Menú Portada

El crepúsculo de la diosecilla de las delgadas patitas: Ana Obregón, infinitamente peor actriz que Gloria Swanson, afirma que algún día le llegará la menopausia

Febrero 5, 2016

Ha sido ingresada por un cólico nefrítico, pero su mayor problema es el ataque de rabia que ha sufrido al saber que Alessandro Lequio va a ser padre de nuevo con María Palacios. Ha llegado a afirmar que se ha sentido como una rastrera por Lequio, cuyo único pecado ha sido no contarle primero que a Hola, donde colabora su mujer, la noticia del embarazo. El Cordobés ha interpuesto una demanda de paternidad contra Manuel Benítez. A quien esto suscribe, le consta que el legendario torero veló por los intereses de su presunto hijo desde lejos, incluso cuando éste no lo sabía.

ana obregon playa

Ana Obregón, como Gloria Swanson en El Crepúsculo de los Dioses, pero peor actriz  y mucho mayor que ella, así se está comportando la que fuera estarlette de los años ochenta.  Aunque a sus sesenta y alguno -su edad es uno de los grandes misterios de la humanidad- Ana Obregón se queda tan pancha cuando  afirma en Hola que Sofocos Plus, la obra que representa en el madrileño Teatro La Latina junto a Tete Delgado, Elisa Matilla y Fabiola Toledodesmitifica el insulto machista de llamar a las mujeres menopáusicas. Eso nos llegará a todas porque es una cosa biológica“. Y se queda tan pancha…Hay que decir que la obra tiene momentos divertidos y merece la pena verla, pero por razones obvias todo el peso recae sobre Tete y Elisa, porque Ana solo sabe poner mohines y hacer de ella misma. La actriz, tan peliculera ella-,recordemos, como ya informábamos en Extraconfidencial no fue ella la Ana de quien se enamoró Fernando Martín-, ha sufrido, según ha contado ella misma en las redes sociales, un cólico nefrítico.

Pero lo verdaderamente relevante es el ataque de rabia que no ha podido disimular al enterarse por el Hola de la semana pasada de que Alessandro Lequio iba a ser padre con María Palacios, la guapa gallega con quien está casado actualmente. Ana ha llegado a manifestar, al ser preguntada por la calle, que se ha sentido tratada como una rastrera al tener que enterarse por la revista Hola, donde colabora María Palacios.  También se dio por invitada en un principio al bautizo, algo que fue contestado de inmediato por Alessandro, quien, con toda la razón del mundo, dijo que ni ella ni Antonia pintaban nada allí. Como María colabora en Hola, Ana se ha despachado en Semana de lo más a gusto contando que está muy dolida, herida y “traicionada” por su ex, y que se le ha dado un trato que no cree merecer: “Si querían potenciar su noticia, metiéndome a mí, sin comerlo ni beberlo, lo han  hecho”. Insinúa Ana que sabe muchas cosas de Alessandro que se ha callado y también “que cuando él me ha dicho que no quería pagar nada o no podía, no le he vuelto a pedir nada”. Las declaraciones son muy duras, pero Alessandro tiene una casamata desde la que le puede hacer mucho daño, el programa de Ana Rosa, que será la madrina del niño. Allí ha dicho que Ana lo que tiene es una mala leche que él no emplea por respeto a su hijo

Una paternidad reconocida a escondidas

Por si esto fuera poco, Bertín Osborne desmiente las afirmaciones de Ana la pasada semana en LOVE. Ella dijo que nunca tuvieron ninguna aventura, y él, esta semana en Pronto, dice que sí se enrollaron, pero que fue una historia irrelevante.

En Hola, Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa cuentan que el divorcio del escritor está cerca en una entrevista tan cursi y almibarada que las manos se quedan pegadas a la portada. El dice que “éste ha sido el año más feliz de mi vida”, y ella menciona “una noche con estrellas en la penumbra de la puerta de la casa de una amiga. Ocurrió algo tierno y delicado que Mario y yo nunca olvidaremos”. ¿Se puso a bailar Isabel? Su novio pió como los pajaritos enamorados. La revista tiene otros interrogantes distintos a los nuestros.  Se pregunta si fue un beso, un regalo, una palabra…

Mucho más interesante es la exclusiva que publica la misma publicación: Manuel Díaz, “El Cordobés” ha presentado la demanda de paternidad contra Manuel Benítez. Y eso que hace muy poco, en el programa de Bertín Osborne daba a entender que a él se le había pasado ese tren. Lo que hace una exclusiva de muchos ceros. Tiene una prueba de ADN, afirma, que demuestra que es hijo suyo a un 99,99%. Aunque no hay más que verlo. Son idénticos. Dice que lo que le decidió a dar el paso fue ver la reacción tan fea que tuvo su aún presunto padre cuando le preguntaron por él. A quien esto suscribe le consta que Manuel Benítez veló desde lejos por los intereses de su hijo, incluso sin que él lo supiera, cuando inició su carrera en los ruedos. Es el miedo a su mujer, Martina Freisse, lo que le ha impedido dar el paso de reconocerlo.

En Lecturas, Diego Matamoros deja a Makoke y a su padre, Kiko, a la altura del betún. Lo que puede llegar a soltar por su boquita. Mientras, su progenitor prosigue con sus memorias en Semana. Y en Diez Minutos, María Patiño luce cuerpecito muy trabajado en el gimnasio,  en la playa, como ya lo hiciera Jorge Javier. Y claramente, en ese aspecto, el presentador no puede competir.

Ana Montesinos