Menú Portada
Lissavetzky se justifica por no haber hecho cumplir la Ley y encima pone trabas para que la oposicion pueda exigir que se cumpla

El CSD no entrega la resolución sobre el aplazamiento de las elecciones y la Plataforma se va a los Juzgados

Abril 24, 2008

Finalmente, la oposición a Ángel María Villar en la Federación Española de Fútbol se ha tenido que ir a los tribunales de justicia para exigir el cumplimiento de la Ley que la propia administración deportiva española ha incumplido. Mas grave aun es que han solicitado al CSD la resolución que aplaza los comicios y el CSD se ha negado a entregarla.

pq__lissa.jpg

El grupo de oposición al presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel Villar, encabezado por Mateo Alemany espera recabar el expediente del Consejo Superior de Deportes (CSD) que autoriza el retraso de las elecciones a la presidencia de ésta antes de acudir a los tribunales. “Tenemos mucho interés en conocer el expediente para el aplazamiento, pero el Consejo se niega a entregárnoslo. El viernes pasado un abogado nuestro lo solicitó y se lo negaron. Tendremos que ir a pedirlo con un notario para levantar acta“. Así se expresaba Mateo Alemany a la Agencia Efe ayer. O sea, que incumplen la ley y encima obstruyen a los perjudicados para que no puedan defender sus legítimos derechos. Creo que eso tiene un nombre en el derecho español y cada vez el secretario de Estado va cargando de mas razones a la oposición para que acuda a la justicia a exigir sus derechos y los de los españoles, que la propia administración española deportiva niega.
Lissavetzky huye hacia adelante. Y cada vez se va a meter mas en el callejón que no tiene retorno. No le ha bastado con saltarse a la torera sus propias normas, quien sabe por qué, sino que ahora además pone obstáculos para que a los que corresponde puedan exigir se respeten sus derechos. Dicen en el CSD que tras recibir la petición del expediente por parte de Germán Rodríguez, representante jurídico de la Federación Balear de Fútbol, se recogió la misma y los servicios jurídicos determinarán si se le entrega la documentación. Inaudito. O miedo a las consecuencias. La oposición lo tiene muy claro, como cualquiera que haya seguido el tema: “Se ha concedido un aplazamiento que no se ha pedido. La RFEF no hizo ninguna solicitud formal y sólo notificó al CSD el día 31 de marzo un cambio de fecha en los comicios y los acuerdos adoptados en su ultima asamblea general, celebrada el 3 de marzo“. Pero hasta eso es mentira, porque la RFEF no ha entregado los acuerdos de la asamblea y el CSD lo oculta para no quedar un poco mas en evidencia.

Recordemos que en esos acuerdos figura la celebración de elecciones en el último trimestre de este año, cuando la orden ministerial que regula los procesos en todas las federaciones deportivas establece que debía hacerlo en el primer trimestre de 2008 como todas las olímpicas no clasificadas para Pekín y las no olímpicas. Además de cambiar los estatutos para no depender del ordenamiento jurídico español. De traca.

Alemany se queja de que la Junta de Garantías Electorales y el CSD han consentido los incumplimientos que la RFEF ha hecho de la orden ministerial, y no se haya respondido a ninguno de los recursos presentados por la Plataforma. “Todo el mundo da la espalda y tendremos que ir a los tribunales, seguro. Serán acciones civiles y penales contra las personas e instituciones intervinientes“.

Recordemos que el CSD decidió el aplazamiento el pasado 21 de abril sin que se le haya pedido al estimar que concurren circunstancias que dificultan gravemente la celebración de las elecciones de la RFEF en los plazos contenidos en el articulado de la orden y consideró aconsejable aplazar la convocatoria hasta después de la Eurocopa, que se celebrará del 7 al 29 de junio.
Lissavetzky se justifica y aumenta las sospechas
Y claro, sin saber como va a quedar el tema, el secretario de Estado Jaime Lissavetzky ha comenzado a justificar lo injustificable, tergiversando la realidad: “Quien quiera leer que el retraso autorizado por el Consejo Superior de Deportes en las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol es un incumplimiento de la ley, se confunde. Yo no voy a renunciar al cumplimiento de las leyes españolas. Ahora hay que seguir con el procedimiento y si el reglamento electoral de la RFEF no está adecuado a la orden ministerial no se llevará a efecto“. Señor Lissavetzky, no solo ha renunciado sino que ha permitido que se violen las normas españolas. ?Por qué? Algún día lo sabremos, seguro.

Si el informe de la Junta de Garantías, respaldado por otro de la Abogacía del Estado, dice por unanimidad que la Federación envió un escrito en tiempo y forma el último día, el que quiere leer que el retraso es no cumplir la ley se confunde“, insiste. Pero es que ese escrito no era conforme a la legislación y no debía haber sido admitido. Las leyes están para cumplirlas, no para utilizarlas. De sainete.