Menú Portada
La Orden Ministerial fija la convocatoria de elecciones para antes del 31 de marzo, pero no la celebración de las mismas

El CSD evita el conflicto con la Federación de Fútbol y Villar podrá alargar el proceso electoral

Diciembre 10, 2007

Bueno, pues Angel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y futuro candidato a la reelección como el mismo anunció, le ha ganado el primer pulso al Consejo Superior de Deportes (CSD) y no celebrará las elecciones presidenciales en el primer trimestre de 2008 como pretendía el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lizavetsky. Villar está obligado a convocar los comicios antes del 31 de marzo, pero podrá dilatar hasta julio las elecciones.

pq__lizavetzky.JPG

Uno a cero para Villar, y ya veremos si no hay goleada, dada la debilidad del contrincante, el señor Lizavetsky, que anda más preocupado de su propia continuidad si el PSOE gana las elecciones que de regir el Deporte español. Se ve que en el partido no quieren que nada distraiga la atención del electorado ante los comicios generales del 9 de marzo, y una convocatoria de elecciones de una federación como la de Fútbol podría crear más de una situación polémica a poco que Villar se lo proponga.
Por eso, la Orden Ministerial que regulará las elecciones federativas no es taxativa a la hora de fijar comicios, de hecho nos los fija y sólo ordena su convocatoria para antes del 31 de marzo de 2008, con lo que el proceso podría demorarse cumpliendo al pie de la letra todos los tiempos hasta el mes de julio. Con un añadido en el caso de la RFEF, y es que como en junio tenemos la Eurocopa, Villar podría agarrase a la Disposición final primera de la OM, en su punto dos, que dice que “el Consejo Superior de Deportes podrá aprobar, excepcionalmente, y previa solicitud fundada de alguna Federación deportiva española, cambios en alguno de los criterios contenidos en la presente Orden, cuando aprecie la imposibilidad o grave dificultad de su cumplimiento”. ¿Y qué mayor imposibilidad que estar compitiendo el equipo nacional en un Europeo? Y como el mes de agosto es inhábil, si Villar es listo, que lo es –aunque a veces no lo parezca-, podría pedir celebrar sus elecciones con el resto de federaciones olímpicas presentes en Pekín 2008.
Claro que ese ‘triunfito’ ante la Administración española igual no es tan positivo para Angel María Villar, porque si el proceso de descomposición que lleva la RFEF por los problemas económicos se alarga en el tiempo, igual algunos de los electores que ahora dicen apoyarle terminan cambiando su voto y dándoselo al por el momento único candidato anunciado, Mateo Alemany.


La Orden Ministerial

Salvo el tema de los plazos, la Orden Ministerial por la que se regularán los procesos electorales deja poco a la improvisación y controlará más las elecciones, con mayores garantías democráticas. Por ejemplo, el voto por correo queda perfectamente regulado.
Dice la orden que “las Federaciones deportivas españolas como entidades privadas que, además de sus propias atribuciones, ejercen, por delegación, funciones públicas de carácter administrativo actúan como agentes colaboradores de la Administración”. Por eso requieren ser reguladas en la elección de sus órganos administrativos.
Entre las principales novedades introducidas cabe destacar la iniciación de los procesos electorales, con carácter general, “en el primer trimestre del año de celebración de los Juegos Olímpicos de verano. Ello obedece a que es, precisamente, en ese primer trimestre cuando existe una menor acumulación de competiciones deportivas de máximo nivel. Asimismo, esta previsión se dirige a evitar que la renovación de los órganos de gobierno de las Federacionespueda verse afectada por retrasos y demoras similares a las acontecidas bajo la aplicación de la Orden de 12 de febrero de 2004, donde un apreciable porcentaje de Federaciones deportivas españolas no concluyeron sus procesos electorales hasta ya entrado el año 2005.La Orden establece una extensión de ese plazo para aquellas Federaciones que participenen los Juegos Olímpicos de verano, a fin de posibilitar una adecuada preparación y planificación deportiva de los deportistas que vayan a participar en el mayor acontecimientodeportivo mundial”.
Se establece la necesidad de que las Federaciones “cuenten con un listado de sus miembros
permanentemente actualizado, herramienta imprescindible para poder conformar los censos electorales. Por lo que se refiere a la composición de la Asamblea General y a la proporcionalidad o representatividad de los diferentes estamentos, se modifica la representatividad asignada a los técnicos y entrenadores cuya labor, exigencia y protagonismo en nuestro modelo deportivo demandaba una mayor ponderación de este colectivo”.
La Orden lleva a cabo una regulación del voto por Correo, “inspirándose en el modelo establecido en la legislación electoral general. A tal fin, se incluyen previsiones tendentes a verificar la identidad del elector a la hora de emitir su voto; así como en lo referente a la recepción, custodia y cómputo de los votos emitidos por correo, estableciendo la obligación de que el voto por correo se remita a través de las oficinas de Correos o bien mediante la intervención de fedatario público”.

