Menú Portada
Soledad Becerril justifica estas quejas con los recortes provocados por la crisis. Para 2013, la propia Defensora ha anunciado una reducción presupuestaria del 3,25%

El Defensor del Pueblo destina 360.000 euros para la contratación de seguros de vida para altos cargos y funcionarios

Marzo 1, 2013
pq_928_soledad_becerril.jpg

El Defensor del Pueblo se encuentra en la picota. Así lo demuestran los datos presentados el pasado miércoles por Soledad Becerril en el Congreso de los Diputados extraídos de su Informe Anual de 2012. La institución que según el texto constitucional “tiene como misión la protección y defensa de los derechos fundamentales y las libertades públicas de los ciudadanos”, acumula en el pasado ejercicio 33.478 reclamaciones y quejas, un 36% más que el curso precedente. Su máxima exponente colocaba hoy en la Cámara Baja a la crisis como el pretexto de este ascenso del malestar ciudadano. Por un lado, “los ciudadanos han sufrido una disminución de sus ingresos y expectativas laborales”, por el otro, la Ley de estabilidad presupuestaria “ha repercutido en la reducción total o parcial de la prestación de determinados servicios”. Pero, si falla este elemento básico de la protección civil, ¿a quién tendrá que encomendarse el ciudadano de a pie? ¿Quién amparará los casos perdidos de desahucios, participación de preferentes, impagos o despidos improcedentes?

Recortes, pero no en todo

No obstante esta no es la única circunstancia que empaña la función de la organización para el amparo del ciudadano. El miércoles 19 de diciembre el BOE publicaba el anuncio del Defensor del Pueblo “por el que se formaliza el contrato del procedimiento abierto para la adjudicación del contrato de seguro de vida y accidentes para el personal del Defensor del Pueblo”. Un contrato por valor de 360.000 euros para blindar la seguridad doméstica y privada de sus funcionarios. Otra prebenda totalmente arbitraria para los organismos estatales más favorecidos. No hace más de un mes, extraconfidencial.com se hacía eco del Informe del Tribunal de Cuentas sobre la Fiscalización del Consejo Económico y Social, correspondiente al ejercicio de 2010. En este dossier se podía comprobar cómo el CES también suscribe cada año seguros de vida y de accidentes a favor de sus Consejeros que incluyen “accidentes extraprofesionales, es decir, los acaecidos en la vida particular y privada del asegurado”. 

El futuro que se cierne ahora sobre el Defensor del Pueblo pinta sombrío. Si Soledad Becerril apuntaba a los recortes que ha sufrido la institución como motivo del descontento de la población, en 2013 sus miembros deberán apretarse todavía más el cinturón con una nueva reducción presupuestaria del 3,25%. Por consiguiente, y según las explicaciones de la Defensora, las quejas y reclamaciones aumentarán otro tanto. Los gastos en materia de dietas para altos cargos y funcionarios, locomoción o protocolo han sido la diana de los dardos de la austeridad lanzados por la ex alcaldesa de Sevilla. Si bien, la reducción parecía casi obligada ya que en 2011 la institución empleaba la friolera de casi 85.000 euros tan solo en dietas.      

Jesús Prieto
jesusprieto@extraconfidencial.com