Menú Portada
Más de cuarenta mil béticos salieron ayer de manifestación para pedir la marcha de Lopera

El control del Betis cuesta 100 millones de euros, lo mismo que el valor de Cristiano Ronaldo

Junio 15, 2009

Más de cuarenta mil béticos salieron ayer de manifestación por el centro de Sevilla para pedir la marcha del máximo accionista del Real Betis, Manuel Ruiz de Lopera, al que culpan del descenso del equipo a Segunda división. La presión mediática y popular, esta vez, parece que ha hecho efecto en Lopera quien ha anunciado oficialmente la venta de su paquete accionarial. El único inconveniente es que quien se quiera hacer con el control de la SAD verdiblanca deberá pagar 100 millones de euros.

pq__lopera1.jpg

Ruiz de Lopera vende su 52 por ciento el Real Betis Balompié SAD, que le mantiene al frente de la entidad verdiblanca desde 1992, año en que el club se convirtió en sociedad anónima deportiva y al no cubrirse el capital social (1.175 millones de pesetas), Lopera cubrió los últimos 575 millones de pesetas, a los que posteriormente unió otro paquete comprado a accionistas que no quisieron conservar las acciones, como por ejemplo el entonces presidente Hugo Galera y hoy cabeza visible de la oposición. Después de 17 años al frente del club, con dos descensos, un título de Copa y una participación en la Champions League, un Lopera enfermo no aguanta más la presión y ha decidido traspasar sus acciones y el control de la entidad. Pero no lo hará a cualquiera ni a cualquier precio.
Lopera ha tasado su paquete accionarial en 50 millones de euros. Pero al margen de la compra de las acciones los que quieran gestionar la SAD tendrán que poner avales por importe de otros 50 millones de euros aproximadamente de pagos aplazados que tiene el club con la Hacienda Pública y la Seguridad Social. En números redondos, desembolsar 8.320 millones de pesetas y avalar idéntica cantidad para que el Estado se garantice el cobro de los atrasos que el Betis mantiene con él. Vamos, casi lo mismo que el Real Madrid ha desembolsado por el portugués Cristiano Ronaldo, sólo que en esta operación no hay posibilidad de recuperar la inversión a corto plazo.
Lo peor de todo es que cuando alguien alcance un acuerdo con Ruiz de Lopera por el traspaso del accionariado tendrá que saber qué es lo que compra. Porque los rumores de que algunos jugadores de la plantilla no pertenecen al Betis sino a sociedades del máximo accionista están en la calle. O que el contrato de los derechos de televisión firmado con Sogecable pudiera estar a nombre de otra sociedad de Lopera y no de la SAD Betis. Contrato, dicho sea de paso, de cinco años de duración y 145 millones de euros que debería entrar en vigor el 1 de julio próximo pero que al estar el equipo en Segunda hay una cláusula que deja en suspenso el acuerdo hasta que el equipo ascienda a Primera.

Dos ofertas y venta de jugadores

Un panorama que para nada invita a que alguien realice una inversión de tal calibre si no es con la colaboración del actual dirigente. Para mañana hay anunciada una reunión entre Lopera y representantes de la oposición en la que supuestamente éstos harán una oferta por el paquete accionarial. Si la cantidad que oferten es la ya anunciada de 15 millones de euros, mejor que ni se acerquen. Lopera negocia desde hace dos semanas con dos grupos diferentes con ofertas en torno a los 30 millones de euros, pero aún lejos de su valoración del club.
El presupuesto de la pasada temporada ascendió a 46 millones de euros que para un año en Segunda habrá que reducir a menos de la mitad, lo que implica vender a las estrellas –Emaná, Mehmet Aurelio, Sergio García y Oliveira-. Sólo de esa manera se podrá afrontar un año fuera de los grandes. Y ascender sí o sí porque el segundo año implicaría la ruina segura. Y todo ello con la afición supuestamente dando la espalda tras lo visto ayer. Aunque a la hora de la verdad siempre estarán con su equipo, “manque pierda”.