al mercado (a través de un profit warning), sobre una importante caída de ingresos para todo el ejercicio. De hecho, este mismo martes, el Banco suizo Credit Suisse ha reducido un 26% el precio objetivo de sus acciones, hasta 15,50 euros desde una valoración anterior de 21 euros y recomienda vender las mismas. “Hay evidencias crecientes de problemas estructurales”, afirma Credit Suisse. “Tras los resultados del primer semestre peores de lo previsto y el recorte de previsiones para 2017, está claro que los problemas de su modelo de negocio están afectando a su comportamiento financiero”, añade la entidad.

En opinión de estos expertos, los problemas de Carrefour son una excesiva dependencia del formato de Hipermercados, la lenta adopción de los canales de venta online, tanto en alimentación como en otros productos, las altas inversiones y su amplio conjunto de operaciones. Una situación más que compleja que tendrá que lidiar su nuevo presidente, Alexandre Bompard.

Cambios en los gustos de los consumidores

Carrefour no ha sabido adaptarse a un claro cambio de hábitos del consumidor y, lo que es peor: por sus errores pasados, no tendrá fácil recuperar la senda en el corto plazo. En el canal de venta online, tanto de alimentación como en otro tipo de productos, que en países como España crece a un ritmo del 25% interanual, no ha sabido adaptarse a la demanda, ha destinado pocos recursos y, si tenemos en cuenta las críticas que recibe, lo ha hecho mal.

Pero la principal apuesta por la que Credit Suisse destaca su riesgo, es mantener una gran dependencia por los Hipermercados, a los que ha destinado grandes inversiones que ahora no rentabiliza. Este formato junto al de Centro Comercial a las afueras de las grandes ciudades, cada vez ofrece peores resultados. Algunas grandes empresas ya se movilizan en ese sentido. Media Markt, Decathlon o incluso IKEA, ya se han movido a formatos de tienda más pequeños en el centro de las ciudades. Otras marcas como Leroy Merlin o Toys ‘R’ Us lo harán en los próximos meses

El peligro de entrar en una guerra de precios

Carrefour no podrá solventar esta dependencia por los Hipermercados de la noche a la mañana. Le espera decisiones difíciles a corto y a largo plazo, algunas tan drásticas como la desinversión y el cierre de establecimientos poco rentables. También debe apostar más por el canal online, aunque en este tiempo perdido, son muchas las empresas que le han arrebatado una cuota de mercado difícil de recuperar. Pero lo que seguramente veremos ya, es una política más agresiva en precios para recuperar clientela. Algo que puede parecer positivo al consumidor en un principio, pero que puede conllevar más presiones a los proveedores, bajada en la calidad de los productos y, por supuesto, presión en los salarios de sus trabajadores.

Si tenemos en cuenta el peso que tiene Carrefour en países como España, sus decisiones pueden afectar a todo el sector de la distribución y, especialmente, a los consumidores.