Menú Portada
Un nuevo escándalo en esta Universidad pública madrileña, feudo de los líderes de Podemos

El coordinador de expedientes de la Complutense, José Crespo Alia, la persona que controla la información reservada sobre Juan Carlos Monedero, imputado por falsificar presuntamente la firma del rector Carrillo en otro expediente

Febrero 23, 2015

En el Juzgado de Instrucción nº 19 de Madrid siguen vivas las diligencias previas 1927/2013 contra Crespo, en las que se tomó declaración como testigo al rector José Carrillo y a la secretaria general de la UCM, Araceli Manjón-Cabeza, inspectora jefa de dichos servicios en el tiempo de los hechos
“Es inaudito que este señor con gran poder, que tiene que decir sobre los expedientes de la universidad, esté imputado y no haya sido apartado en ningún momento del servicio. Solo por pura higiene y sanidad procesal, como en el caso de los políticos, debía ser sustituido del cargo. No lo será, porque es uno de los principales integrantes de la Casta Complutense, al que sostiene el rector José Carrillo y la secretaria general, Araceli Manjón”  Afirman fuentes de los docentes y del personal de Administración y Servicios.
Se cumple casi un mes desde que la Universidad Complutense anunciara la apertura de un “proceso de información reservada” al cofundador de Podemos por sus trabajos externos en Venezuela y la investigación a cargo del servicio de inspección de la UCM ni se conoce


El tiempo pasa -ya casi un mes-, y la investigación a cargo del servicio de inspección de la Universidad Complutense Madrid sobre el profesor de la Facultad de Ciencias Políticas, Juan Carlos Monedero Fernández, no se conoce en ninguno de sus términos. Por parte del rectorado de la UCM sólo se anunció un “proceso de información reservada”, que va de un lado a otro con la excusa de realizar todas las comprobaciones necesarias sobre los trabajos externos del número tres de Podemos, partido liderado por Pablo Iglesias, con el fin de esclarecer si efectivamente incurrió en alguna falta, si solicitó la autorización para compatibilizar sus labores y por qué no se firmó…Una investigación y decisión final sobre el profesor Monedero que debe tomar el coordinador de expedientes de la UCM, José Crespo Alia.

La gravedad del caso radica ahora en que este inspector fue imputado por falsificar presuntamente la firma del rector José Carrillo Menéndez en otro expediente contra un profesor de la Facultad de Derecho. El Juzgado de Instrucción nº 19 de Madrid abrió diligencias marcadas con el número 1927/2013 contra Crespo imputándole de un presunto delito de falsedad documental. Todo radica en la supuesta falsificación de la firma del rector en un documento administrativo, según se manifiesta en un Informe Pericial Caligráfico rubricado por un perito judicial cualificado, y aportado a la causa, donde se indica que la firma de Carrillo no es la real y que las firmas no son de la misma mano. El Informe indicaba que el cuerpo de escritura no era realmente el de Carrillo y que, además, dicho documento administrativo no tenía ni sello registral de salida.

El rector Carrillo: “Quizás estaba algo nervioso aquel día

Esto hizo que el titular del Juzgado de Instrucción nº 19 de Madrid llamara como imputado a Crespo Alia, quien declaró como tal el 23 de septiembre de 2013, mientras que meses más tarde lo hicieron como testigos en el caso tanto el rector, José Carrillo, que intentó salvar de la quema a su mando de confianza –“sí, es mi firma”, llegó a decir, “quizá es que estaba un poco nervioso ese día”-, y también la actual secretaria general de la UCM, Araceli Manjón-Cabeza Olmeda, inspectora jefe de dichos servicios en el tiempo de los hechos y quien tenía conocimiento directo del famoso documento, según declaró el propio Crespo Alia en el Juzgado. 

A día de hoy, las diligencias 1927/2013 contra Crespo Alía siguen vivas y no hay constancia oficial del archivo de dicho asunto judicial, según ha podido saber Extraconfidencial.com de fuentes del caso. José Crespo Alia se mantiene hoy con gran poder al frente de la coordinación de los expedientes de la UCM, lo que ha levantado grandes voces críticas, máxime cuando debe ser la última persona sobre la que recaerá si hay o no sanción al profesor Juan Carlos Monedero, como también sobre otros docentes y cuando él ha sido imputado en un presunta falsificación de documento público.“Es inaudito que este señor con gran poder, que tiene que decir sobre los expedientes de la universidad, esté imputado y no haya sido apartado en ningún momento del servicio. Solo por pura higiene y sanidad procesal, como en el caso de los políticos, debía ser sustituido del cargo. No lo será, porque es uno de los principales integrantes de la Casta Complutense, al que sostiene el rector José Carrillo y la secretaria general, Araceli Manjón”  Afirman fuentes de los docentes y del personal de Administración y Servicios.

Muchos profesores denominan “crespoaliato” a la Inspección de Servicios de la UCM

En la Universidad Complutense de Madrid (UCM), alrededor de 30 personas forman el aparato disciplinario del Rector José Carrillo, integrado por la Asesoría Jurídica y la Inspección de Servicios. Hay profesores y personal de Administración y Servicios (PAS), que actúan como “Instructores” de los distintos expedientes disciplinarios y que siguen casi siempre al pie de la letra las indicaciones de la persona “más importante” de la Inspección de Servicios de la UCM: José Crespo Alía. Desde que en noviembre de 2009 llegó al cargo, ha adquirido tal rango que muchos profesores y PAS denominan “crespoaliato” a la Inspección de Servicios.  Muchos siguen las doctrinas marcadas por Crespo, integrante de la “Casta Complutense”, donde curiosamente también se encuentran incrustados miembros de la formación Podemos, como su número uno en Madrid, Jesús Montero.