Celebración de elecciones

Sin perjuicio de lo previsto en los apartados siguientes, los procesos electorales para la elección de los citados órganos se realizarán coincidiendo con el año de celebración de los Juegos Olímpicos de Verano, debiendo iniciarse dentro del primer trimestre de dicho año. No
obstante, las Federaciones deportivas españolas que vayan a participar en los Juegos Olímpicos de Verano iniciarán sus procesos electorales dentro de los dos meses siguientes a la finalización de los mismos. En el caso de las Federaciones deportivas españolas que participen en los Juegos Olímpicos de Invierno, los procesos electorales se iniciarán en el segundo trimestre del año en el que se celebren los citados Juegos, una vez finalizados éstos.

El Reglamento electoral regulará los siguientes apartados:

a) Número de miembros de la Asamblea General y de la Comisión Delegada, así como distribución de los mismos por especialidades y estamentos, con arreglo a lo establecido en la presente Orden.

b) Circunscripciones electorales y criterios de reparto entre ellas.

c) Régimen de la Junta Electoral Federativa, de acuerdo con lo establecido en la presente Orden.

d) Régimen y contenido de la convocatoria electoral, así como de la publicidad de la misma.

e) Requisitos, plazos, forma de presentación y de proclamación de las candidaturas electorales.
f) Procedimiento de resolución de reclamaciones y recursos, legitimación, plazo de interposición y de resolución.

g) Composición, competencias y régimen de funcionamiento de las mesas electorales.
h) Reglas para la elección del Presidente de la Federación deportiva española.
i) Sistema de votación en las distintas elecciones, con especial referencia a:

1.º) La obligación de celebrar votaciones, sea cual sea el número de candidatos, al menos en el caso del Presidente de la Federación.

2.º) El mecanismo de sorteo, que regirá siempre para la resolución de los posibles empates.

3.º) El voto por correo, conforme a lo dispuesto en el artículo17, que no podrá utilizarse en ningún caso para las elecciones del Presidente y de la Comisión Delegada.

j) Sistema y plazos para la sustitución de las bajas o vacantes que puedan producirse.

Quién compondrá la asamblea general

La Asamblea General contará, además de con miembros natos, con un máximo de 80 miembros en representación de las Federaciones deportivas españolas que cuenten con menos de 10.000 licencias de deportistas, y con un máximo de 160 miembros para el resto de las Federaciones.
Proporcionalmente la Asamblea General de los distintos estamentos se ajustará a las siguientes proporciones:

– Clubes deportivos, entre 40 y 60 %.
– Deportistas, entre 25 y 40 %.
– Técnicos, entre 10 y 15 %.
– Jueces y árbitros, entre 5 y 10 %.
– Otros colectivos, si los hubiera, entre 1 y 5%.

Proceso electoral: ¿Estaría Villar en la Eurocopa como presidente?

