Menú Portada
La empresa Alphabet, con sede en Munich, tiene cuatro delegaciones en España

El Cuerpo Nacional de Policía adjudica el contrato de suministro de los coches radiopatrulla valorado en 14,7 millones de euros a una filial de la alemana BMW

Julio 1, 2013

Diferentes sindicatos policiales llevan todo el año denunciando la falta de vehículos o como muchos agentes son desplazados en furgones para posteriormente tener que patrullar a pie
La empresa adjudicataria fundada en 1997 como división de gestión de flotas del grupo automovilístico germano se fusionó con ING Car Lease en 2011. Alphabet
La filial de esta empresa en España tiene actualmente tan sólo unos 140 empleados y cerró el 2011 con unos beneficios de 2,7 millones

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


El año 2013 arrancó con buena parte de los sindicatos policiales criticando la situación precaria de los medios de transporte del Cuerpo Nacional de Policía dependiente del Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz. “Hay falta de coches, pero también de furgonetas, que son necesarias para desplazar a los agentes que tienen que realizar vigilancias o custodias”, señaló Roberto Villena, secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Valencia. “Han llegado medio centenar de coches nuevos a las comisarías de la provincia, pero son de gama media-alta y sin uniformar. Nos han dicho que sólo los utilicemos para actos de representación. Encima de que gastan poco, cuando gastan lo hacen en cosas que no son necesarias. Lo que urge son coches para patrullar”, afirmó Villena. “La mitad de las furgonetas de las Unidades de Intervención Policial de Valencia, por ejemplo, no están en condiciones de ser utilizadas”. Otro sindicato, la Confederación Española de Policía (CEP), afirmó que el 40% de los vehículos dependientes de la Jefatura Superior de Madrid están fuera de servicio en estos momentos. “No hay dinero para pagar las piezas necesarias para mantenimiento. Así que muchos agentes están siendo desplazados por la capital en furgoneta, los dejan en la calle y patrullan a pie”, señalaba un portavoz de CEP. “Si detienen a alguien tienen que llamar a un coche y esperar a que los recojan”. Según la misma fuente, en Córdoba sólo disponían a principio de año de seis coches para el servicio de vigilancia y de estos, han llegado a tener cuatro en el taller.

Ante esta coyuntura parecía más que acuciante la renovación de la flota de vehículos, un proceso que se inició el 22 de enero de 2013 con el anuncio de licitación del “suministro, en régimen de arrendamiento, de vehículos turismo radiopatrulla tipo Z nuevos en producción en el momento del contrato, de una sola marca y modelo, con su correspondiente kit policial y kilometraje ilimitado con destino a la Dirección General de la Policía”  un contrato de los más importantes a los que pueden tener acceso en muchos años las empresas de gestión de flota.

Millones para la filial de una empresa alemana

Este concurso, adjudicado el pasado 25 de abril de 2013 ha sido formalizado el pasado 26 de junio por un importe total de 14,7 millones de euros siendo la empresa ganadora Alfhabet España Fleet Management, filial española dependiente de BMW. Fundada en 1997 como división de gestión de flotas del Grupo BMW se fusionó con ING Car Lease en 2011. Alphabet, tiene sus oficinas centrales ubicadas en Munich (Alemania), la misma ciudad donde está la sede la famosa marca de coches alemana, y gestiona globalmente una flota de más de 490.000 vehículos en los 19 países en los que está presente. En España tiene actualmente tan sólo unos 140 empleados y cerró el 2011 con unos beneficios de 2,7 millones.

Con todo ello, y con sólo el argumento de haberse elegido por ser “la oferta económicamente más ventajosa para la Administración” vuelve a llamar la atención de cómo la Administración vuelve a decantarse por una empresa extranjera, precisamente de Alemania, para adjudicar uno de los concursos más suculentos del año.