Crespo Alia, mantenido en su cargo por el rector Carrillo, gana 78.208 euros, una cantidad muy superior a la que recibe el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y sus ministros. ¿Pero por influencia de quién llegó ahí? Al parecer, de Rafael Mateo Carrasco, el vicegerente actual y una de las personas que más gana en la Complutense, 106.458 euros. Los dos ingresaron en la Complutense cuando José Crespo Vasco, padre de Crespo Alía, era Vicerrector de Administración y Servicios, siendo Rector Amador Schüller. Y los dos, juntos, ganaron la oposición por turno libre, como también lo hizo en otra convocatoria el líder de Podemos en Madrid, Jesús Montero.

Dios los cría, ellos se juntan
 
Precisamente, esta “Casta” será ahora la que debe informar sobre la apertura de un proceso de “información reservada” abierto al profesor y cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, a raíz de las informaciones sobre la actividad de consultoría que este ha realizado con su empresa Caja de Resistencia. Unos trabajos de asesoría a gobiernos latinoamericanos por los que ingresó 425.150 euros en dos meses a finales de 2013 y sin que hubiera informado de ellos a la Universidad Complutense.

En el rectorado que dirige José Carrillo desconocen la fecha en la que la investigación a Monedero finalizará, máxime cuando a principios de marzo se anunciará oficialmente la convocatoria de las nuevas elecciones a rector en esta Universidad madrileña previstas para la próxima primavera. Nadie duda que esta decisión sobre el cofundador de Podemos puede utilizarse como arma electoral.

Sin información oficial alguna

Este pasado viernes, Juan Carlos Monedero negó en conferencia de prensa haber financiado de forma irregular a su formación política con esos fondos recibidos; pero, sin embargo, tampoco aportó documento alguno de compatibilidad que debería haber presentado con anterioridad a la percepción de la cuantía remuneración y que, desde luego, no son confidenciales. No enseñó los trabajos de consultoría que realizó para la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América porque “los estatutos de ese organismo– el Banco del Alba que lo fichó-, se lo prohíben por razones de confidencialidad”. Sobre el hecho de compaginar estos trabajos de asesoría con sus labores de profesor en la UCM, aseguró que todos sus trabajos “estuvieron acordes con el régimen de incompatibilidades” de la Universidad.

Dos días antes de esta comparecencia, el rector José Carrillo había asegurado por su parte que la investigación de la UCM seguía “su curso normal con un procedimiento garantista“. Tras subrayar que se le está “presionando en exceso“, manifestó que “en los cuatro años que he sido rector, nunca se ha puesto una sanción con menos de un año de plazo porque hay procedimientos garantistas, y aquí no solemos fusilar al alba sin juicio previo con juicio sumarísimos a las personas. Eso es de otras épocas“. El propio Carrillo, en una entrevista a Europa Press, también indicó que los que tienen “tanta prisa por que se aclare lo ocurrido, deberían preocuparse en saber por que el caso Gürtel no va más rápido“. Las fuentes consultadas han señalado que faltó una vez más a la verdad: El reglamento dice que un año es el plazo máximo que puede tardar la tramitación de un expediente. Hay expedientes que duran mucho menos tiempo. Y también ocultó es que la información reservada no está sometida a plazo.

Nadie se imaginó que el artículo 83 de la Ley de Universidades tendría tanta trascendencia en la vida política nacional. Este artículo permite “celebrar contratos con personas, universidades o entidades públicas y privadas para la realización de trabajos de carácter científico, técnico o artístico”. Fue el artículo que invoco Pablo Iglesias en un programa de La Sexta para justificar el caso Monedero. Si embargo, no dijo la verdad. Ese artículo también establece que serán los Estatutos de cada Universidad los que desarrollen “los procedimientos de autorización de los trabajos“. En el caso de la Complutense, los artículos 173 y 174 son bastante taxativos: “Para la validez del contrato será necesario que conste la conformidad del correspondiente Departamento o Instituto Universitario de Investigación y, posteriormente, la autorización del rector“. Es más, establecen que “la firma de los contratos corresponderá al rector o la persona en quien delegue“. Sólo queda liberada de este trámite “la publicación de trabajos” (artículos, libros…) científicos, literarios, artísticos… Los estatutos de la UCM fijan también los criterios para el destino de los bienes y recursos que con ellos se obtengan, que en un porcentaje no superior al 20% del importe del contrato recaerían en la Fundación de esta universidad. Así, en el caso de Monedero, ese 20% se traduciría en 85.000 euros que debería haber dejado en las arcas complutenses.

Actualmente, la duda persiste. Los expertos consultados indican que con los antecedentes judiciales del coordinador jefe de expedientes de la UCM, José Crespo Alia, que hoy da en exclusiva Extraconfidencial.com, “¿quién puede pensar que la Inspección de Servicios va a realizar una Información Reservada que ofrezca garantías al contribuyente y a la propia comunidad universitaria? Y si deciden finalmente instruir un expediente al profesor Monedero, ¿quién se atreve a afirmar que puede acabar en una sanción? Al menos, a él le han dedicado una Información Reservada. No todos los profesores y PAS gozan de ese beneficio de la duda. Este caso puede descubrir la estructura profunda de la Universidad española. Y puede dejar al descubierto todo el engranaje que rodea, en concreto, a esta universidad madrileña, donde su estructura y funcionamiento está marcada por un grupo de poder perenne mantenido por los sucesivos rectores: la “Casta Complutense”.

Juan Luis Galiacho
juanluisgaliacho@extraconfidencial.com
@jlgaliacho