La convocatoria de elecciones corresponde realizarla al Presidente de la Federación o a la Junta Directiva, según dispongan los respectivos Estatutos, una vez aprobado el Reglamento Electoral.La convocatoria y el calendario electoral deberán ser objeto de comunicación a la Junta de Garantías Electorales del CSD para su conocimiento.
Una vez convocadas nuevas elecciones, las Juntas Directivas se disolverán, asumiendo sus funciones las Comisiones Gestoras. Quienes presenten su candidatura para formar parte de los órganos de gobierno y representación de la correspondiente Federación, no podrán ser miembros de la Comisión Gestora, debiendo cesar en dicha condición al presentar la candidatura en cuestión.
O sea, que en el caso de la RFEF ya se preocupará mucho Villar de que los procesos no le vayan a dejar sin la presidencia para el mes de junio, fecha de celebración de la Eurocopa de Austria y Suiza. Una pista más para saber cuándo convocará Villar.
Claro, que el punto siguiente de la OM dice que “Si por circunstancias o incidencias surgidas durante el proceso electoral la finalización del mismo se demorase en exceso, dificultando, comprometiendo o poniendo el riesgo el desarrollo ordinario de la actividad deportiva de la Federación, la Comisión Gestora, con la supervisión y autorización del Consejo Superior de Deportes, podrá adoptar las medidas que crea necesarias”.

Elección de Presidente

El Presidente de las Federación será elegido mediante sufragio libre, directo, igual y secreto por los miembros de la Asamblea General presentes en el momento de la elección. El voto por correo no podrá utilizarse en ningún caso para la elección del Presidente.
Para que se proceda válidamente a la elección de Presidente será necesaria la presencia, en el momento de iniciarse la misma, de al menos la mitad más uno del total de los miembros de la Asamblea General.
Podrá ser candidato a Presidente cualquier persona, española y mayor de edad, que no incurra en causa de incapacidad o inelegibilidad.
Los candidatos deberán ser presentados, como mínimo, por un 15 por ciento de los miembros de la Asamblea General. Cada miembro de la Asamblea General podrá presentar a más de un candidato.
El Reglamento Electoral debe prever el sistema de presentación de candidatos que deberá realizarse con la anticipación necesaria para que los miembros de la Asamblea General puedan tener, por los cauces de comunicación establecidos en aquél, el conocimiento suficiente de las candidaturas presentadas.
Procederá elegir Presidente en la primera sesión que celebre cada nueva Asamblea General. En este caso, la elección de Presidente precederá a la de la Comisión Delegada. En el caso de que ninguno de los candidatos alcance la mayoría absoluta en primera vuelta, se realizará una nueva votación por mayoría simple entre los dos candidatos que hayan obtenido mayor número de votos. En caso de empate se suspenderá la sesión por un espacio de tiempo no inferior a una hora ni superior a tres, celebrándose una última votación, que se resolverá también por mayoría simple. De persistir el empate, la Mesa Electoral llevará a cabo un sorteo, entre los candidatos afectados por el mismo, que decidirá quién será el Presidente.
El acto de votación para la elección de Presidente deberá realizarse en todo caso, aunque haya un único candidato. Cuando se presenten varias candidaturas a la Presidencia de una Federación la votación se desarrollará mediante un procedimiento de voto electrónico que establecerá el Consejo Superior de Deportes, siempre que lo solicite al menos un candidato.

Finaliza la orden ministerial diciendo que “en el plazo máximo de tres meses a partir de laentrada en vigor de la presente Orden (9 de diciembre de 2007) y, en cualquier caso antes del inicio del correspondiente proceso electoral, las Federaciones deportivas españolas remitirán al Consejo Superior de Deportes proyecto de Reglamento Electoral”.
Y termina diciendo que “Corresponde al Consejo Superior de Deportes la interpretación y desarrollo de la presente Orden, en aquello que sea necesario para su aplicación. Asimismo podrá aprobar, excepcionalmente, y previa solicitud fundada de alguna Federación deportivaespañola, cambios en alguno de los criterios contenidos en la presente Orden, cuando aprecie la imposibilidad o grave dificultad de su cumplimiento”.

Angel María Villar es hoy un poco más feliz que ayer. Y Lizavetsky un poco menos valiente.