Menú Portada
Raquel Mosquera se recupera favorablemente en Puerta de Hierro

El desafío de Toni Anikpe

Noviembre 17, 2008

El nigeriano, ex marido de Raquel Mosquera, puso sobre la mesa todas las posibilidades existentes para que la pequeña Raquelita no sufriera sobremanera con el ´´ultimo ingreso de la peluquera Raquel Mosquera.

pq_637_mosqueronas.jpg

Siete y media de la mañana. Raquel Mosquera yacía inconsciente en el suelo de la habitación. Sus manos ensangrentadas pusieron en jaque Jesús Mosquera, su padre, que subió hasta allí al no recibir respuesta a sus llamadas telefónicas. El panorama era desolador. Raquel había intentado quitarse la vida con dos cuchillas medio dobladas que aparecían al lado de su abdomen. Una botella de suavizante y varias tabletas de pastillas vacías. El caos se apoderó de esa casa de Galapagar. Jesús pensó en lo peor pero su rápida mente evitó que la peluquera consiguiera su propósito. Los servicios médicos del SUMMA llegaron a tiempo. Tuvieron que reanimarla allí mismo. Su corazón estaba débil y quería apagarse. Lo hizo en dos ocasiones. Sin embargo, la actuación de los médicos del hospital Puerta de Hiero obraron el milagro. Mosquera fue trasladada a la Unidad de Cuidados Iintensivos para mantenerse en observación. Y recibió la visita alentadora de sus familiares que no daban crédito a la noticia. No era la primera vez que le ocurría. Lo intentó hace años cuando su marido Pedro Carrasco sufrió el infarto certero que acabó con su vida. Quiso marcharse con él bajo un grito de desesperación.
 
Ahora sus más allegados velan por ella. Mantienen el miedo y miran con impaciencia al futuro. Su hermano Miguel, al igual que el resto, no se separa de Raquel. Y, mientras, Toni, deambula de plató en plató buscando consuelo. Me insisten en que el nigeriano puso sobre la mesa la posibilidad de quedarse con la pequeña Raquelita durante el tiempo en el que la Mosquera no pueda regir su propia vida. Necesita tener por seguro que su hija no vivirá momentos de angustia cuando la vida apriete. Sin embargo, ante las cámaras de televisión, Toni asegura que prefiere que la niña se quede en manos de la familia de la peluquera que la cuida como nadie. Resulta más que sorprendente, sobre todo porque Anikpe ya intentó quedarse con la niña en los primeros descontroles de Raquel. Por aquel entonces sus declaraciones eran más comprometidas y luchaba con ahínco por defender su valía ante los ojos de los familiares de Raquel. Ahora esconde su pasión y saca tajada de la desgracia vivida
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com.