Menú Portada

El “despido” de Mila Ximénez acaba con engaño de Sálvame a su público y los otros tabúes del programa ven la luz

Diciembre 11, 2015
mila ximenez

Cuando todos los medios nacionales están centrados en la cobertura de las próximas generales del 20-DMediaset desconecta y apuesta claramente por oscuras polémicas. Si el Grupo no fue capaz ni de organizar, ni de emitir, ni siquiera de cubrir cualquier debate electoral, parece ser que vetado en los informativos del grupo italiano, el remate a la actualidad lo han decidido esta semana, cuando han decidido cancelar el espacio Un tiempo nuevo, que competía sin suerte los sábados contra La Sexta Noche.

Si el viernes el universo Sálvame intentó paralizar el país con el caso del supuesto intento de suicidio de Toño Sanchís, cuya mujer ha entregado a Belén Esteban parte de las controvertidas facturas, este jueves el sorprendente despido “interruptus” de Mila Ximénez acapara la mayoría de los medios nacionales.

La polémica sobre la colaboradora arrancó el miércoles, cuando Kiko Matamoros bebía con fruición un batido proteínico enseñando la marca a cámara. Mila Ximénez, que lleva un tiempo con una actitud negativa, le reprochó a su compañero lo que podría ser un caso de publicidad encubierta: “¡No hagas más publicidad, tío, que se te nota mucho. Que cada vez que te enfocan te tomas el batido! ¡Que se te ve el plumero!”.

Kiko Matamoros se hizo entonces el sorprendido y el director del programa mandó salir a Mila del programa, que abandonó el plató rumiando la siguiente frase: “Sí, voy a salir, pero para siempre”. Segundos después se veía al director reprochando a la colaboradora su frase: “No entiendo nada, la multa la vas a pagar tú”, y claro, Mila no volvió al programa.

¿De qué multa habla?

La multa a la que se refiere el director de Sálvame es la posible sanción de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, que en el pasado multó con 324.000 euros al programa por una sección del doctor Luis Gutiérrez, que supuestamente introducía marcas comerciales en un consultorio de salud.

El doctor, ex número dos de Saber vivir, quizás no recodaba que su ex jefe, Manuel Torreiglesias, fue despedido de TVE tras más de 30 años por el mismo motivo: publicidad encubierta. Este mismo delito le costó 600.001 euros a Mediaset por otro caso similar, en este caso del programa ¡Qué tiempo tan feliz!

Y Mila la lía en las redes sociales

Mila Ximénez arrancaba este jueves su día escribiendo la siguiente frase en Twitter: “No lo he hecho bien, y me han despedido. La culpa ha sido mía. Un abrazo a mi equipo. Les echaré de menos”.

La noticia corrió como la pólvora por las redes sociales, por lo cual Extraconfidencial.com se puso en contacto con el departamento de comunicación de Mediaset, que nos remitió a un mensaje que acababan de publicar: “Aclaramos: Mila Ximénez no ha sido despedida. La dirección del programa le pidió ayer que abandonara el plató por una actitud inapropiada”. Entonces, ¿qué pretendía la colaboradora? ¿Promocionar las cremas de belleza que acaba de lanzar, cuyo próximo evento promocional en Madrid será muy concurrido tras la polémica? ¿Y el programa? ¿Lanzar una cortina de humo contra las unánimes críticas contra ellos por el circo del viernes? Aquí todos ganan.

La estafa sobre Mila Ximénez 

A las 16.20 horas Sálvame arrancó su edición de ayer prometiendo una llamada de Mila Ximénez que aclararía el tema. De hecho, el programa -vía Twitter-, cebó a sus espectadores preguntando si querían que llamara la colaboradora, opción que tuvo el respaldo mayoritario de los tuiteros. Pero una vez más, y ya van unas cuantas, Sálvame se ha vuelto a reír de sus fieles, ya que éstos han esperado durante casi cuatro horas una llamada que finalmente no se ha producido. Por supuesto, que decenas de seguidores han insultado y linchado al programa en la citada red social por la enésima promesa incumplida del programa,

Los otros tabúes de Sálvame 

Algunos espectadores ven cegados este espacio, creyendo que en el programa se puede comentar todo de todos, pero tras seis años y medio en antena, muchos han sido los casos de temas silenciados en el programa. Es el caso de los problemas de Hacienda de Jorge Javier Vázquez, que -según varios medios-, tuvo que hacer frente a una deuda de 800.000 euros, por los 300.000 de Belén Esteban, que ha recibido similar protección.

También se han vetado tertulias como la condena a cárcel de Kiko Hernández por apropiación indebida, la imputación de Antonio Juan Vidal, novio de Paz Padilla, o la imputación, esta misma semana, del portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento de BarcelonaJaume Collboni, que es marido de Óscar Cornejo, co propietario de La Fábrica de la Tele, productora de Sálvame.

Otros temas que no acaban en nada 

¿Se puede creer a un programa cuyo colaborador, Kiko Hernández, volvió a televisión desvelando un cáncer casi terminal del que nunca más hemos vuelto a saber? ¿Y de un programa que dispara la audiencia con un Kiko Matamoros llorando ante la cámara señalando que se iba a quedar ciego de por vida? ¿Y de un programa cuyos colaboradores salen, Kiko Hernández dijo que por una fuerte depresión, siendo siempre el momento elegido en el que un compañero vuelve tras amenazar con no volver a pisar nunca más el plató? Recordemos que Rosa Benito, que prometió cortarse una pierna antes de volver al programa, vuelve esta noche, por lo cual se podría estar preparando un nuevo relevo con una polémica, quizás artificial.

Más sobre publicidad encubierta  

La publicidad encubierta es un apartado de la publicidad ilícita, y se describe así: “Se da cuando el destinatario no es consciente de que dicha manifestación constituye una actividad publicitaria, dándole la impresión de que se encuentra ante un mensaje difundido por un tercero imparcial ajeno al anunciante. Se produce un engaño a los destinatarios, pero no sobre el contenido del mensaje sino sobre el modo o la forma de presentar la misma, porque el destinatario al no reconocer la publicidad como tal le otorga una mayor credibilidad”. 

Extraconfidencial.com ha destapado varias prácticas idénticas sobre este tema, además de la violación de las cadenas de la limitación de la publicidad por hora de emisión. En 2009 les señalábamos la inclusión de los polos Lacoste entre los narradores y comentaristas del deporte en TVE, mientras que al año siguiente la misma mala praxis se producía en la serie Pelotas. Por no hablar que hace unos días TVE admitía que iba a advertir a Bertín Osborne tras la información destapada por este medio, que denunciaba la inclusión de algunos productos gastronómicos pertenecientes al propio presentador durante la entrevista a Pedro Sánchez.

Jorge Higueras